martes, 20 de febrero de 2018

[Análisis] Kingdom Come: Deliverance

Hace unos 4 años, Warhorse Studios inició una campaña Kickstarter para financiar un juego medieval de mundo abierto. El objetivo era crear un RPG de corte muy realista, basado en hechos reales y donde nuestras decisiones tuvieran gran influencia en el desarrollo de la aventura. La campaña fue un éxito consiguiendo una financiación muy rápida y, tras un largo proceso de producción, el día 13 de Febrero de 2018 el juego salió a la venta en PlayStation 4, Xbox One y PC, con disparidad de opiniones tanto en prensa especializada como en análisis de los propios usuarios, probablemente debido a que, a pesar de ser un título indie con características que lo hacían no ser muy adecuado para todos los públicos, tuvo una promoción impresionante por parte de su distribuidora.

Kingdom Come: Deliverance es de esos títulos que los amas o los odias. Su particular sistema de juego, lo pausado que resulta, la cantidad de parámetros que hay que tener en cuenta, la cantidad de lectura e investigación necesaria... Si, hay acción, pero ni de lejos llega a ser comparable al título al que injustamente se le compara, como The Elder Scrolls V: Skyrim. Aquí no hay magias, armas encantadas, criaturas fantásticas o pociones que te curan en un suspiro y eso es, a la vez, su gran atractivo y su gran debilidad.

Pero mejor analicemos cuidadosamente cada apartado para que vosotros mismos podáis decidir si es la clase de título que buscáis o quizás sería mejor dejarlo un poco de lado:

Nos situamos en el año 1403 en la región de Bohemia, parte de la actual República Checa. Tras la muerte de Carlos IV, su hijo Wenceslao le sucede en el trono pero su reinado no va a ser tan prolífico como el de su padre y pronto la nobleza empieza a pensar en que quizás sería mejor rey su medio hermano, Segismundo de Hungría, que decide tomar cartas en el asunto y empieza una campaña tremendamente violenta para hacerse con el trono de Bohemia. En medio de este crucial momento histórico, tomamos el control de Henry, hijo del herrero del pequeño pueblo de Skalice, que dedica su vida a ayudar a su padre en la forja, a beber y divertirse con sus amigos cada noche mientras sueña con salir algún día del pueblo y vivir aventuras. Su sueño se convertirá en pesadilla justo en el momento en que el ejército de Segismundo aparezca sobre las colinas de Skalice dispuesto a arrasar todo lo que se encuentre a su paso.

La trama de este título es de sus aspectos más destacables, ya que nos encontraremos montones de personajes, tanto históricos como creados para el título, que estarán muy bien desarrollados y en su mayoría actuarán en consecuencia a las decisiones que Henry vaya tomando a lo largo de la aventura. Bien es cierto que no podremos vivir diferentes finales, pero el camino que recorra cada uno para llegar al final será totalmente distinto y en función de dichas decisiones algunos jugadores presenciarán diferentes escenas, por lo que difícilmente habrá dos partidas iguales ya que el juego dará licencia para hacer casi cualquier cosa y la gran mayoría de misiones tendrán varios modos de resolverse.

Otro de sus grandes aspectos será lo fantásticamente cuidada que estará la ambientación histórica y cómo todos los aldeanos tendrán su propio ritmo de vida, sólo alterado por los problemas que les surjan y cómo les afectamos con nuestra forma de resolverlos.
Su peculiar sistema de juego es punto clave de este título, sin lugar a dudas. Para ponernos en situación, hay que entender que Henry no es ningún héroe ni ningún elegido por los dioses: es un campesino que no tiene ni idea de luchar con ningún tipo de arma, que no tiene apenas cultura y que no sabe nada del mundo más allá de las afueras de su propio pueblo.

Es decir, como jugadores tendremos que desarrollar a Henry poco a poco mediante un sistema de subida de niveles y habilidades basados enteramente en el uso de cada una de las múltiples destrezas disponibles. Cuanto más practiquemos con la espada, mejor combatiremos; cuanto más cabalguemos, mejores jinetes seremos; si usamos un arco, más nos vale usar una protección para el antebrazo o nos rasparemos con la cuerda y tendremos que vendarnos para detener la hemorragia... Vaya ¿has encontrado un libro con una interesante receta de alquimia? Lástima, hasta que aprendas a leer con un escriba que acepte enseñarte, no podrás enterarte de lo que pone...

La sensación de mejora constante, tanto de Henry como la nuestra a los mandos, es muy satisfactoria y se nota más que en otros títulos de este estilo. Esto hace que también sea un juego particularmente complejo por la gran cantidad de variables, opciones y menús dentro de menús entre los que tendremos que movernos para elementos que en otros títulos tienen una respuesta simple y directa. Aquí una herida necesitará vendas, algún brebaje para ayudarnos a sanar y descansar en una cama durante unas horas, ya que en caso contrario podremos morir por la hemorragia.
De la misma forma, deberemos comer y dormir de forma regular o sufriremos grandes penalizaciones pero cuidado con pasarse, porque estar atiborrados también tendrá consecuencias negativas y no hablemos del alcohol... una borrachera puede ser peligrosa y la resaca del día siguiente nos puede hacer casi imposible el poder movernos por ahí, aunque el alcohol tendrá su propia barra de progresión que subirá de nivel y nos permitirá llevar mejor estos problemas o hasta sacarles algo positivo.

Kingdom Come: Deliverance también es muy realista con aquellos jugadores que prefieren el sigilo antes que la lucha directa: no sólo tendremos que mejorar dicho parámetro si no que nuestro equipamiento será importante, al igual que las condiciones climáticas. Si pensamos entrar a robar en la casa de un rico mercader sería una temeridad hacerlo a plena luz del día y vestidos con una armadura (por cierto, como podéis ver en la imagen superior: los cascos nos reducirán la visión), nuestros parámetros de ruido y notoriedad se dispararían y nos descubrirían al momento, así que será mejor esperar a la noche (y si llueve aún mejor) y vestirnos con ropa ligera de color negro... pero aún así habrá que tener ocupado al perro guardián (si el mercader dispone de uno) para evitar que ladre y, por supuesto, ser buenos expertos con las ganzúas ya que si se nos rompe una forzando puertas o cofres el ruido alertará a los inquilinos que empezarán a pedir ayuda y a buscar a los guardias... Aunque siempre podemos silenciarlos antes de que den el aviso a las autoridades.

El combate cuerpo a cuerpo es exigente y muy diferente a otros títulos: tenemos varios puntos de impacto en el cuerpo del enemigo y debemos alternar bien el ataque con la defensa, buscando los puntos débiles del rival dependiendo de su equipamiento, ya que si el enemigo lleva armadura ligera una espada será muy eficaz pero si lleva armadura de metal apenas le haremos daño (a no ser que lleve alguna parte desprotegida y tratemos de atacarle ahí) por lo que una maza será la mejor opción para aplastar el metal sobre su cuerpo.
También hay que tener mucho cuidado al escoger nuestras batallas, ya que por muy bien equipados que vayamos si se nos ocurre enfrentarnos a tres bandidos a la vez y éstos nos rodean, da igual que seamos nivel 2 o 25: si nos despistamos o nos confiamos un mal golpe o una flecha bien apuntada a nuestra cabeza supondrá nuestra muerte. Lo mismo pasará con las caídas, ya que si saltamos desde un sitio alto nuestras piernas lo pagarán y nos podemos hacer heridas muy graves. Por supuesto otros aspectos como la reparación y mantenimiento de nuestro equipo, el cuidado de nuestro caballo, los altos precios de compra en las tiendas, la elaborada creación de pociones o el sistema de guardado (sólo disponible al dormir en cama propia, tras determinadas escenas clave o cuando queramos usando un licor bastante caro) contribuyen al realismo del juego... Y a su gran "engorro" para muchos jugadores.

El sistema de misiones y reputación es también muy interesante, ya que la gente nos tratará diferente en función de como vayamos vestidos. Si vamos con ropas sucias de campesino los pueblerinos tendrán confianza con nosotros por ser de su clase, pero igual no nos piden que les ayudemos con determinados problemas que consideren muy peligrosos, al igual que un noble, directamente, ni nos mirará. Por contra, si vamos con una brillante armadura llamaremos la atención como un guerrero de cierto nivel, aunque si la llevamos manchada de sangre eso también causará recelos y temor. Todo eso, unido a nuestra habilidad de diálogo, determinará el éxito o fracaso de las múltiples conversaciones que tendremos a lo largo del juego y es resultará posible resolver prácticamente cualquier situación por medio de la palabra.

Otro aspecto llamativo será el comportamiento de los NPCs en las misiones: si alguien nos pide que nos reunamos con él o ella a media noche en una cueva, más os vale estar ahí a esa hora o en caso contrario ese personaje entrará por su cuenta y la misión se perderá para siempre. También recibiremos la visita de matones si tardamos en en completar una misión de "bajos fondos" para recuperar un objeto... Hasta las misiones principales avanzarán sin nosotros en caso de que nos desviemos para hacer otras cosas secundarias "de camino": podremos recibir severos rapapolvos por marcharnos de nuestro grupo que repercutirán en nuestra reputación y nos pueden dejar sin investigar por nosotros mismos un ataque a un poblado (por poner un ejemplo), porque eso ya lo han hecho los soldados a los que se suponía que estábamos acompañando.

Así es este juego: sorprendentemente realista en múltiples aspectos, pero también complejo y enrevesado. Harán falta bastantes horas para hacerse con todos sus aspectos e, incluso así, no nos convertiremos en un semi-dios que pueda con un ejército por sí mismo. Que haya un único nivel de dificultad tampoco ayudará a los que necesiten de más tiempo para hacerse con sus enrevesadas mecánicas.

El rendimiento de Kingdom Come: Deliverance dista de ser el ideal. El título necesita ser pulido en muchos aspectos, hay bastantes fallos gráficos con popping acusadísimo en más de una ocasión, menús muy toscos, tiempos de carga elevados hasta para iniciar una conversación, ralentizaciones en batallas masivas o cuando llueve, bugs... En cuanto a la fluidez, salvo por las ralentizaciones comentadas el título se mueve bastante bien incluso en una PlayStation 4 normal (PlayStation 4 Pro, Xbox One X o un buen PC mejoran este aspecto).

La recreación visual de la época es brillante, con mucho mimo en los detalles y unos bosques hermosos. El agua o el barro tienen unos detalles de alto nivel, con efecto en nuestro equipo. La luminosidad está también muy bien recreada, con noches realmente oscuras si no usamos una antorcha.

No admite tanto recelos el nivel sonoro, ya que si la Banda Sonora goza de un gran nivel, tampoco quedan atrás efectos como las pisadas, el piar de los pájaros, una tormenta, el bullicio de una ciudad... Nos veremos inmersos en este mundo.

Kingdom Come: Deliverance es un soplo de aire fresco en los RPGs de mundo abierto, ya que aporta un altísimo nivel de complejidad y realismo a un estilo que parecía haberse establecido en la comodidad del jugador.

Eso sí, tendréis que estar muy seguros de dónde os vais a meter si decidís darle la oportunidad, ya que como hemos comentado hay muchos elementos que pueden encandilar y también desesperar según lo que estéis buscando. No es el clásico RPG de mundo abierto y, además, están sus problemas técnicos que ya llevan casi 40 Gigas de parches y actualizaciones (y los que quedan) para intentar solventar su irregular rendimiento, bugs y otras molestias del estilo.

Si queréis sumergiros ya en Bohemia, os puede encandilar. Si tenéis dudas, podéis esperar a una eventual rebaja o a la clásica entrega "Definitiva" que incluya los DLCs que ya están en camino (está confirmado que podremos jugar como una mujer en el primero de los mismos, aún sin fecha) para poder probar un título "más hecho".

Esperamos que este análisis os haya aclarado las dudas que pudierais tener con este título y, como siempre, ya sabéis que cualquier duda que tengáis del mismo la podéis plantear en los comentarios, que estaremos encantados de resolverlas.

7 comentarios:

  1. Muchísimas gracias por el rápido análisis, Desaya, estaba deseando leerlo ^^. Por mi parte, me quedo con la idea de que es un título sumamente interesante, al que hay que echarle ganas y paciencia. Me parece que en alguna rebaja un poco sustanciosa va a caer, porque lo que he ido leyendo por todos lados me encanta.

    Sobre el tema de guardar y los numerosos parches, por ejemplo, ya han dicho que en una futura actualización pondrán la posibilidad de guardar al salir de la partida, sin necesidad de buscar un sitio o consumir un objeto específico. Igualmente, no deja de ser algo opcional, para los que quieren mantenerse en un perfil más exigente del título.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es queqme interesa muchisimo el concepto, aunque me parece algo duro de jugar. Mi mayor miedo, sin embargo es que el combate sea algo tosco. A ti que te ha parecido?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poco "ortopédico", si te enfrentas a una sóla persona pueden salir duelos de espada muy chulos y muy divertidos de jugar (además siempre estás en tensión porque no te puedes curar mientras se combate) pero como te enfrentes a dos o más oponentes se complica bastante porque no es muy intuitivo cambiar de un oponente a otro.

      A mi realmente no se me da muy bien el combate (prefiero lanzar flechazos a las cabezas cuando puedo xD) pero quien tenga más destreza lo disfrutará más seguramente, es tosco como los menús pero todo es acostumbrarse

      Eliminar
  3. Si te gusta Life is Feudal, entonces son duda te va a encantar este título.

    No puedo imaginar partidas menores a las 300, incluso para los más veteranos que sepan EXACTAMENTE que quieren hacer y cómo hacerlo.
    Es un título muy ambicioso, pero inclemente con los impacientes.

    Por otra parte, estoy totalmente de acuerdo con el artículo, es mejor esperar a la versión definitiva que corregira la mayoría de los problemas, tampoco estaría mal algún parche que modificará la interfaz y la hiciera un poco más amable, además de que me resulta incomprensible la ausencia de distintos niveles de dificultad.

    ResponderEliminar
  4. Es una lástima porque parece un juego super interesante pero no está hecho para mí, que tiendo a la impaciencia y la frustración. Uno ya no está hecho para timesinks supongo.

    Igualmente, me parece un enfoque increíble y una ambientación muy llamativa. Quiza en esa "edición definitiva" con una rebaja le dé un tiento ^^

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por el análisis, lo estaba esperando como agua de mayo :D Leyendo y viendo análisis me da miedo a hacerme con el y se quede olvidado tras unas horas porque no me enganche el sistema de juego, así que voy a esperar a cogerlo un tiempo, así de paso probaré una versión más pulida que la actual.

    ResponderEliminar
  6. Creo que me encantará este juego. Aunque no son los gráficos muy coloridos? Así en videos y tal me da una sensación más de mundo de fantasía que otra cosa

    ResponderEliminar