lunes, 29 de junio de 2015

[Experiencias Roleras] Saifogeo nos escribe sobre Mother

¡Buenas, zagales! Retomo el teclado en Destino RPG, esta vez para analizar una joya del género que no es demasiado conocida en tierras occidentales: Earthbound, o Mother, como prefiráis.

Hace relativamente poco, apenas unas semanas, se  anunció un port a la consola virtual de Nintendo Wii U de este juego bajo el sobrenombre "Earthbound Beginnings", así que creo que es muy apropiado que os cuente lo que me pareció este título.

Lo primero que tengo que decir es que ese no es el primer port que tiene el juego, pues ya en su momento tuvimos "Mother 1+2", de GBA, que incluía este título y su querida segunda parte, aunque, bueno, decir "tuvimos" es un poco pecar de mentirosos, pues los títulos de esta saga apenas han visto la luz fuera de Japón. En Europa, ni hemos podido jugar a ports lanzados para la consola, mientras que en América, por su parte, sólo pudieron disfrutar de la segunda entrega, al menos, claro está, de forma oficial, pues la legión de fans que tiene a sus espaldas se ha ocupado de hacer traducciones propias para que pueda llegar a cuantos más mejor.

Y, ¿qué mejor forma para dar a conocer la saga que comentar el inicio de la misma, ahora que podemos disfrutarla, tras 26 años de clausura en tierras niponas?

EarthBound nos pone en la piel de Ninten, un chico con poderes psíquicos, PSI, que vive en una pequeña casa cerca de Mother´s Day, la ciudad vecina. Tiene una vida tranquila con su hermana y su madre, pero todo esto cambia cuando comienzan a pasar cosas extrañas a su alrededor. Así que con la premisa de saber qué está pasando, comienza nuestra aventura.

Sin embargo, conforme vayamos avanzando en la aventura comprobaremos que la cosa no es tan sencilla como podría parecer en un principio, todo el mundo se encuentra en un profundo caos que hace peligrar la vida de sus habitantes, por lo cuál deberemos tomar las riendas de la situación y encontrar el motivo del descontrol mundial. Para ello, contaremos con la ayuda de aliados y compañeros de equipo, que facilitarán nuestra búsqueda de la verdad.

 El argumento, tal y como se aprecia, no es nada del otro mundo, chico con poderes especiales va a salvar el mundo, es un cliché típico en los RPG, si bien no nos vamos a quejar de ésto, puesto que es una premisa que funcionó en la época y sigue funcionando a día de hoy.

En lo que respecta a la personalidad de los personajes, hemos de tener en cuenta que se trata de un título de NES creado en 1989, por lo que pese a querer darle ciertos matices a las facetas de la personalidad, serán bastante pobres, no por ello empeorando la experiencia de juego. Ya es muy innovador para la época incluso siendo simple en muchos aspectos.

Nos encontramos ante un RPG clásico por turnos, en el cuál cada personaje cuenta con su arma característica, hay subida de niveles, vamos mejorando nuestro equipo... Sin embargo, aquí no hay tomberis, shadows o unicornios, cosas típicas de los títulos de fantasía. Aquí hay serpientes, osos, señoras que vienen de la compra... Ya que este juego se sitúa en un entorno "real", formando esto parte del encanto del juego, siendo algunos tan desconcertantes que te harán sacar una sonrisa. (Como el cuervo fumador con tacones de la pantalla superior)
Otro elemento a destacar dentro de los combates es el hecho de que, al contrario que en otras aventuras, aquí no matamos o debilitamos al rival, básicamente lo que hacemos es ahuyentarlos o hacer que vuelvan a la normalidad, ¿y qué mejor manera de hacer que vuelvan a la normalidad que a golpes?

Mother no es especialmente complicado, si bien hará falta pararse a subir niveles, puesto que algunos grupos de enemigos nos pueden poner contra las cuerdas si tenemos un equipo demasiado falto de nivel o no usamos correctamente nuestros poderes PSI, que viene a ser la magia del juego. Si bien esta no es totalmente imprescindible durante la mayoría del tiempo, en ciertas ocasiones será de total ayuda para poder vencer a un enemigo que ha subido al máximo su defensa, poder curarnos o reducir el daño recibido. Estas habilidades se rigen por letras del alfabeto griego: Alpha, Beta, Delta, Omega...

Nuestros poderes irán mejorando conforme realicemos combates, además,  no será necesario acabar el enfrentamiento, podemos huir y ver como nos aparece un mensaje de que hemos aprendido un nuevo PSI. La experiencia se gana combatiendo, nadie dice que haya que derrotar al enemigo para ello. También se puede aprender de una retirada a tiempo, ¿no?

Fuera parte del sistema de batalla, nos encontramos ante un mundo bastante grande, existen siete ciudades principales, y pequeñas zonas representadas con puntitos en el mapa que son lugares de interés.

Por desgracia, no te indica cuáles son esos lugares de interés, si bien un NPC cercano o un cartel nos indicará el lugar al que nos interesa dirigirnos. Y sin embargo... Tengo que reconocer que me he tirado dando vueltas, muchas vueltas, más aún dentro de edificios y mazmorras, enormes, sin señalización alguna y con un entorno idéntico, que, al menos a mí, me ha llegado a desesperar bastante a la hora de buscar la salida, pues no disponía de pan, un elemento que viene a ser como una especie de cuerda huida.

Algo también que he de destacar son los NPC típicos, que dan vueltas, te dan datos que son importantes o no... Si bien Shigesato Itoi, creador del juego, ha querido darles un cariz más humano, pudiendo encontrar a algunos que te ataquen porque tengan un mal día, a mirones que espían en los baños y, ¿quién dijo que hablar con todos los NPC es bueno? Porque te pueden pegar un resfriado, e irás perdiendo vida poco a poco salvo que tengas el PSI para curarlo o te pases por un hospital a que te curen... ¡Así aprenderás a no hablar con desconocidos! :P

En cuanto a su concepto artístico, en este juego encontramos a ciudades llenas de personajes, zonas bien ambientadas y dentro de la paleta de colores de la que se dispone, si bien casa con los estándares de la época en la que surgió, no innova realmente en esos aspectos.

La banda sonora es decente, a día de hoy bastante escasa, se echa en falta temas propios para, por ejemplo, las ciudades, pues salvo excepciones es la misma que la zona de campo. Sin embargo, tiene unos cuantos temas muy pegadizos y algunos que te meterán de lleno en una atmósfera de peligro.

Pese a no llegar al nivel de sus predecesores, Earthbound Beginnings es un juego que gusta, ha sabido envejecer aceptablemente bien y cualquiera, a día de hoy, puede disfrutarlo y pasar un buen rato mientras se sumerge en este pintoresco mundo que Itoi ha creado, con su propia magia, su humor implícito, guiños... Eso sí, siempre que no seáis muy quisquillosos con ciertos aspectos técnicos.

Además es el punto de partida de una grandiosa saga que va mejorando con cada entrega. Si bien esta primera entrega no es la mejor de los tres, tiene encanto y sentó las bases para crear auténticas joyas de culto.

2 comentarios:

  1. La cara de Ninten al principio de esta entrada es aterradora :/
    Me ha gustado la entrada porque hace lo que yo nunca consigo: ir al grano. Yo soy como Anatole France, me encanta divagar hasta en los comentarios ;) Ahora ya más en serio, tengo esta saga pendiente desde hace tres años. Antes, aunque no quede muy bien diciéndolo, lo único que sabía de ella es que en los Super Smash había un niño llamado Ness al que luego se le unió otro llamado Lucas y ambos pertenecían a unos juegos nipones muy marginales y extraños. Luego ya conocí a gente que había completado la saga y acabé investigando sobre ella y poniéndola en mi lista de pendientes. Pero yo quiero empezar por el 3, porque estoy harto de tanta historia feliz y quiero una que me haga sufrir. Menos comedias románticas en los RPGs y más tragedias griegas.

    ResponderEliminar
  2. Ya divagó bastante por twitter xD Anyway, yo comencé por el 3, fue lo mejor que me eché en la cara desde hacía mucho, y, créeme, al jugarlo te entra curiosidad por los anteriores...ya lo comentaré jiasjias.

    ResponderEliminar