viernes, 11 de agosto de 2017

[Análisis] Horizon Zero Dawn

No suelo ser un jugador de RPGs occidentales: los que he probado me han aburrido y no me han acabado de convencer del todo, lo que ha provocado que ignore bastante esta vertiente del género. No obstante, hace poco adquirí una PlayStation 4 y venía de regalo Horizon Zero Dawn, un título que, de no venirme incluido, ni me hubiera planteado comprar, pero ya que lo tenía decidí darle una oportunidad.

Nos encontramos ante un RPG de mundo abierto (aunque hay quién lo considera acción/aventura, ya sabéis que con ciertos títulos es difícil etiquetar) desarrollado por Guerrilla Games en exclusiva para PlayStation 4. Fue lanzado el pasado 3 de Marzo y, pese a ser una nueva saga, lo que siempre es un hándicap, ha cosechado resultado bastante buenos tanto a nivel de ventas como de críticas. De hecho, debido a esto y se ha anunciado su primera expansión para noviembre de este mismo año.

Como ya dije antes, no tengo un gran bagaje de juegos de este género y los que he probado no los he completado, por lo que en este análisis no podré hacer muchas comparaciones con otros títulos del mismo corte, de forma que sólo tendré en cuenta mi propio y particular punto de vista, tenedlo en cuenta. Dicho esto, empecemos:


Nos encontramos en un futuro apocalíptico, donde las máquinas pueblan el mundo y la raza humana ha perdido su civilización y vuelto a una época más primitiva. En este contexto nos pondremos en la piel de Aloy, una chica de la tribu Nora que ha sido etiquetada de paria toda su vida, es decir, obligada a vivir exiliada, sin siquiera saber por qué.

Nuestro primer objetivo será conseguir que nos acepten en la tribu, pero a causa de cierto incidente nos veremos obligados a salir a explorar el mundo, para poder investigar lo sucedido. Al hacerlo, iremos descubriendo poco a poco que ese incidente es parte de un engranaje más complejo de lo que podríamos pensar y la cosa se irá complicando. Durante nuestro viaje también iremos descubriendo información sobre las regiones que exploramos, como el origen de las máquinas, el colapso de la civilización, etc.

A parte de la historia principal, también contaremos con múltiples misiones secundarias, gran parte de las cuales tienen trama propia y nos mostrarán cómo es la vida en el mundo de Horizon, lo que completa un título que igual no tiene la profundidad argumental de los mejores RPGs del mercado, pero sí resulta muy entretenido y la trama nos resulta lo suficientemente interesante para querer avanzar.

El personaje de Aloy como protagonista, es el de una chica que siempre ha sido marginada, primero por ser paria y luego por ser Nora (considerada una tribu salvaje y primitiva debido a sus costumbres). Debido a la difícil vida que ha llevado, es una mujer fuerte, en todos los sentidos, pero que no duda en ayudar a quién lo necesite, incluso a quienes en el pasado le dieron de lado, ya que ella conoce de primera mano lo que siente al ser olvidado por los demás. Además, debido a cierto incidente cuando era pequeña, siente una enorme curiosidad por desentrañar información sobre la antigua civilización, máquinas, etc.
Al ser un título de mundo abierto, tendremos bastante libertad en lo que podemos hacer. Aunque siempre tendremos marcada una misión principal activada (las de historia), salvo en algún momento muy concreto que nos obligan a avanzar, siempre podremos decidir dejarla de lado y hacer otras cosas. El mapa, aunque no llegue al tamaño de los referentes del género, es bastante grande y tiene bastantes cosas a descubrir.

Tanto las misiones secundarias, que también podremos ir dejando de lado y hacerlas cuando consideremos, como las principales, tienen algún argumento detrás y no se limitan a "ir a X lugar a matar a Y monstruo o buscar tal objeto", lo que hace que resulten entretenidas y no agobien tanto como si no hubiese una razón clara detrás.

Por otro lado está el componente de exploración, desde la simple recolección de materiales (los cuales necesitaremos para crear equipo, munición, etc), pasando por zonas habitadas por máquinas, o tesoros escondidos de épocas antiguas. Por el mapa iremos encontrando hogueras, las cuales pueden usarse para viajar rápido si disponemos de cierto objeto, aunque para los que prefieran ahorrar siempre está la opción de usar monturas. La verdad es que el juego invita bastante a explorar sus mapeados libremente, ya que siempre solemos encontrar cosillas interesantes.


El sistema de recolección, aunque en otros títulos tiende a ser algo secundario, cobra bastante peso, ya que a la hora de comprar equipo no sólo necesitaremos esquirlas de metal (el dinero del juego), si no también objetos de los que se encuentran por el mapa o al derrotar enemigos. Pero la importancia principal de este sistema viene dada por la necesidad de usar esos materiales para crear suministros, tales como pociones o, sobretodo, municiones para nuestros diferentes tipos de armas. Aunque es posible comprar en tiendas dichos objetos, serán muy caros, por lo que la propia recolección se vuelve un elemento realmente importante.

De cara al sistema de combate, contaremos con un arma principal, la lanza, que cuenta con ataque rápido y fuerte, el primero para romper piezas de las máquinas y el segundo para derribar y/o hacer más daño. A parte de esto, tendremos varias armas secundarias, cuatro de las cuales tendrán acceso directo en batalla, aunque siempre podremos entrar al menú y cambiar esto sin mayor problema. Las armas secundarias son varias y las iremos consiguiendo a medida que avancemos por el juego. La básica es el arco, aunque también podremos poner trampas, tirar bombas, etc. Sin contar las versiones avanzadas de cada arma, hay un total de nueve. También hay alrededor de una docena de armaduras con diferentes efectos (resistencia elemental, al daño a distancia, etc). Cada pieza de equipo será más o menos útil en función de a qué nos enfrentemos y podrán ser modificadas para añadir algunas mejoras (como más daño, puntería...).

El combate será realmente trepidante, obligándonos a movernos constantemente para evitar los ataques de los enemigos, permitiendo saltar o dar volteretas aprovechando los diversos parajes. Jugar con el entorno será clave, ya que las rocas nos pueden servir de escudo y podremos jugar con la altura para atacar puntos concretos de los enemigos. De hecho, incluso se nos permitirá (o hasta aconsejará) preparar emboscadas, lo cual crea una clara sensación de cacería en un mundo abierto. Este tipo de tácticas nos permitirá enfrentarnos mejor a grupos numerosos o a enemigos poderosos, por lo que conocer el entorno se volverá tan importante como saber las mecánicas de cada enemigo/s.

A parte del sistema de mejora de equipo, también podremos mejorar a Aloy con diversas habilidades. Cada vez que subamos de nivel o completemos ciertas misiones, nos darán un punto talento que podremos utilizar para adquirir habilidades divididas en 3 bloques, según a qué estén orientadas. Algunas servirán para reforzar nuestras posibilidades en combate, el sigilo para emboscar a enemigos, mejorar la capacidad de recolectar y crear objetos, etc. Tendremos libertad sobre cómo mejorar las habilidades, salvo en los casos que necesitan adquirir habilidades previas para desbloquear otras. A la larga aprenderemos todas, pero al inicio cada jugador puede elegir qué aspectos se ajustan mejor a su estilo de juego y darle prioridad a los mismos.

También hay que hacer mención especial al foco, un artilugio antiguo que Aloy encuentra de niña y que tendrá varias funciones a lo largo del juego. Podremos usarlo para ver cosas ocultas al ojo humano, por ejemplo el rastro dejado por alguien, los puntos débiles de un enemigo, información oculta en ciertos puntos... Es sin duda una característica propia del juego, que le da ese toque único.

Pero combatir no es la única forma de salir victorioso, hay ciertas misiones que pueden completarse con infiltración y, en el caso de las máquinas, a partir de cierto punto del juego, y cumpliendo unos requisitos, podremos sabotearlas, haciendo que sean nuestras aliadas de forma temporal, atacando a otros enemigos de la zona, lo cual resulta un cambio de estilo realmente fresco para lo que se suele estilar.

La duración depende mucho de lo completista que sea uno con el juego. Para obtener el 100% nos iremos en torno a las 70 horas, lo cual no es mala duración pero quizá sí un poco corta si la comparamos con otros juegos de mundo abierto. Si nos centramos en la historia principal difícilmente superemos por mucho las 20 horas de partida, aunque salvo que vayamos muy a saco, al menos unas 40 debería de durar. También tenemos la opción de Nueva Partida+, que empezaremos de nuevo conservando habilidades y equipo, pero la verdad es que tampoco es un gran aliciente, puesto que no presenta nuevos retos.

Respecto a la dificultad, el juego cuenta con 4 diferentes modos, fácil, normal, difícil y ultradifícil. En mi caso, jugando en normal y sin estar especialmente acostumbrado a este tipo de juegos, no he tenido grandes problemas para avanzar. A veces tienes problemas cuando te encuentras con algún tipo de enemigo nuevo, pero cuando descubres el método de enfrentarlo y/o consigues el equipo adecuado, ninguno será especialmente molesto. También encontraremos zonas algo más plagadas de enemigos, donde hay que ir con cuidado, pero la verdad es que no resulta nada especialmente complicado. Aunque casi siempre es necesario usar estrategias adecuadas e ir cambiando al equipo más conveniente, por lo que tampoco es un paseo donde puedas ir a lo loco sin que te pase nada.

A nivel gráfico el juego está muy cuidado y es un portento gráfico a día de hoy en la plataforma. Además del aspecto visual, el movimiento de todos los elementos del entorno, los enemigos y la propia Aloy están muy logrados. Por poner un ejemplo, si un ataque enemigo destroza un pilar, la forma en la que caen los escombros y se dispersan es bastante natural, lo cual para un elemento del entorno que no tiene que ser destruido necesariamente, indica el nivel de cuidado que se ha tenido con cada detalle.

El diseño artístico está bastante logrado también, habiendo variedad en los paisajes y diseños, lo que completa un auténtico espectáculo visual que nos demuestra hasta donde puede llegar un sistema actual.

Aunque, sin duda, su apartado fuerte es el sonoro, con melodías que se ajustan muy bien a las diferentes situaciones que uno se encuentra durante su aventura. De hecho, la Banda Sonora del título ha recibido ya algún premio, cuando todavía queda para que cerremos el año. Y, por si esto fuera poco, el juego tiene doblaje a nuestro idioma y de bastante calidad, todo sea dicho.

Probé el juego sin muchas expectativas, pensando que me aburriría de él rápido, pero me sorprendió gratamente. Su historia y su mundo son interesantes y hay bastantes cosa por hacer, pero sin llegar a agobiar como pasa en otros títulos similares. El sistema de combate, suele ser uno de los puntos que más me echan para atrás, pero en Horizon Zero Dawn me ha parecido entretenido y variado. El hecho de tener que jugar con el sigilo y el terreno y no limitarse a cargar contra los enemigos sin más le hace ganar puntos.

Sigue sin ser mi estilo idóneo, pero pese a eso es un juego que me ha parecido sólido, entretenido y disfrutable. Sin duda lo recomiendo, incluso a aquellos que, como yo, sean reticentes a esta clase de obras.

Espero que el análisis haya sido de vuestro interés y, como siempre, podéis compartir vuestra opinión en los comentarios.

6 comentarios:

  1. Lo tengo en mi lista de pendientes, esperaré a comprarlo el año que viene, cuando esté a un precio atractivo en la store (e incluya el dlc que sale en Noviembre)

    Solo una pregunta, ¿estás seguro que el juego no tiene distintos niveles de dificultad? Yo había leído en foros que ésta puede modificarse en cualquier momento en las opciones...

    ResponderEliminar
  2. Tiene fácil y difícil ademas de muy difícil y en la última expansión añadieron el ultradificil que es el sueño de cualquier masoca XD
    Para mi un juegazo de copon, si vas sin cuidado se te pueden juntar 5 o 6 máquinas distintas y juegan al fútbol contigo XD se nota el equipo, el nivel y la experiencia propia pero aún así en el máximo nivel no encuentro tras la sensación de ser un dios imparable... Con las máquinas por que los humanos son de papel maché e idiotas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En qué dificultad recomendarías jugarlo? Me gusta que los juegos no sean fáciles, pero tampoco imposibles. Gracias!

      Eliminar
    2. En difícil es asequible, sufriras un poco con las primeras máquinas pero cuando le coges el rollo bien. Además siempre puedes cambiar la dificultad y subirla o bajarla a gusto, menos el ultradificil pero creo que solo es elegible en ng+, si no lo fuera no lo cojas que sería infumable te mataria la hierba XD

      Eliminar
  3. Perdón, es cierto, lo vi al inicio y luego me olvidé de que estaba ahí ^^U Edité esa parte, ya está bien ;P

    ResponderEliminar
  4. Hola, saludos desde Venezuela. Se ve interesante el juego la verdad mas no es el primero en su genero, en cuanto a esto podríamos clasificarlo como: acentura/rpg genero algo nuevo si pero ya tiene un par de juegos en otras consolas, tengo un xbox 360 y de este estilo estan los tomb rider los 2 para ser exacto. Cuando mencionas las recolección para mejorar el equipo, hacer items y que al subir te dan un punto de habilidad para ponerlo en una de 3 categorias me recordaste a esos juegos, he imagino qur en ps3 y ps4 habra muchos mas asi.

    ResponderEliminar