jueves, 18 de mayo de 2017

[Análisis] Tales of Graces f

La serie Tales of no empezó a ser reconocida en occidente seriamente hasta su llegada a GameCube con Tales of Symphonia, al que muchos comparan con Final Fantasy VII por ser el gran instigador de la saga, al contar una correcta combinación de desarrollo técnico, localización mundial (traducciones incluidas) y buena campaña publicitaria.

Sin embargo, la verdadera explosión comercial de la saga llegó con su salto a PlayStation 3, con el redoblado esfuerzo por parte de Namco Bandai, haciendo que muchos jugadores, incluída yo misma, pasásemos de conocer la saga de oídas a poder jugar sus entregas y enamorarnos de las mismas.

Tales of Graces fue originalmente lanzado exclusivamente para Wii en 2009 por Namco Tales Studio y no salió de Japón por los problemas graves del título. Ese fracaso, sin embargo, fue el que cambió el destino de la serie, ya que el arruinado Tales Studio pasó a formar parte de Namco Bandai, que se tomó en serio levantar a la franquicia a los niveles que conocemos en la actualidad.

Uno de sus primeros efectos fue la reedición de ese título fallido, con todos sus errores corregidos y nuevo contenido, lanzado en PlayStation 3 bajo el nombre de Tales of Graces f , llegando a occidente en el año 2012, sólo en inglés, pero sería el último juego principal de la franquicia en no ser traducido a nuestro idioma, hasta la actualidad.

Tales of Graces f fue el primer título al que jugué de una saga que, ahora mismo, es de mis favoritas, por lo que quiero rendirle homenaje con este análisis que repase todos sus aspectos.

La trama se desarrolla en el mundo de Ephinea, donde conoceremos al Asbel Lhant desde su infancia en un capítulo que servirá tanto de introducción a la historia como al sistema de juego. Durante este epílogo, descubriremos que es el heredero del Gobernante de Lhant, un pueblo del país de Windor. El chavalín, junto con su hermano Hubert y su amiga de la infancia, Cheria, descubren en una escapada a una extraña muchachita de pelo violeta que no recuerda nada sobre sí misma, así que deciden llamarla Sophie.

Poco después, reciben la visita de Richard, el joven príncipe heredero de Winsor, con quien entablan amistad fácilmente. Éste, les invita a visitarle al castillo, cosa que no dudan en hacer y, explorando un pasadizo secreto, se encuentran con una extraña criatura ante la cual Sophie parece reaccionar de manera hostil. Tras ciertos eventos, avanzaremos de capítulo y nos encontraremos a un casi adulto Asbel que ha entrado en la Academia de Caballeros en Windor. Cheria aparecerá para informarnos de que el pueblo de Lhant está siendo atacado por las tropas de Fendel, así que decide volver para ayudar a su padre. Durante el conflicto, habrá reuniones agridulces, batallas aparentemente insalvables y noticias desconcertantes que animarán a Asbel a buscar a su amigo de la infancia, Richard, para descubrir las conspiraciones que están moviendo el mundo sin que ellos se diesen cuenta.

Y por no entrar en más spoilers, a partir de ahí se desarrolla la historia, donde iremos recorriendo las diferentes regiones de Ephinea, encontrando nuevos aliados, metidos de lleno en una trama llena de conflictos, amistad, traiciones y descubrimientos asombrosos.

La exploración de los mapeados es, quizás, un poco limitada. Caminos cerrados, sin posibilidad de girar la cámara, pero con pequeños senderos que nos llevarán a un tesoro o a un punto de recolección, demostrando que este título está mucho más atado, técnicamente, al estilo clásico.

Aparte de la historia principal, a lo largo de nuestro viaje nos encontraremos con numerosas misiones o eventos opcionales, muchas de ellas irrealizables pasado cierto punto. Además, no nos podemos olvidar de los siempre presentes skits típicos de la saga que nos permitirán ver conversaciones entre los personajes comentando algún suceso o, simplemente, exponiendo sus sentimientos de turno. Como viene siendo habitual, esto nos ayuda a conocer más a fondo a los personajes y la historia, aunque a veces llega a hacerse un poco pesado porque se recurre a ellos de forma muy habitual en lugar de las conversaciones con el motor del juego.

En cuanto al desarrollo de los personajes, tenemos los típicos niveles que se suben por experiencia, aunque las habilidades estarán más relacionadas con el sistema de evolución de los "Titles" (Títulos) equipables. Tendremos dos tipos de habilidades A-Skills (Assault Skills) y B-Skills (Burst Skills), tanto unas como otras se aprenden de los "Titles", que subiremos de nivel luchando con uno equipado. Cada Title aporta diferentes beneficios, uno intrínseco a él mismo que perderemos al desequiparlo y otros permanentes que iremos adquiriendo al ir subiéndolo de nivel (Artes o parámetros). Los Titles se adquieren por historia, por misiones, por cofres, skits, usando X habilidad Y veces o subiendo otros Titles a cierto nivel. Esto hace que investigar o probar diferentes cosas sea realmente útil, lo cual le da una mayor variedad al título.

Las A-Skills serían las Artes marciales que se ejecutan pulsando la X en combate. El primer golpe de X será siempre el mismo, a partir del cual iremos construyendo el combo hasta un máximo de 4, moviendo el stick para elegir qué A-Skills usar. Cuantos más combos enlacemos, más daño acumularemos. Los ataques se utilizan en base al contador de Chain Capacity (CC), que sustituirá al sistema de SP. Cada nueva A-Skill introducida al combo gastará más CC que la anterior.

Por otro lado, tenemos las B-Skills,  las Artes mágicas, que también consumen CC. Tienen un tiempo de preparación, pero se pueden introducir a mitad de un combo de A-Skills (o al final del mismo) reduciendo proporcionalmente tiempo de ejecución. De esta forma, usar técnicas y conjuros en una correcta sucesión tendrá una importancia capital para el combate, donde el agotamiento por SP no existirá, pero sí habrá de dejar de golpear cada cierto tiempo cuando se nos agoten los CC, momento en el que defendernos o Esquivar nos servirá para recuperarnos y volver a la carga. Este sistema tan particular será uno de los más difíciles de dominar de la saga, aunque también uno de los más interesantes cuando llegamos comprenderlo.

Por supuesto el sistema de recetas que cocinar para recuperarnos o ganar bonificaciones, también habitual en la saga, también estará presente, al igual que todo el resto de elementos clásicos de la serie, como el de controlar a un personaje mientras que los otros tres se podrán manejar por la IA u otro jugador. Eso sí, el sistema de combinar objetos es también bastante complejo.

Técnicamente, es un título lanzado originalmente para Wii, por lo que a pesar de la evolución de esta versión para PlayStation 3, se nota que es el Tales con peor aspecto visual de los lanzados en la consola (sin contar los Symphonia, claro), a pesar de lo cual el estilo animado y los diseños coloridos cubren correctamente esta cierta deficiencia técnica. 

En el apartado artístico, pues, este título destaca especialmente por su colorido y el diseño mucho más vistoso, que buscaba crear un entorno más clásico, para hacer que esta entrega recordase al éxito de Tales of Symphonia, también lanzado originalmente en una consola de Nintendo.

En cuanto al apartado sonoro, no hay demasiado que mencionar: La música cumple y resulta agradable tener diversos temas de batalla según algunas zonas, pero no se suele considerar de las mejores de la franquicia, al igual que el doblaje, aún siendo correcto, no va mucho más allá.

Obviando el problema del idioma, estamos ante un Tales bastante interesante, aunque también algo diferente, sobre todo en su sistema de combate. La historia es larga y, aunque llena de clichés o "el poder de la amistad", nos puede sorprender en múltiples ocasiones.

Si aún no le habéis dado la oportunidad y no tenéis problemas con el inglés, podéis encontrarlo en un pack muy económico (20 €) que también incluye Tales of Symphonia Chronicles (que trae dos juegos), por lo que si queréis empaparos del estilo clásico de la franquicia, es una oportunidad bastante decente para darle uso a vuestra PlayStation 3. Como comenté antes, este fue el título que me hizo enamorarme de la franquicia, así que siempre tendrá un toque especial personal.

6 comentarios:

  1. Igual seré yo pero jamás entenderé la "fama" que tiene este juego. Me compré la PS3 por él y para mí ha sido la mayor decepción que me he llevado en años.

    Me gusta la saga Tales, me encanta desde Tales of Eternia en PSP, así que cada vez que se anunciaba que un juego de la saga llegaba a Europa lo celebraba y lo esperaba con ganas. Yo quería que me gustara Graces F, pero no fue así...

    Mi problema con Graces son, principalmente dos. Por un lado, el sistema de combate. Sé que a muchos os moló, pero para mí fue una mierda (menos mal que el del Xillia volvía a ser más clásico). Yo que sé, era muy raro y no me terminaba de convencer. Y el farmeo de los títulos me parecía horroroso, mucho mejor un sistema como el de los Orbes de Lirio para darle libertad al jugador que el de los Títulos, más confusos y coñazo bajo mi punto de vista.

    Y después: la historia. Soy de los que juega la saga principalmente por la historia, y creo que con Graces aquí se es excesivamente indulgente. Por ejemplo, a Zestiria se le machaca mucho más teniendo una historia más decente. La historia de Graces es sosa, aburrida y predecible. Y eso junto al elenco de personajes (que vaya telita que tienen casi todos) hacía que me aburriese. Tardé años en pasarme Graces y porque me obligué a mí mismo como fan de la saga por eso. Cuando guardaba y lo dejaba no me quedaba con ganas de más, me quedaba con ganas de que se terminara y volver a jugarlo era un suplicio. Me aburría y eso creo que solo me ha pasado con otro Tales además de este: con Tempest.

    Es que además la relación que se supone que mueve todo el juego (la de Asbel y Richard) es tan estúpidamente Naruto-Sasuke que no lo aguantaba.

    Igual es cosa mía pero de verdad que jamás entenderé la fama que tiene este Tales y la caña que se le da injustamente a otros más recientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, fama... Juraría que es el peor valorado de los Tales de PS3 (Dawn of the New World y Zestiria mediante) porque es muy "Friendship is magic". Es alabable que intentase hacer cosas diferentes pero, evidentemente, va a gustos: para algunos, lo único verdaderamente interesante del título es ese sistema de combate.

      Eliminar
  2. Para mi es mi Tales preferido debido que el modo de batalla me gusto demsasiado, tiempo después jugué el xillia y me aburrio demasiado su modo de batalla y por ende lo deje a medias.

    ResponderEliminar
  3. Me parece un buen juego pero, desde mi punto de vista, de los más flojos de PS3 (symphonia 2 ocuparía ese lugar). No obstante, como fan de la saga lo disfruté, aunque para quienes no quieran jugar todos, recomiendo otros antes. La historia es sencilla, pero, para mi, lo que menos me convenció fue el sistema de combate.

    Por cierto, a parte del pack nombrado, se suele ver suelto a 5€ en muchas temporadas de ofertas.

    ResponderEliminar
  4. Para gustos, los colores xD A mí el Zestiria me pareció considerablemente más aburrido y el sistema de combate o muy roto a veces, o absurdamente complicado en dificultades superiores.

    Yo a este le cogí mucho cariño. Además, es raro que en un juego de este estilo no haya nada rollo "friendship is magic". También es cierto que me gusta My Little Pony, así que... xD

    ResponderEliminar
  5. hay una fantraduccion en castellano para wii de este juego y anda muy bien , por cierto...

    ResponderEliminar