lunes, 30 de julio de 2018

[Análisis] Mary Skelter: Nightmares

Mary Skelter: Nightmares vio la luz en PlayStation Vita el año pasado, convirtiéndose en una de las mayores sorpresas del 2017 por su capacidad de ser original dentro de un subgénero tan tradicionalmente arcaico como el de los Dungeon Crawlers y porque su desarrolladora, Compile Heart (conocida por los Neptunia, Agarest, Sorcery Saga, Fairy Fencer...), no destacaba precisamente por esa faceta innovativa y sí por su temática tradicionalmente animada.

Este éxito hizo que rápidamente haya sido porteado a PC de la mano de Ghostlight, que nos ha dado la oportunidad de probar el juego para explicaros todo lo que nos ofrece un título que promete muchos combates, una interesante -y oscura- historia o, como no podía ser menos, ese toque picante de fanservice que suelen tener todos sus proyectos.

Además, también hay que tener en cuenta que, en Japón, este título ya tiene una secuela en desarrollo para PlayStation 4 que incluirá el juego original con muchas de las novedades visuales de esta entrega para ordenadores, así que esto también os puede servir como un adelanto del que, probablemente, será uno de esos lanzamientos interesantes para la consola de Sony durante el próximo año.

En este título nos pondremos en el papel de Jack y Alice, dos jóvenes atrapado en la "Jail" (Prisión), una especie de ciudad con vida propia plagada de monstruos llamados Marchens que se dedican a torturar a sus habitantes sin descanso. Tras la enésima sesión de torturas, nuestros protagonistas son rescatados por Red Riding Hood (Caperucita Roja), una miembro del grupo de las Blood Maiden, chicas con poderes que pueden enfrentarse a esas criaturas de pesadilla.


Al llevarnos al tranquilo distrito de Dawn, nuestros personajes descubren que Alice tiene capacidad para luchar como Blood Maiden y la sangre de Jack tiene capacidades especiales para controlar el poder latente de estas doncellas, el llamado Skelter, cuyas implicaciones en combate abre un camino para que todos puedan escapar de la siniestra mazmorras. Desde ese momento, nuestros protagonistas irán conociendo a nuevos personajes aliados y enemigos en un periplo para intentar huir de la Jail, ascendiendo una torre situada en el centro de la ciudad que está infestada de terribles criaturas.

Ciertamente, la historia puede parecer bastante típica, pero tiene mucha más calidad y profundidad que la práctica totalidad de exponentes en este subgénero. En este título cada personaje tendrá una personalidad muy marcada (dentro de los clichés típicos del género, eso sí) y podremos vivir multitud de eventos donde podremos comprobar cómo se desarrollan las relaciones de los protagonistas y se revelan las motivaciones de cada uno, lo que presentará más profundidad a la trama. Además, las múltiples referencias a personajes de cuento (Cenicienta, Gretel, La Bella Durmiente...) resultan llamativas y viviremos muchos momentos realmente oscuros en estos escenarios.

En Mary Skelter: Nightmares nos encontraremos todos los elementos básicos del subgénero de los Dungeon Crawlers: tendremos un centro de operaciones donde interactuar con otros personajes, comprar objetos, mejorar equipo o cambiar el trabajo de los miembros de nuestro grupo y, fuera de este, existirán los laberintos o mazmorras donde se desarrollarán los combates por turnos y exploración con vista en primera persona.

Los puntos originales empiezan con el funcionamiento de nuestras Blood Maidens, que cuentan con un medidor de corrupción sanguínea que se rellena derrotando enemigos, causando daño crítico o recibiendo daño. Al rellenarse, las doncellas entrarán en el estado "Masacre", mejorando sus características, contando con regeneración y nuevas habilidades exclusivas de este estado... pero este medidor también se puede completar con una corrupción excesiva, haciendo que entren en el modo Skelter, donde las chicas pierdan totalmente el control, disparando a niveles impresionantes sus estadísticas pero atacando indistintamente a aliados y enemigos.

Ese toque de azar berserker hace que el combate gane mucho interés por sus posibilidades: podemos intentar arriesgarnos y aguantar al estado Skelter con varias doncellas para intentar derrotar a un enemigo con el que no podíamos en condiciones normales... algo que también puede acabar con nuestro grupo destrozándose a sí mismo, o bien tratar de asegurar y usar el modo Masacre normal.

Para controlar estas situaciones contaremos con Jack, quien no podrá luchar pero gracias a su "Mary Gun" puede usar su sangre para purificar a las Blood Maidens de la corrupción... u otras tantas funcionalidades, lo que acaba haciéndolo una pieza clave del sistema de combate. Jack podrá cargar su pistola de diferentes efectos para ayudar a las doncellas, usar objetos de recuperación, disparar a los enemigos... es un factor a tener muy en cuenta.

Además, a medida que avanzamos en la trama iremos reclutando a nuevas Blood Maidens que ofrecerán técnicas y habilidades relacionadas con sus cuentos, si bien todas podrán cambiar de trabajo libremente. Todas, además, ofrecerán su toque de fanservice propio, ganando sensualidad en los modos Masacre y Skelter... y siendo objetivos de la "amistad y colaboración" de Jack, quien podrá hacerles regalos e intentar purgar su corrupción en un minijuego donde tendremos que frotar sus cuerpos usando la pantalla táctil de la portátil o el ratón. Sí, es un título donde será necesario vivir estos momentos, así que quedáis avisados si no os acaban de hacer sentir cómodos.

La cuestión es que, independientemente de ese fanservice, el juego tiene un tono oscuro muy evidente, con personajes afectados por traumas que les lastran en diversos aspectos, algo que ayuda a que avanzar en las mazmorras tenga alicientes temáticos adicionales. Además, las mazmorras serán muy extensas y estarán plagadas de puzles y trampas que nos harán recurrir a las habilidades de campo de cada doncella para poder avanzar, algo que también servirá para incentivar la exploración de zonas que eran inaccesibles la primera vez que pasamos por las mismas.

Con tres niveles de dificultad, el título se adapta perfectamente a cualquier tipo de jugador, ofreciendo una buena progresión que evita esos clásicos problemas del subgénero donde encontramos picos de complejidad excesiva de cuando en cuando.

Es posible de completar en algo menos de 40 horas, pero puede durar mucho más si queremos explorar a fondo cada laberinto en busca de coleccionables o queremos pararnos a entrenar un poco más a nuestras doncellas. Eso sí, la variedad que ofrece se reduce siempre a lo mismo: adquiere recursos en la ciudad, explora la mazmorra hasta donde puedas, repetir. Todo aderezado con algún jefe tras el cual veremos escenas que nos harán avanzar en la historia y profundizar en nuestros aliados.

Este es, sin duda, el apartado más flojo del juego, si bien esto es algo muy habitual en el subgénero: pantallas estáticas donde se desarrolla la historia, escenarios que cumplen sin demasiados alardes, vista en primera persona en todo momento y unas melodías bastante repetitivas -que no molestas-, recurriendo a muchos gemidos en el doblaje de las chicas para darle ese toque picante.

En el apartado de diseño de enemigos y jefes el título tampoco resulta excesivamente llamativo, recurriendo excesivamente al cambio en la paleta de colores, aunque gana bastantes enteros con los protagonistas si os gusta el estilo animado y entendéis las referencias a los cuentos en los que se basan.

Mary Skelter: Nightmares es un título que sorprenderá gratamente a los jugadores habituales de Dungeon Crawlers por la cantidad de nuevos elementos que aporta al subgénero, como el uso de los estados de nuestras doncellas, la funcionalidad de Jack o ese evidente toque picante.

Tanto si eres un fan del subgénero como si quieres probar un juego de este estilo, el título ofrece posibilidades para que lo puedas disfrutar, lo cual lo hace una obra realmente recomendable, eso sí, siempre que el inglés no sea un problema, ya que el título sólo está disponible en el idioma de Shakespeare.

1 comentario:

  1. Joder lo único que empaña es esp de tener que refregarte con las nenas y demás fanservice barato. En fin, haré tripas corazón XDdddddd

    ResponderEliminar