martes, 20 de noviembre de 2018

¿Qué tal es Wenjia?

Uno de los géneros que sin duda se ha beneficiado más de la categoría de juegos conocida como "indie" ha sido el de las plataformas en 2D. Mientras que la industria de los videojuegos parece que huyó en la búsqueda del juego de plataformas 3D, las compañías indie recuperaron el estilo clásico por sus limitaciones técnicas, apostando por un estilo preciosista o siniestro para acabar revitalizando un género que parecía ir perdiendo fuerza con las nuevas tecnologías.

Move of Die, Limbo e Inside, Speedrunners, Apotheon, Ori and the Blind Forest... tenemos multitud de ejemplos, muchos de los cuales incluso han acabado convirtiéndose en auténticas obras maestras ganadoras de premios en sus respectivos años de lanzamiento. Es más, resulta difícil dudar de que el regreso del estilo clásico en Sonic Generations ha estado sustentado en gran parte por esta nueva hornada de plataformas donde también fue importante la apuesta de Ubisoft por el regreso de Rayman con Origins (2011) y Legends (2013).

Wenjia es uno de estos nuevos plataformas 2D con elementos de puzle, diseñado por el equipo chino de Dilemmastudio, bajo el amparo de Microsoft. Apostando por un estilo artístico y musical de gran nivel, el título llegó a Xbox One y PC el pasado 18 de octubre y, gracias a su contacto, podemos ofreceros este análisis.

La trama del título nos muestra cómo la erupción de un monte ha puesto en peligro al bosque y sus habitantes, obligando a uno de sus espíritus a partir en un viaje que busca descubrir y solventar la causa del cataclismo. Con esta simple premisa parte Wenjia, que como es de esperar no mostrará el más mínimo interés en explorar una narrativa elaborada puesto que todo el foco estará centrado en su aspecto jugable.

Ahí observaremos uno de los elementos claves del título: el uso de solo dos botones. En este juego podremos saltar (será posible realizar un doble salto) y cambiar de dimensión para movernos entre la luz y la oscuridad. Esa segunda opción tendrá un aspecto clave en el desarrollo del título, puesto que muchas plataformas o trampas sólo existirán en una de las dimensiones, por lo que temporizar bien el momento en el que cambiar entre las mismas será un aspecto clave para alcanzar nuestro destino.

Como es de esperar, la complejidad de este elemento irá aumentando conforme avancemos en el juego, haciendo que muchas fases casi tengan la categoría de puzle de habilidad donde tendremos que comprender y asimilar las diferentes mecánicas para seguir adelante. De esta forma, Wenjia no será sólo un plataformas donde importe nuestra habilidad para saltar, también será crucial nuestra agudeza para saber dónde hacerlo y cambiar de dimensión en el momento justo.

Evidentemente, este elemento ya no resulta tan llamativo hoy en día, puesto que hay muchos títulos que lo han explorado e incluso le han otorgado más profundidad (Guacamelee sería un buen ejemplo), lo cual hace que, aunque estemos ante un buen plataformas, no resulte particularmente superior a la gran competencia que existe actualmente en el estilo y no tenga grandes elementos que le hagan destacar sobre los mismos.

Con el uso de tres coleccionables ocultos en cada fase (un elemento clásico del género) el título gana algo de profundidad y rejugabilidad, aumentando una duración que podría llegar a durar unas diez horas, pero un jugador experto y que lo conozca lo puede completar -sin extras- en poco más de una hora. Así pues, una primera partida normal que no intente hacerse con todo rondará las cinco horas.

En este título encontraremos ciertos momentos que nos pueden llevar más de un reintento, pero en ese aspecto ayudan mucho los checkpoints, muy cercanos entre sí, que impide la frustración del jugador por perder mucho avance en caso de fallar alguna acción.

Por supuesto, el gran apartado de Wenjia residirá en su nivel visual, que recordará abiertamente a Ori and the Blind Forest por ambientación, estilo y colorido. De hecho, el apartado sonoro también sigue esa línea, con piezas orquestales que acompañarán muy bien la acción. No exageramos si decimos que la Banda Sonora del título se puede escuchar en bucle como acompañamiento en momentos en los que queramos relajarnos, lo cual dice mucho de su nivel. Sin embargo, dentro del juego presenta un problema bastante evidente por su duración, ya que al mantener la misma pieza de fondo durante toda una fase puede acabar resultando un tanto repetitiva.

A pesar de ese problema, Wenjia es toda una belleza que disfrutar en cada momento, que a veces incluso anima al jugador a observar tranquilamente los escenarios acompañados por la música. No es el único que hace esto en el género, pero desde luego sí que resulta una muy interesante incorporación al estilo que hará las delicias de los jugadores que estén buscando un nuevo título que les recuerde al gran Ori and the Blind Forest cuando todavía quedan varios meses para que podamos encandilarnos con Ori and the Will of the Wisps.

Ciertamente no mejora o revoluciona frente otros grandes títulos del estilo, pero es bastante sólido en todo lo demás. Teniendo en cuenta que dispone con subtítulos en nuestro idioma (aunque con algunos errores de traducción) y que se puede adquirir por poco más de siete euros, es un juego al que no perder de vista. ¿Cómo lo veis vosotros? ¿Os gustan los plataformas de este corte?

1 comentario:

  1. Uuuuh! Pues no tiene mala pinta para ir haciendo boca al nuevo Ori >.<

    ResponderEliminar