sábado, 10 de octubre de 2015

[No todo es un RPG] Alien Isolation

Hace poco, Adell nos comentó su experiencia y opinión sobre el género del Terror en los videojuegos. Por mi parte, coincidí sobretodo en su tercera línea: "Soy un cobarde. Es así." :P

Sin embargo, creo que soy fan de estos juegos. He jugado a todos los Resident Evil de la saga principal y a los spin-offs más importantes (Code: Veronica y Revelations)... ¡Vale! Lejos de eso no he llegado a tocar nada más y, no obstante, considero que muchos de ellos han llegado a convertirse en clásicos y, algunos, como Silent Hill 2, en auténticos referentes de BUEN JUEGO, más allá de su apartado visual. Es por eso que, alguna que otra vez, cuando me aburro y no tengo nada que jugar a mano, me pongo en YouTube algún gameplay o escenas de la historia de algún juego de terror del que haya escuchado mucho: Los tres primeros Silent Hill, Haunting Ground o el primer Clock Tower, son algunos ejemplos de títulos que he "sufrido" sin llevar en mando en mi mano. Mi último caso fue Until Dawn, donde vi todos (o casi todos, porque hay muchos) los finales posibles. Por cierto, como película no estaría nada mal, tiene muchos de los tópicos de terror adolescente y su historia me interesó bastante.

Con este párrafo inicial quería dejar claro que, aún teniendo presente el terror en mi vida, no soy de experimentarlo más allá de la partida de otra persona. Sin embargo, hice una excepción con un juego concreto, porque esta criatura gobernó mis pesadillas durante mucho tiempo, y eso provocó que quisiera saber sobre ella, sobre su historia y, en cierto sentido, como derrotarla. Convirtiéndome sin querer en otro fan más de los xenomorfos.

Me acabé comprando Alien Isolation.
"En el espacio nadie podrá escuchar tus gritos." ¿Recordáis este mítico eslogan que acompañaba y presentaba a la película de Ridley Scott: Alien, el octavo pasajero? Mucho ha llovido desde que Ellen Ripley se enfrentara por primera vez a la horrenda criatura en aquella histórica película. La saga ha tenido sus cómics (incluso se ha peleado con Batman), secuelas en el cine, spin-offs, libros, hasta videojuegos. Videojuegos con una calidad siempre muy dispar, hasta llegar al último gran fiasco de la saga, esa aberración llamada Aliens Colonial Marines:



Pero sin tener en cuenta este último juego, la saga no había visto su lado más parecido a la consciencia de supervivencia en ninguna ocasión. Casi siempre eran juegos de acción donde enfrentarnos (o controlar) a estas criaturas, perdiendo una parte interesante de la trama de las películas.

Y ahí es donde entran los buenos chicos de The Creative Assembly, que han querido transportar a nuestra consola la experiencia Survival Horror más cercana que nunca a la primera película de la saga. Y el resultado, como fan, no podría ser mejor:

Amanda Ripley, hija de Ellen Ripley, la superviviente de la nave Nostromo, hace años que busca a su madre. Trabaja como ingeniera para la compañía Weyland-Yutani, que es la misma para la que trabajaban los ocupantes de la Nostromo. Este fue un incidente que nunca se pudo explicar y Amanda busca cualquier pista que la pueda hacer pasar página. Es en ese momento cuando, una nave, confirma haber encontrado la caja negra de la Nostromo. Junto al androide Samuels y la alta ejecutiva Taylor, viajarán a la estación Sevastopol ,donde se encuentra la nave con lo que buscan, a la espera de ser recogida por la compañía. Pero no todo va a ser tan fácil como parece. Pues en la estación ocurre algo: El terror se ha apropiado de la gente, los androides actúan de forma extraña y hay algo más... Amanda va a vivir la misma pesadilla que su madre, ya que un Alien anda suelto por la nave.

La historia tiene tanto puntos positivos como negativos. Por un lado, tenemos lo que vendría a ser una buena historia de ciencia ficción y terror: No estamos solos en la estación aunque así lo deseemos durante casi todo el juego. Empezando por llegar a la sala de comunicaciones, pasaremos por la enfermería para curar a una persona importante y, conforme avanzamos, nos centraremos en intentar acabar con todo esto, Alien incluido. Los puntos negativos vendrían a centrarse en que el juego da muchísimas vueltas, muchas idas y venidas, que provocan que cuando creemos que todo ha pasado, que tenemos un minuto para respirar, la cosa se distorsiona y nos vemos envueltos en un nuevo objetivo... Que algunas veces no podemos evitar ver como secundario. Por mi parte, la parte de la enfermería, cuya ambientación es magistral, no dejaba de provocar una sección de "esto es relleno" en mi cabeza, ya que curar a esa persona no haría avanzar la trama. Simplemente era una parte un poco larga para llevar tratar de crear expectación y momentos interesantes antes de llevarnos al final de la historia.

Pasemos a lo importante: Sobrevivir, el pilar fundamental del juego. Como movimientos básicos para movernos, podremos caminar, correr (que no lo usaremos a menudo) y agacharnos (Creo que si lo pulsamos una única vez bastará para completar el juego). Luego están los controles opcionales, como poder asomarnos por las esquinas para ver mejor el pasillo sin tener que arriesgarnos a salir del escondrijo y, ¿como no?, al uso de nuestra arma de trabajo para golpear cosas y abrir engranajes.

Luego está el uso de herramientas. Hay de tres tipos principales: Armas, artilugios y herramientas en sí mismas. No creo que haga falta decir lo que son las armas, pero ¡cuidado! debemos saber que ocasionar ruido de forma tan radical avisará al Alien y acudirá raudo a darnos muerte. Los artilugios los separó de las herramientas porque estos primeros se activarán por si solos en ciertos momentos, como un pirateador, con el que nos tocará resolver unos entretenidos puzzles, o también un soldador, que iremos mejorando con el paso del tiempo para poder abrirnos paso por distintas secciones de la estación.

El uso de herramientas lo cuento aparte por lo contrario, las herramientas se usan, es decir, es como un arma pero cuyo efecto suele ser más enfocado a distraer. Como buena ingeniera, Ripley es capaz de hacer una bomba con dos cables y un chicle, digo, con una serie de materiales primos. Por poner un ejemplo reciente y algo más conocido, tendremos el mismo sistema de creación que en The Last of Us. Por el mapa iremos encontrando piezas y materiales primos, las piezas son como la "moneda" para poder realizar cada objeto: Etanol, packs de recarga, jeringuillas, compuesto B...

Cada herramienta tiene un uso concreto, y saber con que te enfrentas y con que objetos cuentas es muy importante. Los emisores de sonido son la herramienta que creo más estándar: Todos los tipos de enemigos acuden a su llamada y se distraen. También podremos usar una bengala para esa función, además de para darnos luz en la oscuridad. Luego están las minas Pem, que funcionan de maravilla contra los androides pero hace poco/nada contra todo lo demás; las bombas de luz que cegarán a los humanos; o incluso podremos hacer huir, que no matar, al mismísimo Alien, si le lanzamos un molotov. Este mismo objeto digamos que no sirve de nada contra los androides, así que todo se centra en preparar y guardar tus recursos para cada situación. Según avanzas y repartidos por distintas secciones de la estación, si rebuscas bien, podrás encontrar planos para mejorar las herramientas. Con ellos, podrás hacer que tengan un mayor radio de efecto o que ganen efectos extra, como funcionar como minas detectoras.

Los enfrentamientos van a ser muy indirectos (de hecho, podemos completar todo el juego sin matar a nadie) y la clave de nuestra supervivencia va a ser en todo momento el sigilo. Aunque en el nivel Normal tendremos siempre objetos de sobra, estos son muy limitados en Difícil, modo que, por cierto, es el recomendado para jugar si queréis una verdadera experiencia de supervivencia. Muy pocas veces, y me refiero a un par contadas, cogeremos nuestra magnum o escopeta y dispararemos a los enemigos que nos acechan. Vuelvo a insistir en que vamos a tener que pensar que el Alien nos puede oír. Este enemigo es inmortal y lo más que podemos hacer es asustarlo con los llamados molotov o, como mucho, con el uso del lanzallamas que conseguiremos cerca de la mitad del juego.

Para sobrevivir a los "encuentros" con el bicho, es necesario tener muy en cuenta varios factores: El primero de todos y adelantándome en esta crítica, es el sonido. Si oímos algo por los conductos, temamos. Si escuchamos como si algo hubiera bajado del techo, temamos. Incluso si un humano nos habla o nos dispara, temamos. Porque sabemos que nuestro maldito perseguidor vendrá a por nosotros. El segundo y creo que el más importante, es el uso de nuestro sensor, la herramienta más clave en nuestra supervivencia, que nos indicará con cierta exactitud donde se encuentra todo aquello que puede hacernos daños, pero ¡cuidado! el cacharro emite cierto pitido y, si estamos muy cerca del Alien, lo escuchará. Como un tercer punto a tener en cuenta es el entorno:

Repartidos por todo Sevastopol encontraremos los planos marcados con una luz para actualizar siempre nuestro mapa. Así no nos perderemos y sabremos por donde deberemos ir. Pero lo importante no es eso, sino es conocer que puertas están abiertas y qué lugares para esconderse contienen. El Alien tiene cierto factor de error y, si estamos frente a él, pero agachados frente a una mesa, no nos llegará a ver. Sin embargo, no hay nada asegurado. Ante cualquier ruido, cualquier señal, incluso si nos escondemos en una taquilla o debajo de una mesa, si el Alien está lo suficientemente alerta, nos detectará y matará.

Y es que la IA del monstruo me ha resultado verdaderamente frustante, pero por su calidad. Parece real. Contando de nuevo este factor de error que posee, el enemigo también aprende de nuestras pautas y, si siempre nos escondemos en las taquillas o en los mismo lugares, aprenderá a inspeccionarlos para dar con nosotros. E insisto... Un enfrentamiento con él no es posible, intentarlo equivale a la muerte. No podrás huir, no podrás frenarle, tan solo gritará frente a ti, y te asesinará de la forma más cruel que te puedas imaginar.

Acostúmbrate a verle los dientes, se los vas a ver mucho durante el juego.

Y es que el peor fallo que tiene Alien: Isolation, es su excesiva frustración. A diferencia de Dark Souls en el que morir suponía solo volverlo a intentar con más ganas, el repetir tantas y tantas veces la misma sección porque el dichoso monstruito es tan jodidamente bueno, hace que pierdas un poco las ganas de jugarlo. Más de una vez el cabroncete te cogerá por sorpresa apareciendo frente a ti o dirigiéndose a la sala en la que te encuentras buscando algo a lo que asesinar. Si el bicho ve a otros humanos, los matará. Úsalos para escabullirte mientras tanto y luego saquea sus cuerpos buscando materiales.

El no poder ni siquiera desquitarte con otros enemigos hace que esta frustración aumente y, para una o dos zonas a las que no puede llegar, no compensa que te pases el 80% del juego agachado y moviéndote más lento que un caracol. A veces, arriesgarte a llegar a una zona nueva te será castigado con que el maldito organismo extraterrestre se dé la vuelta y se dirija hacía donde tu ibas, porque sí. Una vez me ocurrió que, tras haber completado una sección larga, me dirigía hacía el punto de guardado, ya que el juego se guarda en estaciones de control que tu pulsas y, mientras se guardaba, el bicho me atravesó con su cola. Esta serie de cosas pueden pasar y, si hubiera llegado a guardarse, habría tenido que elegir la opción de cargar el guardado anterior, para no obligarme a morir todo el tiempo porque al guardar tenía justo al bicho detrás de mí. ¿He dicho que este juego se puede hacer frustrante?

Todo esto, no obstante, crea la perfecta atmósfera que buscaban representar: Soledad, terror, impotencia... Lo que ha conseguido hacerme sentir, al estar hecho en primera persona, es que tú eres el que está sobreviviendo a la pesadilla. Crea una increíblemente realista sensación de que eres tú el personaje y he llegado incluso a respirar con suma cautela cuando andaba el Alien cerca, esto nunca me había pasado hasta ahora. Querer terminar el juego a toda costa porque sientes la necesidad de escapar de allí de una vez por todas. Ese estilo que se está poniendo de moda en más de un juego: Buscar que no te diviertas.

La manera de interactuar de esta manera con el jugador es algo que no muchas veces he podido encontrar, aunque tampoco es que haya probado más juegos de supervivencia aparte de los Resident Evil, así que, evidentemente, no hay ni punto de comparación entre uno y otro.

Esta impecable atmósfera no podría lograrse de otra manera que de no ser por la banda sonora y la calidad y cantidad de sonidos que escucharemos. El factor del sonido es muy importante en todo el juego, no solo a la hora de la jugabilidad, sino por todos los detalles que te harán sentir auténtico pánico. Los pitidos del sensor, el sonido del metal fundiéndose frente a tu soldador, los androides hablando, los pasos del Alien, las puertas abriéndose y cerrándose. Cada maldita cosa que escuches te pondrá en alerta y eso sin contar a la banda sonora, que te meterá de lleno en una profunda pesadilla. Aún cuando seas incapaz de ver nada, su textura tétrica te privará de estar a gusto mientras esperas al ascensor. Las voces en castellano son muy particulares, no me ha parecido que se repita ni una sola en todo el juego.

El apartado gráfico se levanta por encima de la media ofreciendo nítidas texturas, personajes que sudan y entornos variopintos. Aunque la oscuridad será el mayor color que se apreciará en toda la historia, las luces bien colocadas siempre estarán ahí para tocarte la moral. Todos los entornos que verás, prácticamente todo el juego en sí, es una masa de guiños a la primera película de la saga (así que no te extrañe que haya un gato por ahí). Así que no esperes ver ordenadores Mac o sistemas operativos de Windows. Todo tiene un toque retrofuturista: Ordenadores que parecen cajas, botones gordos y muy aprensivos, y muuuuuchos botones que pulsaremos con la palma de la mano debido a su grosor. Es curioso que el peor apartado que se pueda destacar no provengan de los entornos ni los personajes, sino del protagonista-némesis del juego. El Alien tiene el mejor aspecto visto en un juego, pero en ciertos momento notarás como que está hecho de plástico o esa sensación me dio a mí.


El juego tiene una duración bastante llamativa para tratarse de un survival. La primera partida te puede llevar tranquilamente doce horas... Pero sabiendo TODAS las veces que vas a morir las quince horas no te las quita nadie. Además, como un pequeño "coleccionable", repartidos por las secciones de la estación, encontraremos carnets de identificación y grabaciones de audio. Aunque estas últimas muchas veces serán necesarias escucharlas para continuar, en otras ocasiones nos darán pistas sobre como entrar en almacenes y otros lugares extra para satisfacer nuestra curiosidad, si es que tienes de eso en dicha situación.

Además del juego principal, contamos con tres modos extra: Superviviente, incluido en el juego y dos DLCs. En ese contenido descargable, reviviremos hechos de la primera película, por lo que manejaremos a uno de los cinco pasajeros que conocimos e intentaremos acabar con el Alien, llevando a cabo una serie de "misiones". En el segundo de esos DLCs, tomaremos el control de Ripley y reviviremos el final de la película con un nuevo enfoque y una duración algo más larga que lo visto en la cinta original. El modo Superviviente consiste en una serie de retos bastante difíciles, en los cuales no tenemos mapa, nuestro equipamiento es limitado y el Alien estará todo el rato pululando por ahí. Misiones tales como cierra la puerta central antes del minuto dos, consigue tres llaves de acceso antes de cinco minutos y supera la fase en menos de 10 minutos, pueden desesperar al más pintado, aunque si te gustan los retos, es un modo bastante entretenido y, sobre todo, rápido.

Como comenté antes, este no es un juego hecho para disfrutar, pero sí para meterte como nunca en la piel de un superviviente de un ataque del Alien. La calidad gráfica, el desarrollo de la historia, las situaciones límite que vamos a sufrir, la cantidad de guiños y referencias a la primera película. Su inquietante banda sonora... Todo está hecho para hacernos saber que lo vamos a pasar mal y, precisamente, ahí es donde reside su belleza. Su final es muy abrupto, eso sí, y la frustración te hará desear la muerte del Alien y de cada uno de sus fans. Pero no hay ninguna duda, es un juego trabajado y bien elaborado. Si te pasa como a mí y sientes la necesidad de escapar de Sevastopol, te atrapará de principio a fin.

Un perfecto organismo. Su perfección estructural sólo está igualada por su hostilidad. Admiro su pureza, es un superviviente al que no afecta la conciencia, los remordimientos, ni las fantasías de moralidad...

5 comentarios:

  1. Leí muy buena crítica, vi algo de gameplay. Se dice que es un triunfo del terror clásico por ambientación, rarísimo para un juego AAA.

    No lo voy a tocar, porque el género no me anima precisamente, pero parece dar algo que muchos fans del terror llevaban tiempo rebuscando.

    ResponderEliminar
  2. Yo hace bastante que tengo ganas de pegarme una sesión de varios survival horrors (no he tocado Resident Evil ni Silent Hill, que son los clásicos del género) y le tengo echado el ojo a este y a Until Dawn. El problema es que mi backlog de RPGs es preocupante, y no sé en qué momento de esta vida o la siguiente tendré un hueco para ellos.

    Pero en cualquier caso esta entrada hace que le tenga aún más ganas al género. Ya había oído que la IA del Alien era de las mejores hechas hasta la fecha, sólo rivalizada por la Elizabeth de Bioshock Infinite. Me preocupa mucho la frustración que pueda llegar a causar el juego, especialmente por lo que comentas de que al tratarse de un survival te ves obligado a avanzar con cautela, y tener que repetir la misma sección una vez y otra vez puede desquiciar. Pero supongo que la idea del género es esa.

    Pero vamos, que yo soy otro cobarde. Soy capaz de escuchar historias de terror o ver películas sin inmutarme, pero un videojuego está por encima de mi. Lo pasé mal con el primer Bioshock y no es un survival puro xD pero es uno de mis objetivos a medio plazo, jugar a los clásicos entre los que se encuentra este título por la buena acogida que ha tenido en general.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Pero vamos, que yo soy otro cobarde. Soy capaz de escuchar historias de terror o ver películas sin inmutarme" -> Lo dice el que se reía como un maníaco cuando Slaseven se encontraba de cara con un tío con un palo y muy malas intenciones. Ya, ya... :P

      Eliminar
    2. ¿Yo estaba asustado? Si daba esa sensación de verdad que por dentro no era así xDD

      Eliminar
  3. Una pequeña anécdota: Estaba tan enganchado al juego, que me puse a jugar en medio de clase... sin sonido... y se me hizo imposible de avanzar. Así que me puse un auricular (No preguntéis porqué, para hacer eso, no me iba de clase). Llegado un momento, cuando creía estar a salvo en un conducto de ventilación, giré una esquina y me encontré con el bicho de cara. Di tal salto en clase, que todo el mundo se me quedo mirando, y los compañeros que me estaban viendo jugar empezaron a partirse la caja.

    Y así fue como descubrí que el bicho también entra en los conductos.


    Gracias por leer, espero que lo hayáis "disfrutado". :)

    ResponderEliminar