miércoles, 23 de marzo de 2016

[Análisis] Bravely Second: End Layer (N3DS)

Tras poco más de dos años, Bravely Default (N3DS, 2013), considerado como uno principales ejemplos de la evolución correcta de los clásicos JRPGs a tiempos actuales, gracias a su acertado sistema de trabajos, personajes carismáticos, control de la dificultad, experiencia y ratio de encuentros, regresa con una secuela continuista: Bravely Second: End Layer, que fue lanzado en Europa el pasado 26 de febrero y llegará a territorio americano el próximo 15 de abril.

Quizás, lo primero que hay que decir de este título es que, no, no se puede jugar sin haber completado Bravely Default. Estamos ante una secuela directa que sucede dos años después del título original y, por tanto, aunque al empezar se haga un resumen de todo lo acontecido y los personajes más importantes que conocimos en la primera aventura nos recuerdan parte de su historia, es imposible disfrutar lo mismo de este título sin llevar todo el bagaje de lo vivido jugando en Default.

De hecho, ese es, quizás, uno de los aspectos claves del título: se tiene que considerar continuamente como una secuela pensada para los fans del juego original. No revoluciona ni da varios pasos adelante con respecto a Bravely Default. Mantiene intactos los buenos aspectos de la obra de Square Enix y Silicon Studio, mejora varios apartados (Sobre todo en trama y el problema de repetitividad del original), añade nuevos trabajos (el punto clave del RPG original), presenta nuevos personajes y, todo, gana empaque porque ya estuvimos en buena parte de esas localizaciones en el pasado, conocemos a muchos de esos personajes y comprendemos (O nos sorprendemos por) cómo han evolucionado, se hacen referencias a cosas que hemos vivido... Prácticamente, estamos ante una situación similar a la que se vivió con Golden Sun 2 respecto al Golden Sun original, con el punto extra de que, aquí, el primero sí tiene una historia con un final y el grupo protagonista no es completamente diferente.

Por esta razón, este análisis sólo estará pensado para los que hayan completado Bravely Default: Haremos multitudes de referencias al título original y cómo se han retocado sus aspectos en esta secuela, ya que al fin y, al cabo, es a esos jugadores a los que va dirigido este título.
La trama, como ya hemos contado, nos lleva dos años después de los sucesos de Bravely Default. El grupo de los ahora llamados "Héroes de la luz" ha perdido a sus dos miembros masculinos: Ringabel partió a su línea temporal alternativa y Tiz permanece en coma tras devolverle el alma al ángel que le mantuvo con vida.

Las chicas, por su parte, han logrado unir sus dos facciones enfrentadas. Agnès, ahora como papisa de la Ortodoxia, está a punto de firmar la paz con el ducado de Eternia, liderado por el padre de Edea, Braev Lee. Sin embargo, un enemigo inesperado aparece en ese instante: El Káiser Oblivion. Junto al hada Anne y su ejército, con varios nuevos portadores de asteriscos, asalta la sede del tratado de paz, acaba con los mejores guerreros del ducado y secuestra a Agnès, dejando herido de gravedad a uno de sus nuevos protectores: Yew Geneolgia, líder de los renacidos tres paladines (una antigua orden militar de la Ortodoxia) y protagonista de este título.

En esta situación entramos en la trama, con Yew recuperándose de sus heridas y partiendo con sus compañeros a salvar a la papisa y detener al ejército del Kaíser. Este nuevo protagonista será bastante carismático incluso dentro de su típico papel de "protagonista valeroso que lo quiere hacer todo sin importar la dificultad de la empresa y confía en sus amigos", ya que Yew será también infantil, soñador, cobarde con ciertos miedos (¿O solo uno?) y, sobre todo, muy idealista, de forma similar a Edea en el juego original, pero con una evolución mucho más evidente.

Magnolia Arch será la otra gran protagonista del juego. Presentada en el vídeo final de Bravely Default, que nos enlazaba con este Bravely Second, será una chica venida de la Luna para intentar acabar con un Ba'al que arrasó a su tierra natal. Sus frases en francés (Que, por alguna razón, se considera el lenguaje lunar) y el desconcierto ante ciertas costumbres o elementos de Luxendarc la hacen un personaje realmente divertido, con muchos secretos y una evidente relación romántica en ciernes. Al fin y al cabo, los RPGs ganan mucho cuando hay romance de por medio.

Al igual que en Bravely Default, el carisma de nuestros enemigos será también uno de los puntos claves del título. Aunque no crearán tanto caos por Luxendarc como en el juego original, Aimee, Bella, Cú, Angelo, Revenant o, sobre todo, Geist y Minette, serán unos personajes muy memorables que nos harán disfrutar de sus interacciones con nuestro grupo protagonista y, además, nos permitirán disfrutar de nuevos elementos jugables con los asteriscos que portan.

En el apartado de trama, pues, sólo se echará de menos el descaro de Ringabel, que se comía todo el carisma del grupo protagonista en Bravely Default de forma que, en esta secuela, todo está algo más repartido (Aunque, evidentemente, Yew y Magnolia destacan mucho como dúo protagonista) y no hay tanto descaro o elemento de sorpresa. Eso sí, el bagaje de los personajes que regresan, el ver cómo ha evolucionado cada zona o visitar nuevos poblados o mazmorras (Que las hay: NO visitamos todo Luxencarc en el juego original) hacen que todo el título gane empaque.

Además, salvo que cometáis un error de apreciación en un momento concreto, no hay -casi- repeticiones de capítulos vacíos donde sólo teníamos combates contra jefes repetidos. Como mucho, lucharemos contra el mismo jefe cuatro veces (Y es uno concreto, el resto se repetirá dos veces, como mucho) así que, en ese apartado, ya gana bastante con respecto a Default, tomando muchos elementos  de trama que en el juego original se comentaban de pasada y que, en esta secuela, se explican de forma mucho más clara. 

Sin duda, el punto clave en Bravely Second, al igual que pasaba en el título original. El sistema de trabajos, el control de la dificultad, ratio de encuentros o experiencia, junto con el Brave/Default, siguen siendo la parte tangencial en este título.

Por supuesto, en esta secuela se han incluido nuevos elementos: ahora, será posible combatir una vez más si derrotamos a todos los enemigos en un turno (empezando con todos los PB gastados para tal proeza, claro), multiplicando la ganancia en pg, experiencia y PT. Esto se puede mantener todos los combates que seamos capaces de mantener el ritmo, haciendo que la ganancia de dinero y experiencia sea mucho más alta, en caso de que abusemos de este sistema, que la que el propio título puede controlar. Por esta razón, el juego intenta decirnos constantemente cuál debería ser nuestro nivel recomendado en cada zona, para que nosotros mismos paremos y "reequilibremos" el juego... Pero lo normal será no hacerlo, lo que creará cierta tendencia a asumir que este título es más fácil que Bravely Default. Que lo es, pero también será porque combatir sigue siendo tan placentero que se nos va la mano.

Sin duda, el principal cambio de equilibrio corresponde al sistema de trabajos. Tres de los más descompensados en Bravely Default, Vampiro, Creador de Bálsamos y Maestro Espiritual, han desaparecido completamente de esta secuela, aunque parte de sus mecánicas se han adaptado a otros trabajos. Además, cada trabajo ha disminuido su cantidad de variables (Que, en muchos casos, no eran usadas o permitían abusos) y han pasado de incluir 14 habilidades a solo 10/11. Además, de 24 trabajos disponibles, hemos pasado a 30, con el regreso de la mayoría de trabajos clásicos, aunque con una pega: Hasta el Capítulo 5, tendremos que elegir cuáles de los trabajos clásicos queremos usar, descartando a los otros hasta dicho capítulo. Una elección que, a muchos, les trae de cabeza. 

De todas formas, esta reducción de variables en cada oficio evita, por ejemplo, combinaciones que aumentaban un 50% ciertas estadísticas y también ha permitido controlar ciertas mecánicas que se iban fácilmente de control... Pero ha instaurado otras que resultan igual de ridículas en los nuevos oficios. El Hechicero es, sin duda, la incorporación más interesante y descompensada de todas. Su idea era genial para mejorar a los roles mágicos, extremadamente inferiores en Bravely Default frente a los trabajos físicos, ya que consiste en añadir la metamagia (Gracias a Drive por explicarme el concepto de D&D, donde también está rotísimo) en el juego. Es decir: efectos extras que modifican las magias existentes. Así, podemos lanzar un conjuro al principio del turno, hacer que causen daño físico, dañar a todos los enemigos (o aliados), provocar que se activen cuando se causa daño sobre un personaje, que se repitan varias veces el mismo turno o que se mantengan activos durante varios turnos sobre el enemigo (o aliados).

Lo que provoca esto es que con la incorporación del Obispo, un trabajo curativo que ridiculiza al Mago Blanco porque sus curaciones funcionan en porcentaje (Y, sí, tiene habilidades que curan/reviven al 100%) puedes hacer combinaciones muy simples donde la salud de nuestro grupo nunca sufre, salvo ante ataques que nos maten de forma directa. La supervivencia en Second es extremadamente sencilla, salvo que nos vayamos a niveles de dificultad superiores, donde nos enemigos hacen un 50% de daño extra... Lo cual llega a situaciones bastante ridículas, como que en capítulos iniciales haya jefes que puedan matar a un aliado de un ataque simple.

Por si fuese poco, también tenemos un nuevo estado alterado: Fantasma, que resulta muy molesto si lo sufre un personaje que usa ataques físicos y relativamente peligroso con personajes que causen daño mágico, ya que impide la recuperación de PM... Pero que, si somos nosotros lo que lo usamos de forma activa, con estrategias concretas, nos crea a un personaje que sólo puede usar conjuros (Y nada más que conjuros), sí, pero que es absolutamente inmune al daño enemigo y, con cierta habilidad equipada, sus conjuros no cuestan PM... ¿Es que nadie vio que esto estaba rotísimo? Basta mirar Miiverse y el 100% de los que ha vencido al enemigo secreto más fuerte del juego ha usado la misma estrategia, basada en abusar de este estado alterado y el Hechicero.

Aunque, bueno, supongo que llegar a descubrir estas combinaciones es, también, parte del encanto del juego, como pasaba en Bravely Default.

Las otras mecánicas incorporadas por los nuevos trabajos resultan también muy interesantes, aunque, claro, se pierden ante las combinaciones más rotas que hemos comentado. El Exorcista es, quizás, el más original de todos, pero en general vale la pena probarlos sólo por encontrar ese punto perfecto con el que derrotar a cada enemigo sin recurrir a la misma estrategia ridícula.

Por supuesto, el sistema de reconstrucción de Norende vuelve, aunque ahora con la Luna y sustituyendo a los Némesis por los Ba'als, con un sistema de control de dificultad bastante más flexible. Tenemos un divertido minijuego de optimizar recursos a la hora de hacer peluches, que nos desbloquea canciones para escucharlas cuando queramos y ganar un dinero extra. El nuevo diario ofrece más información (Recetas y pistas de monstruos de los que aprender habilidades, por ejemplo) y nos premia por derrotar muchas veces al mismo enemigo, desbloqueando nuevas entradas con comentarios de nuestros aliados... Esto se hace pesado para los que buscan completarlo todo, pero añade un punto de humor y aporte carismático de cada personaje en la apreciación de los enemigos, además de añadir ciertos elementos históricos extras en la trama.

Puede no ser muy apreciable, pero Bravely Second ha mejorado el aspecto visual de Bravely Default en varios aspectos. Los personajes son más grandes y redondeados en las escenas de conversación, las animaciones son más variadas y fluidas, las nuevas localizaciones son incluso más hermosas que en el juego original, los diseños siguen rallando a una altura excelente para el nivel de la portátil...

La cosa es que es una secuela que se desarrolla en el mismo mundo, por lo que, evidentemente, hay mucho reciclaje: Localizaciones, enemigos, habilidades, personajes, etc. Prácticamente un 50% de Bravely Second proviene de Bravely Default. Adaptado, eso sí, pero a los que buscaran un título con la frescura y la originalidad del original no la van a poder encontrar porque, como hemos explicado, el mantener muchos elementos de Default es lo que hace que Second gane esa sensación clara de secuela directa, en un mundo que ha cambiado, pero no de forma radical en sólo dos años.

La Banda Sonora era de los aspectos que más preocupaba a los fans del título original. Revo, líder de Linked Horizon (Creadores del tema de apertura de Shingeki no Kyojin, por ejemplo) fue el músico que compuso la música de Bravely Default alrededor del propio concepto que le explicaban los desarrolladores, haciendo que la simbiosis entre localización/momento y tema musical fuese perfecta.

Sin embargo, en esta secuela él no podía ocuparse de este trabajo, por lo que Square Enix contactó con otro gran músico japonés: Ryo, de supercell, que hace una gran labor completando la Banda Sonora del título (Muchos temas de Bravely Default se mantienen intactos), aunque da la impresión de que no ha logrado un nivel tan impresionante como el de Revo, si bien en ningún momento resulta pobre. "No tan perfecta" dista mucho de ser "de baja calidad".

El título ocupará unas 40-60 horas en condiciones normales, dependiendo mucho del tiempo que nos paremos a completar el Bestiario, realizar misiones secundarias, explorar cada zona, entrenar, probar combinaciones de trabajos... 

Al contrario que en Bravely Default, aquí no se nos alargará el título de forma artificial con combates opcionales cada vez más complejos, por lo que el juego tendrá un ritmo más acondicionado a la trama principal, si bien las misiones secundarias (Que sirven para lograr nuevos trabajos, por lo que son casi obligatorias) nos moverán a una trama propia, en general bastante cómica, donde habrá que tomar una decisión que podremos cambiar más adelante.

Realmente, es un título con una duración mucho más adaptada a la portátil que el anterior, si bien muchos también se podrían quejar que pierde algo de contenido debido a esto.

La dificultad mantiene el nivel de su precuela, si bien llega a ser incluso más fácil de romper abusando de ciertos trabajos.

Bravely Second: End Layer es una secuela continuista perfecta, con muy pocos apartados realmente inferiores al juego original, unos cuantos mejorados y un final que es, sencillamente, apoteósico.

No revoluciona nada, buena parte de lo que vemos en el juego ya lo vimos en Bravely Default, pero es precisamente ese lo que busca: completar y expandir la experiencia de los fans del juego anterior. Si te gustó Default, te gustará Second. Si lo único que no te gustó de Default fue el ciclo repetitivo, te gustará Second. Si idealizas Bravely Default, puede que Bravely Second te parezca inferior (Hasta el final, espero) y si quieres una evolución grande entre Default y Second, evidentemente no la vas a encontrar aquí.

El título sabe exactamente a quién va dirigido y no ha arriesgado en ese aspecto, por lo que la impresión general, tras completarlo, siendo fan del primero, tenderá a ser satisfactoria. Y eso, con una secuela, hoy en día, es algo muy difícil de conseguir.

5 comentarios:

  1. Si tuviera que modificarle algo a este titulo le cambiaría el abuso que los usuarios pueden hacer al matar a tantos enemigos de manera continuada, por lo demás y basándome pura y exclusivamente en este análisis el titulo parece cumplir perfectamente.

    Quienes se quejan lo hacen porque evidentemente esperaban otra cosa, es discutible si estuvo bien o no el echo de que los desarrolladores hayan sido tan continuistas, pero a fin de cuentas si a los usuarios les gusta no creo que haya mucho mas problema que discutir.

    Respecto al tema de la duración, creo que esta bien que se haya eliminado toda esa extensión tan artificial que se hizo en al primera entrega, la verdad cansina, una duración de 40 a 60 es un numero bastante consistente, pero de todas formas eso es solo una estimación, no se como para otras personas, pero yo jamas cumplí con dichas estandarizaciones, siempre me extendía mucho mas.

    Respecto a lo visual, no creo que nadie pueda quejarse...seamos honestos el titulo esta sacando lo mejor de la consola de Nintendo, quejarse sobre el reciclaje, me parece un despropósito, yo no se que espera esta gente de una portátil ¬¬

    Como siempre muchas gracias por el análisis ;)

    ResponderEliminar
  2. Estoy mayoritariamente de acuerdo contigo. Sin embargo, y aún llevando solo la mitad del juego, a estas alturas ya no debería ser ninguna sorpresa que vaya a disentir en algo. Concretamente, en que los personajes sean carismáticos:

    Dejando claro que esta es mi opinión (hay pocas cualidades más subjetivas que el carisma), Yew y Magnolia me parecen unos personajes horribles. Que nadie se confunda, ya me lo pareció en su momento Agnès (a Edea tampoco la aguantaba, pero al menos el personaje tenía cierta originalidad), no tiene nada que ver con que sean nuevas incorporaciones. Au contraire (que dirían los selenitas), yo hubiese deseado que desaparecieran del mapa esas dos viejas glorias, pero si los guionistas prefieron eliminar de la ecuación a Ringabel... yo me desquito a base de críticas.

    Doña Agnès sigue siendo un cliché con patas, concretamente la típica santurrona "pura de corazón" que suelta frases rimbombantes cada vez que puede sobre la virtud, lo decente y sobre como está dispuesta a sacrificar gustosamente su vida para salvar a ese pobre perrito abandonado que se ha torcido el tobillo.

    Magnolia parece un personaje creado básicamente para introducir un romance cutre y barato en la trama y para el fanservice. Y por si te quedaba alguna duda al respecto ya se ocuparen de eliminarla con sus trajes y poses. Vamos, las estrategias más viejas y descaradas para contentar a un sector de los compradores.

    Y luego está Yew, el protagonista, cuya personalidad va dando tumbos según requiera el guion. Aunque todo hay que decirlo se caracteriza por pensar siempre lo mismo: más bien poco.

    Ante este elenco uno acaba agradeciendo el anodino personaje de Tiz y su casi relajante falta de personalidad.

    Y luego están los antagonistas, que pegan un bajón considerable respecto a los del Default... aunque de esos no voy a hablar, porque aún espero (puede que de forma bastante optimista) que mejoren en algún punto de la historia.

    Posdata: quitando eso, de momento valoro positivamente que la trama al menos tiene pretensiones de llegar a ser algo más compleja que la del Default, la banda sonora (sin llegar al nivel de la de su antecesor) y sobre todo la jugabilidad. Vamos, que no es mal juego, es una secuela bastante funcional. Sobre todo si esperabas que como mucho mantuviesen el nivel. Otra cosa sería que alguien esperase un juego mejor en todos los aspectos al primero, en cuyo caso sería decepcionante.

    ResponderEliminar
  3. Lo primero es que a mi el ciclo repetitivo del Default...no me pareció aburrido, si no al contrario, cada capitulo más complicado.

    En el Second he echado de menos el trabajo del maestro espiritual y los combates contra los portadores de esteriscos en grupo.

    Pero bueno, en general me ha gustado igual que el Default..., si es cierto que el jefe final...yo no lo veo tanto cómo el del Default xD

    Sobre los personajes, se echa en falta a Rignabel..., Yew es muy parecido a Agnés y no cambia mucho, en mi caso mi favorita es Magnolia que me recuerda a Goku de niño xD en general es muy buen juego y recomendado.

    ResponderEliminar
  4. Yo todavía no llevo muchas horas jugando pero de momento me está gustando. Ahora, un detalle que añadir a este artículo, con las voces en inglés Magnolia habla en francés pero si las pones en japonés el texto sigue siendo francés pero ella acaba hablando inglés. Simplemente es un detalle.

    En cuanto a los personajes, no me desagradan por el momento pero sí que hecho de menos a Ringabel que era mi favorito del Default.

    ResponderEliminar
  5. Esperaba este análisis y lo agradezco, aunque sigo algo dubitativo. Disfruté las 40 primeras horas de Default, pero aborrecí las 70 posteriores.

    My hype por el juego siempre ha andado algo bajo, y nada de lo que iban anunciando me acabó llamando la atención, y si bien puede que esta entrega corrija los problemas de Default, no veo ningún motivo de peso para comprarlo... Al menos por ahora, que ando escaso de tiempo, quizá más adelante, espero que se pueda comprar en físico.

    ResponderEliminar