jueves, 19 de noviembre de 2015

[Primeras Impresiones] Fallout 4

Hace algo más de una semana salió a la venta la esperadísima cuarta entrega de una de las sagas más reconocidas de Bethesda y una de las que revolucionó el género RPG durante la pasada generación: Fallout.

No exagero si digo que este ha sido uno de los lanzamientos que más expectación ha generado en todo el año, y es que habían pasado siete años desde el lanzamiento de su tercera entrega. Sí, entre medias tuvimos una entrega desarrollada por los chicos de Obsidian, Fallout: New Vegas, pero no logro el beneplácito de muchos de los fans, a pesar de que, en mi opinión, nos ofrecieron mucho más “rol” que la propia Bethesda. De todos modos, este también salió hace bastante tiempo, en 2010, por lo que es lógico pensar que había mucha gente impaciente por adentrarse en este mundo postapocalíptico de nuevo.

Y es que Fallout 4 (PC/PS4/XB1) no reinventa nada, es lo que todos esperábamos, "La guerra nunca cambia" como dirán algunos. Esta entrega tiene sus más y sus menos, porque el juego empieza mal, verdaderamente mal, pero cuando le dedicas unas cuantas horas, es cuando ves todo lo que el juego ofrece. Vale sí, los RPGs no se caracterizan por tener un inicio bestial, pero es que en este caso no parece ni que se estuviera jugando a un Fallout.

Así, pues, tras dedicarle bastantes horas y todavía sin poder comentar el final, porque no lo he alcanzado, paso a comentarios lo que me está pareciendo este título.
Todo pasa muy deprisa al principio, tanto, que como te dediques a explorar más de lo debido... Mejor me muerdo la lengua. El caso es que no tiene nada que ver con anteriores Fallout, en donde te daba tiempo al menos a saber quién eres y qué narices está pasando en este lugar. En Fallout 4 no, sales de casa, llegas al refugio y, de ahí, sales. Un inicio un poco desacertado en mi opinión.

Además, nos presentan un sistema de diálogo cuanto menos estrambótico para un título de estas características. Tendremos, como máximo, cuatro opciones donde elegir (¿arreglo para consolas…?) de las cuales, por norma general, será una para pedir información, una para sí/respuesta buena, una para no/respuesta mala y otra que, salvo en situaciones puntuales, no vale para nada.  Una cosa muy simple y que a mí no me ha gustado para nada. Además, las respuestas que sólo funcionan en ocasiones puntuales son los desafíos de persuasión, pero simplificados a una escala exagerada, donde solo influye el carisma. Además, pocas veces nos preguntarán si queremos hacer algo de una u otra forma y, si nos lo preguntan, será para que escojamos entre entrar por la izquierda o por la derecha. Las misiones son mucho más lineales que de costumbre, algo que sigo sin entender sabiendo la libertad de acción de la que puede disponer el género o, sin irnos más lejos, las que siempre había ofrecido esta serie.

Esta esta rueda de diálogo puede recordar a la ya vista en Mass Effect, en donde se adaptaba perfectamente a lo que era el juego, pero que en este caso se queda corta, MUY corta. Y es que por no tener, este título no tiene ni un sistema de reputación o karma, que ya hemos visto otras veces y que, a pesar de no ser perfecto, daba un punto más de complejidad al asunto. Lo único que puede influir en algo puede ser la facción en la que estemos o el afecto cuando hablamos con los compañeros.

Hablando de compañeros y diálogo, parece que esta vez las órdenes se pueden dar de forma más simple y cómoda, nada que ver con New Vegas. Eso sí, la IA deja mucho que desear todavía.
Dispondremos de una variopinta muchedumbre de aliados, los cuales son más inmortales de lo que me gustaría, como muchos otros NPC. Algunos están puestos de relleno, pero otros cuentan con una historia personal bastante interesante. Consiguiendo afecto con ellos, es posible que nos den misiones secundarias relacionadas con su historia o bien podremos optar a tener un romance.


A estos compañeros los encontraremos o bien completando misiones o bien recorriendo la Commonwealth, lugar en el que se desarrolla esta cuarta entrega. A priori, la zona no parece muy grande y, seguramente, muchos hayáis leído que la diagonal se recorre en 12 minutos a buen ritmo. Sí, puede que de espacio físico no sea muy grande, pero no es como otros juegos con mapas kilométricos llenos de desierto. La Commonwealth, a pesar de su estado, está llena de vida... y de problemas. Y es que cuenta con numerosas localizaciones y recovecos en los que podría estar esperándonos un valioso botín o los icónicos cabezones de Vault-Tec. Y si hay una cosa que ha demostrado Bethesda, es que el factor exploración lo dominan como nadie.

Quizá donde anden algo verdes sea en el factor construcción: Durante el juego habrá numerosas localizaciones (granjas sobre todo) que podremos tener a nuestra disposición si antes les hacemos algún tipo de favor. Una vez en nuestro poder, podremos editar su infraestructura, de manera algo limitada eso sí, pero por algo se empieza. Tendremos que construir casas y camas, o recursos para el asentamiento tales como comida, agua o defensa contra los frecuentes ataques de los saqueadores. Para ello, Bethesda ha transformado esa inútil chatarra que de poco o nada valía en entregas anteriores y la ha convertido en materia prima en potencia, pues esta chatarra, usada en los talleres, servirá para crear los componentes para edición o módulos de armas y armadura.

Porque esa es otra, las armas y armaduras también se pueden modificar, añadiendo potencia y cadencia al arma o mayor defensa contra las armas de energía en una pieza de armadura, por ejemplo. Además, habrá un equipamiento legendario que se distinguirá del resto porque tiene características tales como aumentar el daño a las extremidades o que los puntos de acción en V.A.T.S. se reduzcan a la mitad, algo bastante interesante, puesto que mucho de este equipamiento lo encontraremos en los cuerpos de los enemigos legendarios, que aparte de ser obviamente más fuertes, son capaces de mutar y regenerarse. ¿Alguien ha mencionado a Borderlands? En todo caso una mecánica de lo más interesante, aunque de nuevo, no muy pulida.

Una cosa muy relacionada con el equipamiento es el nuevo uso de la servoarmadura, convertida ahora en un “vehículo”. Primero de todo habrá un armazón, que nos otorgará extras pasivos como mayor capacidad de carga o anular el daño de las caídas. A este armazón podremos añadirle piezas de servoarmadura, que se podrán personalizar, las cuales nos otorgan un gran extra de protección y serán claves en determinadas misiones, puesto que la dificultad es algo que ha aumentado bastante comparado con otras entregas. Para usarla de forma práctica tendremos que tener en nuestro poder un tipo de célula de combustible, la cual no se encuentra en grandes cantidades, por lo que hay que usarla con moderación.

Este ajuste de dificultad puede ser debido al aumento del límite de nivel, que de primeras da para rellenar todas las perks. Yo, lo que he jugado, lo he hecho entre Muy difícil y Difícil, provocando que en algunos casos tuviera que andar con mucho ojo, porque cualquier enemigo con un poco de puntería podía hacerme pasar un mal rato.

En cuanto a estas perks, muchas son recicladas de anteriores entregas y otras son totalmente nuevas. Hay 10 por cada atributo de S.P.E.C.I.A.L., y cada una de esas tendrá un número distinto de rangos. Pero hasta ahí llega la personalización del personaje, 1 punto para extra por nivel y ya. A mí esto me hubiera parecido bien... si hubieran añadido algo más, que parece mentira que estemos hablando de un WRPG, los cuales suelen destacar por su elaborado (y en ocasiones incluso intrincado y difícil) sistema de atributos. Casi parece que han dedicado más esfuerzos en el color de las puertas de tu nueva choza que de personalizar al propio personaje. Menos mal que durante las misiones podremos encontrar revistas, que nos proporcionarán extras como recoger más carne de los animales, o mayor daño con las armas de energía. Quizá con esta medida pretendan evitar el estancamiento y fomentar la exploración, algo lógico visto desde cierto ángulo, pero que no me termina de convencer.

También se nota que Bethesda ha querido dar un toque algo más activo al título, pues en esta ocasión el V.A.T.S no para completamente el tiempo y los críticos ya no son aleatorios, sino que se acumulan a medida que realicemos aciertos en este modo, una mecánica curiosa y que a mí en particular me ha parecido interesante.

Acabando ya, Fallout 4 no me parece un mal juego, ni por asomo. Tiene muchos altibajos, es cierto, pero mejora a medida que le vas echando horas, tanto en término de historia como en jugabilidad. De los gráficos y los bugs no diré nada porque están casi en la misma medida que las de su primo Skyrim, y ya sabemos que en este tipo de juegos los gráficos no destacan demasiado y los bugs son más que frecuentes. En mi caso, salvo manos que no paran de girar, compañeros que andan del revés o Brahmanes en tejados, no puedo decir que se haya vuelto injugable. De las caídas de FPS o tiempos de carga tampoco me puedo quejar. Lo peor para mí es la espera al dormir si lo haces en un asentamiento muy poblado o al hacer el viaje rápido a un sitio muy activo, porque se te queda el juego "colgado" bastante tiempo. Por lo demás, quitando una vez que sí que hubo un bajón brutal de FPS por causas que sigo sin entender, puesto que estaba en una zona despoblada, me ha ido como la seda.

Puede que Fallout 4 no haya sido el juegazo que esperábamos tras casi más de un lustro de espera, pero, de momento, con lo que llevo jugado, ha dado la talla. Hay fallos molestos, como lo del diálogo o la personalización y que a mi parecer empeoran muchísimo la calidad del juego, más que nada porque te resta libertad en un mundo donde se supone que la libertad es tu baza principal... Pero, en fin, yo, cuantas más horas juego, más cosas descubro y más me termina gustando, porque hay que decir que está repleto de cosas para descubrir y hacer, lo cual se agradece si tenemos en cuenta la linealidad de las misiones.

Y esto es todo, decir que me ha llevado más de lo debido por problemas técnicos, pero lo bueno es que me ha servido para dar un enfoque algo más neutro y no tan crítico como el que hice en un primer momento.

Saludos y Ad Victoriam, camaradas.

3 comentarios:

  1. Había leído un par de análisis del juego y vas en la misma línea, lo que me hace notar que el juego no es para mí. No puede ser que se nos presente con un sistema de diálogos malísimo, con poca libertad (no de exploración), sin sistema de karma... Un juego que en teoría debería presumir de todo eso. Y menos una superproducción como esta.

    Precisamente he leído en algunos sitios que Fallout 4 es más shooter que RPG y eso me casaría con la idea de superproducción y los fallos que se le ven.

    Lo dicho, no parece que tenga los elementos que más valoro y ahora mismo tengo demasiado poco tiempo para disfrutar simplemente de explorar (algo aue coincido claramente, Bethesda hace esto como nadie). Aún así, geniales y muy claras impresiones, Wander ;)

    ResponderEliminar
  2. Buena entrada para hacerme a la idea de qué encontrarme!

    Coincido con M2Hero, no es mi juego. Dejé de jugar a Skyrim por aburrimiento y Fallout 3 no logró engancharme, por lo que hablas de este es un poco más de lo mismo con mejoras, cosa que para los seguidores seguramente no sea malo

    Lo que me preocupa es el tema de la rueda de decisiones. Es de sobra conocido que las consolas llevan lastrando el desarrollo de juegos en PC desde siempre pero que simplifiquen el sistema de decisiones me parece preocupante. Creo que poder deslizarse entre la lista con la crucera/pad analógico no es tan descabellado (y creo que es lo que se hacía en los títulos de Bethesda hasta ahora) Ciertamente temo porque Mass Effect siga el mismo camino, aunque espero que no :/

    ResponderEliminar
  3. Yo he jugado pocas horas, hasta llegar a Diamond City, y desde el sábado pasado que no lo he tocado (en parte porque he estado ocupado con el Devil Survivor 2). No me ha parecido mal juego, pero algo frío me ha dejado. En cuanto le eche más horas podré opinar, pero concuerdo bastante en lo dicho en el artículo. En el aspecto técnico no he notado nada mal.

    ResponderEliminar