sábado, 23 de diciembre de 2017

Candidatos a los mejores RPGs del 2017: Xbox One y Switch

Seguimos analizando a los RPGs candidatos en nuestros Primero Premios a los Mejores RPGs, esta vez centrándonos en dos sistemas con trayectorias muy diferentes pero en los que coincidimos en tener que nominar títulos muy diferentes debido a las circunstancias de cada uno.

En el caso del sistema de Microsoft, resulta evidente que es uno de los más deprimidos de la actualidad: su ausencia de exclusividades y el empuje de su competencia hace que, a pesar del respaldo indiscutible del público americano, haya sido el sistema de sobremesa actual con peores ventas. Además, su año en sensaciones ha sido muy pobre, con cancelaciones, modelo más potente sin importancia y, en lo que se refiere a RPGs, no ha recibido ninguno de los más fuertes, lo que la ha dejado como un sistema muy corto en nuestro género favorito.

Nintendo Switch ha sido la gran sorpresa del año: con unos nueve meses de vida ha logrado plantarse a final de año con más de 10 millones de consolas vendidas, con dos de los mejores títulos del año (por no decir más) y buena parte de las compañías (menos EA) alabando el sorprendente resultado de sus lanzamientos en ella, incluso aunque sean indies o ports de hace unos años. Pocos pensábamos que este nuevo sistema iba a ser capaz de mantener un pulso con PlayStation 4 (desde la lejanía de ventas evidente) tras el fracaso de Wii U, pero está claro que la consola están encontrando un mercado que, cuando se confirme la caída de Nintendo 3DS, atacará en dos frentes.
Entre los candidatos de Xbox One tenemos a dos que sí han sido comunes en los otros sistemas comentados: South Park: Retaguardia en Peligro (Ubisoft) quizás no haya sorprendido tanto como su predecesor, pero el cambio de ambiente, su grosero sentido del humor, la gran cantidad de cosas que hacer, los cambios en el sistema de combate y otros tantos elementos que funcionaron en Stick of Truth nos demuestran que es posible hacer RPGs interesantes de cualquier licencia.

Hand of Fate 2 (Defiant Development) es también una secuela que, en este caso, mejora mucho más los aspectos del original, ofreciendo muchas mecánicas novedosas que aportan variedad, centrando el mensaje en misiones concretas con objetivos opcionales claros, creando una narrativa más definida... Es también mejor visualmente, nos deja combatir con aliados, hay más enemigos en pantalla y decenas de detalles más que lo hacen mucho mejor juego que su predecesor y un muy buen título. ¿De los mejores del año? Eso ya depende de vosotros.

Los otros candidatos de la consola de Microsoft son Battle Chasers Nightwar (Airship Syndicate), un RPG por turnos diseñado en occidente con influencias del cómic y que presenta un apartado visual realmente llamativo firmado por un genio como Madureira, que combina la nostalgia de los títulos clásicos del género con elementos novedosos y una historia que quizás no sea la mayor de las sorpresas, pero que cumple más que bien.

El caso de Pillars of Eternity: Complete Edition (Obsidian) tenemos al que probablemente sea el mejor CRPG influenciado por el mítico Baldur's Gate, con una trama interesante, personajes carismáticos, desarrollo abierto, muchas cosas que hacer y, además, esta versión incluye su expansión que en PC se dividió en dos partes, por lo que permite vivir toda la experiencia de uno de los grandes RPGs del lustro... Reconociendo que su lanzamiento original fue en 2015.

Torment: Tides of Numenera (InXile) nos llegó con dudas sobre si podría alcanzar la calidad del RPG mítico en el que se basaba y, ciertamente, logra tomar muchos elementos que hicieron a Planescape: Torment una obra digna de nuestro Salón de la Fama adaptándolos a un nuevo mundo realmente fascinante, donde épocas y épocas han creado localizaciones cubiertas de artefactos desconocidos, seres mágicos, alienígenas y seres interdimensionales, por donde tendremos que movernos para descubrir nuestro destino en una batalla milenaria por la inmortalidad. Narrativamente es brutal y es posible completarlo sin matar a nadie, lo que provoca, de rebote, que el sistema de combate sea algo tosco, con influencias de los SRPGs en lugar de los CRPGs de pausa continua. ¿Vale más la narrativa que la batalla en este género? Si es así, este candidato debería ser muy interesante.

En Nintendo Switch ha sido toda una sorpresa Battle Chef Brigade (Trinket Studio), un título indie que combina multitud de elementos como puzles, plataformas, elaboración de platos y, por supuesto, combates tipo ARPG con hordas de enemigos a cazar en tiempo límite. Es un título variado, entretenido y ligero (dura unas 10 horas), ideal para la consola.

Otro que ha triunfado en el sistema a pesar de que su lanzamiento original se produjo en 2015 ha sido Disgaea 5 Complete (Nippon Ichi), el relanzamiento del gran SRPG de Nippon Ichi con todos sus DLCs que es, sin duda, muy diferente al previo candidato: este es sesudo, complejo, con multitud de opciones y una duración casi ilimitada si queremos afrontar los retos opcionales más duros. Una auténtica joya para los fans del subgénero.

También es estratégico Mario+Rabbids Kingdom Battle (Ubisoft), una de las sorpresas del año porque es una colaboración entre mascotas de dos compañías tan diferentes, en un juego que toma inspiraciones de XCOM. Este juego funciona bien de muchas maneras, aunque bajando el tono de la obra de Firaxis con fases más cortas, sin muerte permanente y con personajes muy cómicos y divertidos.

Tiene menos elementos de RPG Stardew Valley (Concerned Ape), que es esencialmente un simulador social de vida diaria y gestión de granja, pero incluye sus mazmorras con combates al más puro estilo Dungeon Crawler, con pisos generados aleatoriamente, diferente equipo... Es uno de los indies más alabados del pasado año y se sigue mejorando poco a poco (en 2018 tendremos modo multijugador) por lo que su candidatura es de lo más merecida.

Mucho más veterano es The Elder Scrolls V: Skyrim (Bethesda), seguramente el RPG más vendido de la historia y que llegó a Switch casi seis años después para que los jugadores tuviesen una oportunidad más de lanzarse una vez más (o descubrir) qué es lo que tiene este título que es historia viva de la industria. Skyrim no inventó nada, pero lo evolucionó casi todo, asentó la idea del mundo abierto y se convirtió en el título que todos han querido hacer desde entonces. ¿Se merece este premio ahora?

Pero, claro, el mayor peso de la lista recae en Xenoblade Chronicles 2 (Monolith Soft), la esperada secuela -no directa- de uno de los mejores RPGs de la década que está teniendo una recepción un tanto cruzada entre maravilla comparable al primer Xenoblade y "¿por qué demonios habéis metido esto?" con quejas sobre ciertos "atributos" femeninos o excesiva cantidad de azar para mejorar nuestra capacidad en batalla. Aún así, fue indiscutiblemente el RPG más esperado de una Switch que nos va a traer próximamente títulos como Pokémon, Fire Emblem y Project Octopath Traveler, así que este es el primer gran coloso del género para la consola de Nintendo. ¿También su mejor RPG en este 2017? Esa es decisión vuestra.


Recordad, si aún no habéis votado o queréis cambiar vuestra decisión todavía estáis a tiempo de hacerlo en este enlace. ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario