martes, 26 de diciembre de 2017

Experiencias Roleras: Summon Night: Swordcraft Story

Muy buenas a todos, gentecilla de Destino RPG. En las pasadas recomendaciones navideñas, opté por recomendar como juego clásico Summon Night: Swordcraft Story, un ARPG de Game Boy Advance que pasó muy desapercibido en su tiempo (llegó sólo a América en el año 2006, tres años después de su debut en Japón), y al que quise darle una oportunidad porque, que diablos, mientras más sagas se disfruten, mejor.

Este título se trata de un spin-off de la serie principal Summon Night con un sistema de juego diferente, puesto que se trata de un ARPG frente al SRPG de su saga madre, aunque guarda algunas similitudes en diversos aspectos, como el sistema de "emparejamiento" aunque de una forma bastante más "ligera", probablemente por ser lanzado en una portátil de Nintendo. Podéis leer más detalles de esto en la entrada que Matías Guajardo hizo respecto a la saga enlazada anterior, que seguro resolverá vuestras dudas al respecto. De mientras, yo me voy centrando en este juego, que es lo que me toca.

Summon Night: Swordcraft Story nos sitúa en un mundo en el que los "artesanos" ostentan el mayor reconocimiento público, los benefactores y principales encargados de velar por el bien de las ciudades. Pero ojo, no me refiero a artesanos normales que realizan bagatelas de cualquier tipo, sino a los cinco grandes artesanos, capaces de realizar armas portentosas. Durante el transcurso de la aventura conoceremos a todos y cada uno de ellos... o casi, ya que el de Hierro es nada más y nada menos que nuestro padre, que falleció hace tres años. Y nuestra aventura comienza ahora, puesto que buscan un sucesor que ocupe su puesto, ¿y qué mejor formar para decidirlo que con un emocionante torneo entre aprendices de la ciudad? Así pues jugaremos durante el período que ocupa este torneo, diez días, que no estará exento de sorpresas y eventos que nos mantendrán la mar de ocupados.

La premisa es bastante sencilla, y a decir verdad, no innova demasiado, tampoco hay giros de guión, por lo que podemos decir que la historia es bastante simple, aunque cumple con la premisa general del juego y entretiene durante las escasas 20 horas (hora arriba, hora abajo) que dura el título. Es por ello por lo que el mayor aliciente del mismo lo encontraremos en el sistema de juego y los personajes. Uno de los detalles que más me gusta en un juego, y motivo por el cuál Persona 3 Portable (PSP) me gusta tanto, es que se te ofrezca la posibilidad de elegir el sexo de tu personaje, y eso, aunque no influya en la historia, sí lo haga en las interacciones con el resto de los personajes, lo que al parecer, por otro lado, es común en esta saga. Es por ello por lo que, siendo chica en mi caso, pude encontrar personajes que me "tiraban fichas" o hacían comentarios en los que mi personaje aludía a su condición de chica por algún motivo, como acusando a un personaje de sexista, pero eh, todo esto en tono humorístico, no es un juego que vaya a levantar una lucha de géneros ni nada parecido, es algo simplemente curioso de observar. A esto les sumamos las conversaciones nocturnas que se dan al final de cada día, y que nos lleva a intimar un poco más con el personaje que elijamos.

Si entramos ya en el sistema de juego, tendremos varias vertientes. Por un lado, contamos con la vista aérea de nuestro personaje mientras se desplaza por el escenario, el cuál, a mi modo de ver, es bastante pobre. Sí, a ver, sé las limitaciones de GBA y demás, pero la paleta de colores se torna bastante aburrida en una ciudad hecha de hierro, y las otras localizaciones que visitamos son apenas un visto y no visto, sintiendo que se desaprovecha bastante ese soplo de aire fresco en lo que a diseño se refiere. Los combates, por su parte, se llevarán a cabo mediante encuentros aleatorios, salvo en determinados enfrentamientos  contra enemigos humanos, pasando a una vista en 2D propia de los Tales of más clásicos, con un diseño de sprites que, por otra parte, son una de las cosas más adorables que he visto en este mes. ¿Qué tiene de interesante este sistema de combate, diréis? pues que tendremos a nuestra disposición cinco tipos de armas diferentes: espadas, lanzas, hachas, mitones y taladros; que modifican ligeramente nuestro estilo de combate debido a sus capacidades, las hachas son las que más daño hacen pero son lentas, las lanzas permiten un mayor rango y golpear varios enemigos a la vez, etc.

Diréis "ah, bueno, está bien entonces, todo correcto". Pues no, porque no acaba ahí la cosa, dado que en el combate interviene algo más que nuestra pericia y nuestra barra de vida. Por una parte, tenemos la magia, ¿qué sería del mundo sin magia? nada, os lo digo ya. Pero nosotros no realizaremos los hechizos, somos aprendices de artesano, no "Harry Potters en potencia". El encargado de ello será nuestra querida bestia guardián. Este simpático personajillo, que variará dependiendo de un pequeño "test" de aptitud que realizaremos al principio del juego, contará con una variedad de hechizos que nos echarán un cable en combate, desde aquellos ofensivos que nos quiten a varios enemigos de un plumazo o centrados en factores curativos y de defensa. Aunque, ojo con esto, ya que cada hechizo cuenta con un número determinado de usos, que en combate se reduce aún más, dado que sólo es posible usar unos siete hechizos distintos por enfrentamiento, ahí queda eso.

El otro punto a tener en cuenta durante los combates es también el más problemático: nuestra arma tiene una durabilidad. Esta se reinicia al acabar la contienda, pero durante la misma podemos pasarlo realmente mal por ello, más aún si no paramos de defender, donde el desgaste es más acentuado, cosa que podemos evitar equipándonos con varias armas y cambiándolas cuando creamos que es conveniente, excepto si estamos en uno de los combates de torneo, donde tendremos que sufrir, puesto que sólo podremos llevar equipada una. ¿Y qué pasa entonces si la resistencia del arma llega a cero? pues que se rompe, simple y llanamente, así que olvídate de usarla, la has perdido para siempre, por lo que te tocará hacer otra, así que a recopilar materiales, y donde más recopilaréis es en la torre de la ciudad principal, dado que cuenta con la mayor cantidad de elementos disponibles de manera general, más aún cuanto más nos adentremos en ella, y no son precisamente pocos pisos, dado que hay 50 de ellos. Y al terminar la historia principal, el juego nos abre otros 50 cuyo único interés radica en vencer jefes opcionales y conseguir todas las "recetas" para realizar armas. Lo vais a odiar con toda vuestra alma, esta mazmorra es el Tartarus de Persona 3 en GBA, pero infinitamente más pesado porque los encuentros aleatorios surgen cada dos pasos. Por eso mi recomendación es que lo hagáis en los momentos en los que la historia te lo pide, ya que te los escalona y no se hace tan desesperante, siendo altamente disfrutable de esta manera.

Algo que debo nombrar también es la música, pero lo cierto es que pasa bastante desapercibida, y en todo momento tuve la sensación de que estaba escuchando melodías muy similares a las de los The Legend of Zelda de Game Boy Color... igual es por el estilo de juego, pero se me hizo bastante raro.

Por último, no quiero dejar de nombrar uno de los elementos que más me han gustado: los NPC. Estos varían sus conversaciones con nosotros conforme avancemos en la historia, nada nuevo, pero tienen un toque de humor que, al menos en la forma en la que yo lo viví, te hacen querer ir a ver qué es lo que les ha pasado a continuación.  Es como ser testigo de los dramas de una familia, por ejemplo, y ver como se relacionan los unos con los otros aunque sea por unos instantes.

En resumen, a pesar de todas las carencias que el juego parece tener, si es tomado con calma resulta bastante entretenido, a la par que cortito, y no dudo de que en su momento fuera una opción la mar de interesante para los usuarios de la consola. Ahora, con el paso del tiempo y con títulos de mejor calidad que tenemos en el mercado, es normal que pueda resultar más de una categoría inferior, pero si os animáis a darle una oportunidad, sin duda sabrá entreteneros durante el paso de su historia. Eso sí, como habéis podido notar, está en un completo inglés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario