jueves, 22 de noviembre de 2018

Lo que sabemos de los muertos vivientes por los RPGs

Los muertos vivientes son, sin lugar a dudas, de los enemigos más comunes que podemos encontrarnos en nuestros viajes a través de los diferentes mundos del género RPG. Su aparición está casi asegurada y, de hecho, no suelen faltar zonas que están infestadas de ellos, generalmente cementerios o antiguas fortalezas cuyos moradores fueron aniquilados

Como suelen ser enemigos muy resistentes, creemos que es justo y necesario realizar un compendio que recopile todo lo que hemos descubierto a lo largo de nuestras diferentes aventuras sobre estas criaturas de ultratumba que pueden ser un auténtico problema hasta para los héroes o grupos mejor preparados.

Porque, al fin y al cabo, aunque mantienen circunstancias similares, estos seres pueden ser muy diferentes en cada región. No solo tratamos el evidente tema del aspecto, también resultan particularmente diferenciables por su forma de combatir dependiendo de como sea enfocada cada historia. No será lo mismo un muerto viviente frente a héroes que recurran a la acción como para los que opten por un sistema ordenado por turnos o incluso casillas. Tener claro este aspecto es muy importante porque, dependiendo de esas circunstancias, podemos llegar a encontrar a algunos que son particularmente más peligrosos y que necesitan estrategias determinadas que otros.

Sin más dilación, comencemos comentando lo que creemos saber sobre ellos:

Este es, quizás, de los aspectos más desconocidos de estas criaturas. Sabemos que muchos dependen de la magia oscura, nigromantes o demonios para surgir, siendo ellos los que les mantienen en este estado de no-vida y no-muerte, pero también en muchos casos encontramos muertos vivientes sin necesidad de que exista un ejecutor directo, por lo que también es posible que simplemente surjan sin más en determinadas localizaciones adecuadas, afectados por los sentimientos encontrados de la pérdida conjunta de muchas almas en poco tiempo.

Por nuestra propia experiencia, sabemos que nuestros miembros que son derrotados en combate y que se pueden considerar como "muertos" no entran en ese estado al ser devueltos a la vida, por lo que se podría pensar en la teoría de que el uso de determinados objetos o conjuros de tipo "sagrado" serían la clave para que el regreso a la vida sea pleno. Otra teoría podría indicar que es el tiempo lo que verdaderamente convierte a una persona en un muerto viviente, algo así como el efecto de un estado que no ha sido adecuadamente atendido.

A pesar de ello, sabemos que la muerte en determinadas condiciones externas al combate suele ser definitiva y especialmente adecuada para acabar convertido en muerto viviente o, por lo menos, en un espíritu que puede ser tanto peligroso como positivo, si mantiene su consciencia y sigue buscando la forma de ayudar a sus compañeros. Ahí es evidente que el uso de magia oscura juega un papel crucial, pero en términos generales parece que sólo ciertas muertes son adecuadas para entrar en ese estado y las que se producen en combate que pueden ser tratadas en relativo poco tiempo no presentan ese peligro. Eso sí, también hay que considerar que en ciertas zonas existe el "estado zombi" como una afección más como podría ser el veneno, aunque en este caso no supone la pérdida de cordura y simplemente que el uso de habilidades u objetos de curación nos resultarán dañinos. Ese estado, no obstante, es subsanable con objetos o habilidades de tipo Panacea o incluso Antimagia en los casos más raros, lo que indicaría que no es el mismo que afecta a los muertos vivientes que estamos considerando puesto que no podemos recuperarlos de la misma forma. Por esta razón, la condición "zombi" parece más una especie de magia oscura que intenta mimetizar el efecto de debilidad a sagrado que experimentan los muertos vivientes y nada más.

También es importante considerar que el estado de muerto viviente tiene varios niveles y es posible encontrar a seres en descomposición (zombis), otros que ya no tienen restos de carne en sus cuerpos y sólo se puede entender su articulación mediante magia (esqueletos), quienes han abandonado su forma corpórea (fantasmas) y los que han llegado a un estado de consciencia oscura trascendental, como podrían ser liches, vampiros y otras peligrosas criaturas oscuras que pueden liderar grandes grupos de muertos vivientes. No está nada claro qué anima a una criatura a alcanzar cada uno de estos estados, pero las de consciencia oscura suelen implicar una gran voluntad para seguir adelante incluso tras la muerte, por una maldición o un elevado poder mágico inherente.

La principal problemática a la hora de enfrentarnos a muertos vivientes es su constancia. Los muertos no tienen las necesidades físicas de los vivos ni el natural miedo a un estado en el que ya se encuentran, por lo que su ferocidad será implacable y nunca cesarán en su empeño por acabar con nosotros. Hay varias teorías para explicar esto: odio a la vida que han perdido, búsqueda de alimento porque es la única necesidad que permanece, instigación del líder, maldición o deber de la responsabilidad que les obliga a seguir defendiendo su último refugio...

Además de ello, diferentes grupos han podido experimentar cualidades muy diferentes en estas criaturas. Hay quien habla de su capacidad para causar estados alterados como el envenenamiento, probablemente por el largo tiempo que llevan en ese estado de corrupción; otros experimentaron como ciertos jefes podían intentar poseer y controlar a sus aliados; algunos pueden contar con un último recurso que les hace explotar al ser derrotados (es conveniente alejarse de ellos tras darles el último golpe, por si las moscas) y, sin duda, el más peligroso sería el poder que les permite volver a levantarse tras un tiempo.

Esa condición les hace particularmente difíciles de enfocar cuando aparecen en gran número, ya que no podremos reducir sus fuerzas poco a poco, puesto que con el tiempo volverán a recuperarse los que ya habían caído. Ciertos grupos de héroes admiten que cuentan con habilidades propias para sellar y derrotar para siempre a estos muertos vivientes persistentes, pero dado su uso tan concreto y marginal es fácil que ni las lleguen a ejecutar en esas circunstancias. En términos generales, acabar con el líder suele ser la opción más recomendable o, en caso contrario, tratar de lograr dejar a todos los muertos vivientes en ese estado de "derrotados" a la vez, algo que puede finiquitar la batalla "por alguna razón"... más o menos la misma que nos permite obtener emolumentos y objetos de ciertos monstruos.

También suelen contar con ataques oscuros y una resistencia natural al daño, lo que los haría especialmente poderosos si no fuera porque, en términos generales, conocemos sus puntos débiles. Pasemos a analizarlos.

La vulnerabilidad principal de los muertos vivientes es el poder sagrado. Sacerdotes y Magos Blancos pueden contar con hechizos específicos de Luz que causarán un daño elevado a estas criaturas. También es posible que sufran con ataques de elemento Fuego, lo cual podría indicar que la luz en términos generales es un problema para estos seres oscuros, aunque otra posibilidad es que, al tratarse de cadáveres, nuestras técnicas de incineración funcionen igual de bien.

Curiosamente, en la mayoría de los casos los muertos vivientes serán también muy vulnerables a los efectos curativos, tanto de conjuros como objetos, lo cual se convierte en nuestra principal arma contra los mismos, ya que pocos grupos avanzarán sin algún tipo de medio curativo. Resulta difícil comprender la razón pero parece que, al encontrarse en un estado de no-vida, lo que les alejaría de la muerte en realidad les acerca al "estado cero" de muerte permanente, de una forma similar a lo ocurriría en una recta cuando nos situamos a la izquierda del cero y aplicamos un efecto positivo. Ese punto cero parece definitivo una vez se haya avanzado a su izquierda. Se conocen muy, muy pocos casos en los que se pudo revertir un estado de muerto viviente a vivo y generalmente suelen exigir algún tipo de sacrificio, por lo que no son muy recomendables.

La debilidad extrema de estos muertos vivientes consiste en ejecutar hechizos o usar artículos que permitirían revivir a un aliado, que curiosamente funcionan de forma absoluta acabando con el muerto viviente de forma definitiva. No resulta sencillo entender cuál es el proceso que justifica este resultado, por lo que sólo podemos circunscribirnos al supuesto anterior de que algo que ha muerto y resucitado como no-muerto ya no puede regresar a la vida salvo por circunstancias muy concretas. De esta forma, intentar revivir a un muerto viviente sólo provocará que el mismo regrese al estado de muerte, del que ya no podría regresar a la vida. ¿Es por haber estado en contacto con las fuerzas oscuras que le llevaron a ese estado? ¿No indica esto que la luz sagrada es la única que puede devolver a la vida? En ese caso, ¿por qué es imposible revivir a ciertas personas que acaban de morir? Si es por enfermedad o por pura edad sería comprensible, pero sabemos que es posible traer de vuelta a compañeros en combate y, otras veces, ni los objetos ni nuestros conjuros pueden hacer nada. Es, sin lugar a dudas, una de las grandes incógnitas de nuestros mundos, pero creo que este debate es estéril en esta entrada, queridos lectores, ya que nuestro objetivo eran esos seres que han vuelto por el lado contrario a la vida, perdiendo su cordura en el proceso.

No querría cerrar este repaso sin comentar la importante diferenciación de los fantasmas, quienes por su capacidad de ser incorpóreos resultan especialmente complicados de derrotar, ya que en muchos casos nuestras armas y técnicas físicas no funcionarán contra ellos. En esos casos, técnicas exorcistas como las que pueden llegar a ejecutar los Brujos del gran continente sin nombre resultan particularmente útiles, pero en otras circunstancias sólo la magia resultará efectiva, como nos contó Sora de Islas del Destino.

Podríamos seguir comentando más ejemplos e incluso embarcarnos en el estudio de los muertos vivientes mayores, cuyas cualidades son muy distintas, pero no queremos perdernos en demasiada variedad porque también sería interesante conocer los datos que nos pueden aportar otros aventureros como vosotros. ¿Qué otros muertos vivientes han encontrado en sus viajes a otros mundos? ¿Qué podrían aportar sobre sus orígenes, peligros y debilidades? Nos encantaría contar con su ayuda para esta tarea.

4 comentarios:

  1. En el Dragon Quest Builders se toma de forma bastante buena el origen de los zombies (spoiler).



    En el capítulo de la enfermedad, cuando reúnes a los enfermos e intentas curarlos y no lo logras empieza su proceso de muerte y transformación posterior en zombie, que sumado a la desolación total que presenta en general el juego, queda muy bien plasmada la enfermedad-maldición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Segun entendi en esa parte, realmente la enfermedad los pudre en vida por que uno de ellos menciona que siente gusanos en su cabeza.

      Eliminar
    2. Si, fue algo fuerte esa parte considerando el estilo colorido del juego y que muchos niños lo juegan. Yo lo encontré genial xD.

      Eliminar
  2. Algo interesante es como en Fossil Fighter Champions es que los dos tipos de enemigos no muertos se contrarrestan entre si, los esqueletos son capaces de inducir veneno con sus ataques y son inmunes al estado miedo, mientras los zombis inducen al miedo con sus ataques y son inmunes al estado veneno.

    ResponderEliminar