jueves, 28 de abril de 2016

[Opinión] Cuando el mundo se ha movido.

Permitidme que me ponga literario y cite una célebre frase recurrente de la serie de libros "La Torre Oscura", de Stephen King, para tratar un tema bastante complejo en el género de los videojuegos: ¿Qué pasa cuando todo lo que se entendía como normal, ya no lo es?

Por supuesto, esto tendría multitud de lecturas en diferentes ámbitos y lo podemos notar, por ejemplo, en cada cambio generacional, marcado por el lanzamiento y estabilización en el mercado de esos nuevos sistemas. Cuando esto pasa, "el mundo se mueve" y hay a muchos a los que le cuesta asumirlo. Evidentemente, siempre tenemos un tiempo en el que todavía podemos encontrar buenos títulos para nuestros "antiguos" sistemas (The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel es un muy buen ejemplo de cómo PlayStation 3 es capaz de perdurar incluso fuera de "su momento"), pero eso suele implicar algún tipo de esfuerzo mental para mantenerte fuera del nuevo ciclo y poder seguir jugando, hallar otra ocupación o tener otros medios para adaptarte al nuevo entorno.

Esto es algo que, por ejemplo, yo estoy notando, ya que sabéis que todavía conservo una PlayStation 3 como consola de sobremesa, pero tengo Steam o una Nintendo 3DS para seguir ilusionándome y jugando a muchos juegos actuales. Me he movido, aunque no en todos los ámbitos.

Para las compañías, esto también supone un importante esfuerzo, ya que muchas habían encontrado su estabilidad con el status quo previo y, ahora, les toca moverse, con el gran riesgo que supone (Ya vimos lo que sufrieron las compañías japonesas al último gran cambio), obligándoles a moverse hacia un nuevo entorno, salvaje, desconocido y en el que, directamente, todo es más complicado.

Pensad por ejemplo en Atlus: es una compañía que, normalmente, tarda mucho en adaptarse a cada nuevo entorno y que, sin embargo, acaba muy bien cada generación. Cuando PlayStation ya tenía sucesora, lanzaron Shin Megami Tensei II. Cuando PlayStation 3 llevaba ¡dos años! en el mercado, lanzaron su obra maestra en PlayStation 2, Shin Megami Tensei: Persona 4. Y, bueno, ya sabemos que Persona 5 llegará este 2016, también en PlayStation 3. Casi tres años después de que PlayStation 4 llegase al mercado.

A ellos les va bien, pero porque son relativamente pequeños y sus ratios de ventas se adaptan bien a esos mercados marginales que quedan cuando ya estamos en una nueva generación, pero hay otras compañías que responden directamente a la inversa y vemos a Nippon Ichi o Idea Factory, por ejemplo, lanzándose de cabeza a los nuevos sistemas de forma difícilmente comprensible, ya que una nueva consola:
  1. Todavía no tiene muchos usuarios.
  2. Es más difícil y caro trabajar para ella.
  3. Dado el diseño de tus juegos, es imposible que puedas aprovechar más de un 30% de la capacidad de la nueva máquina, por lo que tus títulos quedarán peor desde el punto de vista técnico a los juegos que sí aprovechen mejor esas capacidades.
Y, bueno, aquí estamos tratando con compañías más o menos pequeñas, pero hasta gigantes como EA/BioWare están sufriendo de lo lindo ahora que "el mundo se ha movido". Su Dragon Age: Inquisition llegaba a finales de 2014 a caballo entre las consolas de ambas generaciones y, desde entonces, lo único que han hecho han sido dos expansiones de Star Wars: The Old Republic, con Mass Effect Andromeda confirmado para 2017. Rondarán los dos años y medio desde su último título, cuando en la generación anterior podían escalonar Mass Effect y Dragon Age cada año. Está claro, todas han tenido problemas para adaptarse a este último cambio. Cuando el mundo se mueve, incluso los gigantes como EA/BioWare pueden tener complicaciones.

Luego están las que se mueven bien en estos ciclos, como Namco Bandai, que aunque sea dejando a PlayStation 3 como base, es de las compañías japonesas que más fácil y rápido están empezando a desarrollar para PlayStation 4 y, sobre todo, PC, donde han comprendido que tienen un mercado potencial enorme, aunque a veces la cosa les sale algo mal por las prisas.

Por supuesto, también tenemos a muchos usuarios que no pueden asumir que el mundo se mueva. Seguramente, muchos tendréis a algún amigo/conocido que parece que vio la muerte en los videojuegos en la época de PlayStation y, desde entonces, no han sido capaces de adaptarse.

Estos usuarios, despectivamente llamados "Nostalfags" (Me ahorro la traducción), son los que se mostrarán más "heridos" con todos los nuevos elementos existentes en el mercado de los videojuegos actual y verán el punto negativo en todo. Nunca encontrarán un juego que les haga sentir lo mismo que uno que fue lanzado hace 15 años (O sí, pero "mágicamente" se les borrará rápido de su cabeza o lo achacarán a que fue un título realizado "como en los viejos tiempos"), las descargas les parecerán el diablo porque quieren conservar todas las cajas, con sus libros de instrucciones... Los que todos pasábamos de leer para empezar a jugar directamente y que cada vez eran menos útiles con la inclusión de tutoriales dentro de cada juego. No asumirán el aumento de precio de los juegos actuales, olvidando que en generaciones anteriores teníamos títulos incluso más caros en muchos sistemas. No les gustará las nuevas formas de jugar (Táctiles, controles de movimiento, Realidad Virtual...), ni las nuevas secuelas de sus juegos que sean actualizadas (El clásico problema de "La esencia" en la serie Final Fantasy), ni los DLCs (Aunque sean opcionales, tengan una buena relación contenido/precio o sean gratuitos), ni los parches para corregir bugs...

Básicamente, no les gustará nada, porque el mundo se ha movido y ellos no. Y cuando te encuentras en un mundo diferente al que habías conocido, todo te resultará raro y querrás volver al que tenías antes y conocías, aunque sea imposible.

Aunque, quizás, el caso más repetitivo en el mundo de los videojuegos donde podemos notar ese movimiento es en los juegos online. Allí, cada nuevo parche de reequilibrado, contenido o, sobre todo, cada nueva expansión, provocará cambios radicales que hará que el mundo interno de cada título online se mueva de forma más o menos importante.

Así, Final Fantasy XIV: A Realm Reborn es, seguramente, uno de los casos más evidente de cuando un mundo se mueve, pero lo hace a mejor (Aunque nunca a gusto de todos) y todos se congratulan de esa evolución. En otros casos, como en las últimas expansiones de World of Warcraft, el movimiento del mundo deja a muchos jugadores con la cara de Gandalf en el famoso meme y no pueden comprender por qué si ellos estaban disfrutando del juego, ese nuevo contenido les ha cambiado tanto ese título, haciendo que ya no se lo pasen tan bien.

El caso más reciente que estoy viviendo es el de Hearthstone, que con el lanzamiento de su última expansión, ha cambiado radicalmente la forma de jugar y la mayoría están intentando adaptarse al nuevo metajuego lo mejor que pueden (Básicamente, copiando las barajas anunciadas como "mejores" en internet). En los juegos de cartas es, quizás, donde el "movimiento del mundo" provoca más problemas, tanto a nuevos jugadores como a veteranos.

Así, si el veterano se distrae, se encuentra en un nuevo entorno en el que sus barajas o no se pueden usar, o son menos efectivas, o están un arquetipo al que superan las nuevas estrategias... Igualmente, incluso el jugador que se meta en la vorágine lo tendrá complicado para asumir todo lo que ha cambiado e intentará esforzarse por jugar lo que se supone que debería estar jugando porque ahora es lo que se lleva... Mientras el que ha sido más práctico y ha adaptado su vieja baraja que funcionaba bien y conocía, metiendo un par de nuevas cartas que le van bien a ese estilo, arrasa con todos porque él sí sabe a lo que está jugando y tiene experiencia en jugarlo.

Cuando el mundo se ha movido, cuesta adaptarse, pero es algo necesario para la evolución y, por ello, tenemos que intentar seguir moviéndonos con él, adaptándonos lo mejor posible. La caída de Wii U obliga a los poseedores de esa consola y a la propia Nintendo a moverse, pero es difícil de hacer cuando has puesto corazón y dinero en esa empresa, quedándote en el suelo ejerciendo tu opción al pataleo. Y lo comprendo perfectamente.

El mundo se tiene que mover, pero cuando se mueve tu mundo en el que estabas bien, es difícil no enfadarse.

12 comentarios:

  1. Me ganas con estos títulos senpai. Buena reflexión, y que este artículo (inglés) viene perfecto para ampliarlo --> https://zhugeex.com/2016/04/the-future-of-games-consoles-is-evolutionary/

    Hasta leérmelo, era bastante reticente al concepto de consolas evolutivas porque bueno, siempre he sido defensor de comprar un hardware que me durase 5-6 años (las consolas tradicionales) y no tener que estar tocando cosas de rendimiento o cambiando piezas para poder seguir jugando. El concepto que aparentemente va a implantar Sony (y supuestamente Microsoft) ya veremos con más o menos éxito, va en ese camino. En el artículo lo explican bastante mejor de lo que voy a ser capaz de resumir, así que aconsejo que le echéis un vistazo.

    Yo por lo pronto, no me anclo a nada. Disfruto de los videojuegos en cualquier plataforma e intento crecer como jugador en la medida posible. La nostalgia es muy peligrosa y hace que nos ceguemos con lo que tenemos actualmente, perdiendo joyas por el camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, ese debería ser el punto de vista de un auténtico enamorado de los videojuegos, al menos en mi opinión: disfrutar de ellos sin fanatismos ni cegueras, estar abierto a lo que surja y tomarlo como un hobby la mar de interesante (que lo es). El problema aquí reside en que a veces uno se siente traicionado por las compañías, como comentan más abajo, y no se puede fiar todo a la carta del mundo cambio me tengo que adaptar (tampoco digo que sea esa la intención del artículo, ni mucho menos). Movimientos como el de la PS4 Neo en general siempre serán mal vistos, porque sientes un componente de traición. Han hecho algo con lo que no contabas, aunque de todo se aprende xD.

      Dicho lo cual, sabéis que yo soy un nostálgico, aunque no fag xD. Disfruto mucho de los juegos actuales, pero tengo mis vaquitas sagradas. El equilibrio está, como te contaba por privado hace unos días, en poder viciarse 5 horas seguidas de madrugada al Sonic 2 en tu flamante Mega Drive y al día siguiente meterte tu buena ración de The Witcher 3 xD.

      Eliminar
  2. Buen articulo, personalmente no tengo problema alguno con los cambios, pero el movimiento o la falta de el, en una empresa como Nintendo difiere mucho en el movimiento del resto del mundo... es la empresa que siempre se vanaglorio por moverse al ritmo que ellos quisieron... pues bien, eso te puede salir muy bien como con Wii o te puede salir rematadamentente mal (no hacen falta ejemplos).

    El contexto en el que se da toda la situación que hoy sufre Nintendo no es el mismo que las otras empresas ni un movimiento generacional completo, hablamos de una empresa que subsistió en base a uno de sus productos (3DS) y pidió a sus fans que soportaran el movimiento y se mantuvieran firmes (en consola) para luego dejarlos a la deriva...

    Si, hay personas y empresas a las que les importas poco... pero el lema en el cual se basan desde sus peleas con la mafiosa genesis, fue siempre CREE EN MI...

    Por mi parte me importa poco y nada Nintendo, juego a lo que me gusta y si es de ellos bien, como tu tengo Steam, una Wii y una 3DS, busco juegos no consolas y si FF15 sale ahora para PS4 seguramente sera una razón para tenerla.

    Pero aquellos que compraron su Wii U esperando su Zelda y creyeron en Nintendo deben sentirse muy decepcionados y se entiende, no es un movimiento es una cachetada en la cara.

    ResponderEliminar
  3. Pedazo artículo te has sacado de la manga ;)

    Es lo de renovarse o morir siempre, los nostalfags son personas que se han quedado atrapadas en un limbo de autoconvencimiento de que las generaciones actuales son "mierda", lastrando incluso la industria en sí. El manual de instrucciones me parece genial que venga en forma digital o en tutoriales (soy muy eco-friendly), aunque a mí mis cajitas no me las toquéis, sigo prefiriendo con mucho el formato físico. Evidentemente es como comentas, el mundo se mueve y yo me muevo con él, no me importa tirar de digital si no me queda otra (SMTIV mediante). Todos nos movemos con el mundo (si al final somos gente de Shibuya, te lo digo yo).

    La cuestión no es ni correr a adaptarse (caso de Hearthstone o Nippon Ichi) ni quedarse atrás en las consolas (como, en menor medida, Nihon Falcom o Atlus), el movimiento es paulatino, no puedes levantarte un día y ver que todo lo que había cuando te acostaste ya no está (preciosas mis analogías, sí) porque, a mí al menos, me crea sensación de agobio por no poder seguir la corriente.

    En los juegos online es más "sangrante" porque no puedes coger y sacar un WoW cada dos años, puesto que tienen una comunidad formada que adora su bagaje, su gameplay, etc. Yo no veo nada malo en evolucionar y adaptarse. Es lo que llevamos haciendo millones de años, está en nuestra naturaleza xD

    ResponderEliminar
  4. En primer lugar, me hiciste acordar que tengo pendiente leer La Torre Oscura y la frase que usaste fue excelente.

    Yendo al punto central, estamos en epoca de cambio y debo reconocer que el proceso es doloroso pero necesario, no solo para Nintendo, sino para todos nosotros, es una era de cambio, la nostalgia es tan poderosa que se ha vuelto un.negocio muy rentable, pero no Se puede vivir solo de nostalgia, dicho Esto debo aclarar que tengo una XBOX 360 y no tengo intenciones de deshacerme de Ella, no por nostalgia sino porque no tengo motivos reales para hacer el salto, la cuestion de los graficos y unas cuantas exclusividades no son suficiente para mi.

    Para eso mas me valdria una PC gamer, pero por cuesriones de estudios tampoco tengo tanto tiempo para jugar, lo unico que me Puedo permitir es mi 3DS y es precisamente Gracias a su condicion de portabilidad Puedo jugar cuando yo quiero.

    Aunque los medios y la comunidad se la pasan hablando de la situacion de Nintendo, esto va mucho mas alla de la gran N, la empresa nipona simplemente se ha convertido en el paradigma de lo que actualmente esta ocurriendo en la industria, se esta vestando una evolucion en la manera de jugar, y todos debemos afrontar eso o terminaremos engrosando la legion de nostalgicos a los que nada les viene bie.

    Excelente articulo sin duda alguna;)

    PD: invocaste la play 3 como ejemplo de una plataforma que puede subsistir.un tiempo mas a.pesar.del paso de epoca, pero hubiese sido mejor hablar de la play 2, su primer modelo.se.estreno en marzo del 2000 y se descontinuo su produccion recien en 2013, una locura, esa plataforma no subsistio, se co.io su generacion y casi la totalidad.de la de su hermana mayor XD

    ResponderEliminar
  5. "Básicamente, no les gustará nada, porque el mundo se ha movido y ellos no. Y cuando te encuentras en un mundo diferente al que habías conocido, todo te resultará raro y querrás volver al que tenías antes y conocías, aunque sea imposible."

    A ver si reedito algundía para Otakufreaks un artículo llamado "Nostalgia senil" que precisamente habla de eso. Ojo que yo no creo que todos los cambios sean buenos (la excesiva dependencia que tenemos de Internet y lo digital no me mola), pero tengo la sensación de que hay peña muy nostalfag y es por lo que tú dices.

    Respecto a HS, en general el cambio es positivo, pero vas a tener que estar más al día que antes y coleccionar se va a hacer imposible, la verdad.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto Adell, un libro que trata muy bien este tema es un libro titulado "El miedo a la libertad" del psicólogo austriaco Erich Fromm. Sintetizando mucho, el problema de fondo es que las personas dedicamos mucho esfuerzo en construir los esquemas mentales que nos sirven para relacionarnos con nuestro entorno y claro, cuando éste cambia, ya no nos sirven y reaccionamos de forma dramática. Lo que se llama "tener miedo de salir de la zona de confort". Él lo relaciona con la ascensión del nazismo y con conceptos como la "soledad moral" (sentirse incomprendido) pero perfectamente se puede aplicar a esto. Te puede interesar.

    ResponderEliminar
  7. Lo peor que hay en estas nuevas generaciones de videojuegos es el conformismo. No estoy prácticamente nada (o casi nada xD) de acuerdo con gran parte de la entrada, aunque como se dice, es opinión, como cualquier otra. Evidentemente siempre van a haber cambios, pero no ver que muchos de esos cambios son a peor, me parece de no querer ver una realidad que está atragantando bastante la industria, y que para muchos veteranos, quedaremos en el olvido.

    Ya no es 'adaptarse' o forzarse a jugar juegos que en esencia son bastante más malos (no, no es nostalgia, estas cosas se ven y se notan), obligándote a jugar cosas que no te gustan porque no hay otro remedio y al final hasta forzándote esos gustos (gustos originalmente falsos en algunos casos), si no ver que las cosas no han cambiado para bien por X o por Z. Y podría pasar tres vídeos de Youtube que tratan este tema de forma magistral y que si me parecen buenas reflexiones para el futuro de los videojuegos y en general de todos los jugadores que de verdad les interesan los videojuegos (y no, no es por 'no querer adaptarse a que el mundo cambie', porque una cosa es que evolucione o cambie, como del 2D al 3D y otra muy distinta a que se esté "estropeando").

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundillo de los videojuegos siempre ha sido conformista, como hijo de la sociedad de consumo que es. Otra cosa es que no nos demos cuenta.

      Eliminar
    2. Creo que tenéis un poco atrofiado el concepto de "economía de mercado". xD

      Las cosas que de verdad no han gustado, se han ido a la mierda. ¿Cuántas consolas se han hundido? ¿Cuántas compañías? ¿Cuántos juegos? Y eso ha sido cosa nuestra, de los jugadores, de los consumidores. Evidentemente, habrán cosas que a muchos no nos gusten del mercado actual de los videojuegos, pero es algo que la mayoría ha ayudado a construir.

      La cuestión es que el mundo se ha movido a aceptar a regañadientes lanzamientos que necesiten varios parches para funcionar aceptablemente (Pro: Títulos que tenían algún error, podían corregirlo, antes ese juego no se pasaba si ocurría eso y te jodías), contenido importante incluido por descargas digitales (Pro: Gracias a eso, muchas compañías han ideado tonterías y curiosidades alrededor de sus juegos y los que han querido pagarlo les han permitido crecer. El resto podemos esperar a la versión GOTY, algo que antes no tenía sentido), las descargas digitales han permitido que ciertos juegos imposibles existan hoy en día (Bastion, Transistor, Stanley Parable, FTL, Minecraft, Terraria...)

      Todo tiene su punto bueno y su punto malo. Evidentemente, si solo nos quedamos en lo malo, nos quedaremos parados en un mundo (el de los videojuegos) que siempre se va a estar moviendo. Lo que era básico en la generación de las 8 Bits cambió radicalmente en la de 16 Bits, lo mismo en la de 32... Siempre hemos ido evolucionando y habían cosas que nos gustaban y que no, pero si aceptas cómo son las cosas y lo que no te gusta lo evitas en mayor o mejor medida, podrás seguir disfrutando de los videojuegos como muchos estamos haciendo.

      Eliminar
    3. Por otro lado, todos conocemos los numerosos inconvenientes de los cambios que has citado: véanse juegos "recortados" indiscriminadamente con la única idea de sangrar a sus compradores con descargas que rozan el límite de lo decente, lanzamientos a los que más que faltarles corregir uno o dos errores casi les faltaba la mitad del desarrollo, etc.

      Sí, cosas como las descargas digitales tienen su lado positivo en aspectos como los juegos indies y/o con poca financiación. Pero ese no es el problema, ni he oído nunca a nadie en contra del concepto en sí del formato digital. El problema está en cuando las compañías entablan una cruzada muy interesada en intentar reducir lo máximo posible el formato físico para maximizar sus beneficios y, de paso, acabar con la segunda mano. Ellas ganan más, ciertamente, pero no por ello hay que cerrar los ojos a lo negativo: el consumidor pierde todo poder sobre el producto que ha comprado (no puede prestarlo, revenderlo y ni quiera lo "posee"), como ya mencioné se acaba con el mercado de segunda mano, otras empresas pierden beneficios, cierran pequeños negocios, gente acaba engrosando las listas del paro...

      Y lo mismo se puede decir del resto de cambios. Sí, muchos consumidores pasaron sin más por el aro y tienen todo el derecho del mundo a hacerlo. Y sí, hay otros a los que en realidad les dan igual los aspectos positivos y negativos de los cambios porque en realidad lo que querrían es que el mundo se detuviese en el momento concreto que ellos desearían, y también están en su derecho. Pero también hay otros consumidores responsables que han valorado detenidamente lo que implicaba cada uno de esos cambios. A algunos les ha parecido que tenían más ventajas que inconvenientes y a otros les ha parecido lo contrario y se han convertido en consumidores "críticos". Y teniendo en cuenta que las críticas y el rechazo son lo que han evitado que algunos desmanes hayan ido a más, yo particularmente me alegro de ello.

      Eliminar
    4. Una cosa que creo que muchas veces los "veteranos" no entienden es que estamos en una época en la que simplemente hay opciones para todos. ¿Qué te gustan lo mainstream? pues tienes las consolas de nueva generación ¿Qué no te gusta la deriva de la corriente principal? tienes lo indy con Steam y los juegos digitales. ¿Qué eres un nostálgico? tiras de la emulación.

      Lo que pasa es que, habiendo detalles que si me parece realmente una involución (al fin y al cabo la economía de mercado no se mueve por lo que es mejor, sino por lo que sale más rentable), tengo la sensación de que muchos de los "nostágicos críticos" han probado lo que les gustaba, quieren más "de lo mismo pero no igual" y se encuentran con dos opciones: o tienen que repetir los títulos que les encantan o jugar a juegos de nicho y sentirse "fuera de onda". Y ambas opciones pues no gustan. Tan sencillo es como liberarse de esas emociones: si los videojuegos no te llenan ya pues los dejas o te adaptas, nadie te pone una pistola. No hay más que ver como medios más antiguos como la música o la literatura siguen dando obras de arte a pesar de lo ultramasificados que están.

      Eliminar