lunes, 14 de diciembre de 2020

La historia del metajuego en Yugioh Duel Links - Parte 5


Tras la sensación un tanto triste que habían dejado sus primeros mundiales, Konami preparaba lo que iba a ser el gran primer salto de Yugioh Duel Links: la llegada de la próxima generación con los personajes de GX, que sin dudan alterarían drásticamente el metajuego con la inclusión de nuevas habilidades y múltiples cartas o arquetipos al formato. Esto también provocó que toda la época fuese realmente tumultuosa, pasando del nerfeo a Degradación de Tres Estrellas al dominio de los Ojos Rojos y, de ahí, a ver a los Ninjas sorprender en unos mundiales donde la final se jugó con unas barajas de Toons que simplemente buscaban la victoria en un turno con la Chica Maga Oscura Toon. Todo en poco más de un mes.

Y todavía estábamos en agosto cuando llegó una nueva mini-caja: Echoes of Silence, que principalmente funcionaba como un golpe de nostalgia y poco más, ya que aunque muchos intentaron darle uso a los monstruos de Nivel que incluía este set, quedó claro que en un metajuego tan consistente como el de Ojos Rojos, no había demasiado espacio para la fe y esperar que una combinación que nos permitía invocar a un monstruo de 3500 puntos de ataque, inmune a cartas mágicas del oponente, fuese a resultar ampliamente efectiva no tuvo mucho resultado positivo. De hecho, este set tuvo más influencia en una carta que ni Konami consideró como relevante, otorgándole una rareza de común en su momento para acabar siendo limitada en menos de un año.

Porque, por alguna razón el Kappa Verde (SR), que se consideró como una buena forma de contrarrestar a los usuarios de múltiples cartas de trampa, nunca llegó a ver juego, principalmente porque su efecto forzado podía no funcionar tan bien como a priori podía parecer. Y cartas de funcionamiento específico y rareza elevada difícilmente funcionan en Duel Links. ¿La contrapartida? Una común como Masivomorfo entró con fuerza en las barajas de daño directo, no sólo por la protección que ofrecía (el monstruo afectado por ella no puede atacar directamente a los LP), pero también por el fabuloso combo que formaba con la Espadachina Amazoness (SR derrotando a Mai), quien podía convertir a esa criatura con su ataque doblado en una victoria fácil suicidándola contra él y haciendo que todo el daño se quedase en los LP del oponente.

La nerfeadísima Serpiente Siniestra (R) tuvo algún uso muy marginal en el futuro para barajas que usaban coste de descarte e Invertir el Límite (SR) funciona bien en barajas de Yubel u otras variantes que quieran recuperar monstruos con un ataque inferior a 1000 puntos... y no les importe hacerlo bastante tarde. Lo cual iba bien en barajas de mill. Porque, claro, Duel Links seguía acabando en un par de golpes, pero el control/daño directo/victoria por descarte se había hecho un hueco bastante serio en el metajuego, por mucho que el mundial no lo reflejase tan bien. Ser mucho más lentas hacía que tardasen más en ganar y, por tanto, era más fácil perder o ganar contra la misma baraja agresiva varias veces en el mismo tiempo que se perdía contra una defensiva. Y, ciertamente, Konami tardó bastante en darse cuenta de este hecho, más allá de la limitación a Revolución Restructer... o quizás sí que lo sabía y los nuevos arquetipos añadidos en los próximos meses se sabía que iban a ser mucho más efectivos contra ellos.

Porque a finales de septiembre, un nuevo mundo llegaba a Duel Links: los personajes de Yugioh GX hacían su aparición, con Jaden y sus Héroes Elementales, quienes a pesar de contar con una baraja de estructura Hero Rising para fortalecerlos aún más no llegaron a ser importantes. Un Chazz y sus Ojamas que afectó a otro tipo de barajas; Aster Phoenix que explotaría en unos meses cuando sus Héroes del Destino tuvieron una Baraja de Estructura; el terriblemente molesto de conseguir Bastion que, encima, no tenía nada llamativo para afectar al metajuego y, sobre todo, Alexis Rhodes, que de usar la Ciber Patinadora (una carta de fusión lanzada originalmente el año 2005) la lanzaron como la duelista que jugaba un arquetipo de rituales que no fue publicado en físico hasta el 2016: los Ciber Ángeles. Y, como casi siempre que Konami introducía cartas publicadas en los últimos cinco años dentro del formato de Duel Links, la situación se descontroló rápidamente.

Porque, claro, en Duel Links ya habíamos tenido un primer monstruo de ritual efectivo a comienzos de año con el Renunciado, por lo que muchos jugadores veteranos guardaban copias de los buscadores Pájaro Sónico (UR en Ultimate Rising) y Senju de las Mil Manos (UR en Neo-Impact), el segundo especialmente interesante por ser también de Tipo Hada. Todo en un arquetipo que ya tenía un buscador propio con Ciber Querubín (dos copias subiendo de nivel a Alexis) y contaba cona herramienta de destrucción que no destruye como el Ciber Ángel Dakini (SR subiendo de nivel y derrotando a Alexis), que también podía aumentar mucho su ataque con Ciber Ángel Idaten (sólo una copia subiendo de nivel a Alexis), buscarse con Benten y, encima, tenían protección con el Ritual del Ángel Mecánico (R, subiendo de nivel o derrotando a Alexis). Desde luego, hacía falta dedicarse a subir de nivel y lograr cartas venciendo a una Alexis que tampoco lo podía tan fácil para ser derrotada en altas puntuaciones, pero el mazo se volvió absolutamente imparable, porque literalmente nadie alcanzaba esa capacidad de destrucción, búsqueda y protección en monstruos que, encima, podían llegar a contar con un ataque inmenso y causar daño de penetración.

Esa baraja hizo casi una broma ciertas cartas que añadía la caja que fue lanzada para acompañar la llegada del GX, ya que Vigilante de las Cartas (UR) otorgaba un contador de protección a una carta que los Ciber Ángeles tenían de forma natural con su carta de ritual y los grandes monstruos para bloquear el uso de cartas mágicas como Horus el Dragón de la Llama Negra LV8 (UR) y Bufón Escolta Arcano (UR) eran mil veces más inconsistentes y lentos que la baraja de ritual que estaba arrasando con todo. Y eso que habíamos recibido a uno de los apoyos a fusiones más fuertes del juego como Rey del Pantano (UR).

Como siempre, al final lo que sí acabó funcionando de esta caja fueron las herramientas versátiles para múltiples barajas, como Agujero Trampa Esclusa (UR), gran carta de control, de las pocas que frenaba a Dakini y que todavía en la actualidad sigue siendo una de las trampas más usadas del juego; Vientos Huracanados (R) para las barajas de victorias rápidas en ataque directo como los Toons y Ahorrador de Tocino (R), especialmente relevante cuando logramos métodos para mandarlo directamente al Cementerio sin invocarlo antes. La baraja de Ninjas que llegó a ganar el mundial también logró un par de nuevas cartas, pero curiosamente el arquetipo iba desapareciendo tan rápido como hacían estos espías nipones y los Ciber Ángeles acabaron por sellar su importancia. Al fin y al cabo, los Ninjas casi ni llegaron a provocar un impacto en el metajuego global de los jugadores normales, que no tuvieron suficiente dinero para hacerlos muy populares. Barajas mucho más modestas que se alimentaban de métodos gratuitos o eventos (Ojos Rojos y Ciber Ángel) estaban volando, porque todos podían hacerse con una simplemente siendo constantes.

En este escenario, cerrábamos octubre del 2017 con Servants of Kings y el evento que permitía conseguir a Vellian Crowler, con varias cartas verdaderamente relevantes: la esperada llegada del Insecto-Come Hombres o Mago Oscuro del Caos (UR) resultaron ser más un giro a la nostalgia que un efecto en el metajuego, donde los monstruos de volteo no iban a ser relevantes y el gran hechicero no era fácil de invocar. El control fue quien ganó mucho, obteniendo Escudo Drenador (SR) y Pared de la Disrupción (SR), que volvían a hacer terrible la idea de atacar a un oponente, ya que podíamos acabar curándole o viendo a nuestros monstruos perder de 800 a 2400 puntos de ataque, de forma permanente. El Cáliz Prohibido (SR) se convirtió en un método para impedir que Dakini destruyese monstruos con su efecto, encontrando un uso en varias barajas del futuro, llegaban los Espadachines Místicos para intentar controlar los monstruos boca abajo (casi nadie los usó) y Caída del Sistema (R) aparecía para intentar ofrecer una bala de plata que acabase con los arquetipos de Máquina... que no existían aún cuando salió la caja, pero sólo hicieron falta unos días para descubrir la primera baraja seria de este tipo.

Porque Vellian Crowler apareció con sus Mecanismos Antiguos, que generalmente no hubieran sido tan peligrosos si no fuera por la habilidad Mechs Medievales, que le permitía empezar con el Castillo de Mecanismo Antiguo colocado en el Campo, que además de darle +300 a los monstruos de su arquetipo, sólo necesitaba dos invocaciones (propias o del rival) para poder sacrificarlo y sacar directamente al Gólem de Mecanismo Antiguo, que con su 3000 de ataque, daño de penetración a monstruos en defensa y, sobre todo, protección ante las trampas en batalla que no se podían activar cuando él atacaba (lo cual permitía saltarse Escudo Drenador o Pared de la Disrupción), llegó a ver cierto juego, aunque sin llegar a los niveles que logró cuando le dieron su propia baraja de estructura un tiempo más adelante.


En este escenario, no obstante, los Ciber Ángeles y Ojos Rojos luchaban con sus armas: Ritual del Ángel Mecánico chocando con Vigilancia del Campeón, mientras que las barajas de control se reían con sus nuevas chucherías en forma de trampas variadas y los Mecanismos Antiguos trataban de entrar en la fiesta. Todo daría un vuelco en muy poco tiempo, ya que noviembre entraría con una nueva lista de limitadas bajo el brazo y la llegada de nuevos arquetipos que fueron legendarios en el juego de cartas físico, como las Bestias Gladiador. Un panorama en el que ya se estaba empezando a ver uno de los problemas que iba a arrastrar el juego: ciertos arquetipos se seguían jugando sin parar a pesar de la publicación de muchas nuevas cartas y seguían siendo efectivos semanas tras semanas, por lo que Konami tuvo que buscar la forma de forzar a esos jugadores cambiar de aires, aunque fuese a la fuerza. Pero ya nos dará tiempo de hablar de ello en nuestro siguiente capítulo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario