sábado, 12 de septiembre de 2015

El coleccionismo de videojuegos retro en el género RPG

Muy buenas a todos, queridos lectores (y también lectoras, por supuesto) de Destino RPG. Una vez más, vuelve un servidor (M2Hero), en esta ocasión para traeros una entrada sobre un tema que, al menos que yo tenga constancia, no se ha tratado anteriormente en este blog. El caso es que la semana pasada tuve la ocasión de leer un artículo (recomendable, por cierto) en Vandal acerca del coleccionismo en los videojuegos y, casi al instante, se me ocurrió pensar que me apetecía dedicarle una visión al asunto en Destino RPG, pensando también que podría ser algo novedoso para esta bitácora y de vuestro interés. Si no es así, ruego que me disculpen.

Aclarar, antes de empezar, que este artículo es más una visión personal sobre un mundillo en el que estuve un par de años metido, pero ni mucho menos pretende sentar cátedra sobre como son las cosas (no en vano, es mi vivencia y experiencia en el tema la que pongo por escrito) de manera absoluta.

Así pues, me contentaría con que el artículo sirviera para descubriros esto del coleccionismo de los juegos retro (enfocado al género RPG) a los que no lo conozcáis, con daros una visión de alguien que lo ha practicado y con poder orientar un poco a aquellos que os apetezca introduciros o queráis saber cómo funciona y no hayáis tenido la oportunidad. Si de paso os entretiene, entonces estoy más que contento. ^^

El coleccionismo de videojuegos retro, como cualquier otro tipo de coleccionismo, evidentemente consiste en la compra y acumulación de títulos que, por su antigüedad temporal, se consideran clásicos. Sin embargo, varios matices se pueden hacer al respecto: ¿qué se considera un videojuego retro y qué no?

  1. Los más puristas suelen considerar como videojuego retro todo aquel que pertenece a la época de los 8 bits (con NES y Master System como los máximos exponentes), incluyéndose los ordenadores y máquinas que fascinaban en aquellos tiempos y que son incluso anteriores, con cositas como MSX, Atari 2600, etc. Cabe decir que esta no es mi visión.
  2. De manera más general y mucho más extendida, se suele considerar como videojuego retro todo (empezando por la generación de los 8 bits) hasta la era de los 32 bits, con PlayStation, Saturn y Nintendo 64 como exponentes más reconocidos. Como digo, es la concepción más amplia del término retro y a la que yo me añado también.
  3. A veces se amplía el término retro para designar también títulos de la siguiente generación (la de PlayStation 2, XBox y GameCube). No obstante, hay mucha gente que no considera juegos tan "modernos" como retro. La PS2 no está tan extendida entre los coleccionistas, pero esta generación merece atención en el presente escrito por un motivo peculiar que luego analizaremos en más detalle: La Nintendo GameCube y su relativa importancia en este mundillo coleccionista.
Delimitado lo que entendemos generalmente por videojuego retro (para mí, el segundo punto) y sabiendo que el coleccionismo se basa en conseguir esta clase de artículos, nos puede ser útil delimitar las clases de coleccionistas que hay. Básicamente son dos a los que hay que incluir una controvertida figura que aparece mucho en el mundo del coleccionismo, generando una ambigüedad bastante elevada: Los especuladores (cual mercado inmobiliario, el mundillo del coleccionismo retro tampoco se libra de estas figuras xD).

Para muchos, posiblemente el coleccionista real sea aquel que colecciona (valga la redundancia ^^u) videojuegos retro en base a un criterio fijo. Si nos vamos al extremo más exagerado, se trata de personas que intentan conseguir todos los videojuegos de un sistema concreto: "Voy a conseguir todos los juegos que aparecieron para la NES". Son gente cuyas colecciones puede constar de varios centenares de videojuegos antiguos y, en algunos casos, de millares. Aquí no suele importar tanto el valor de los juegos en sí como el hecho de completar una colección. Ejemplos más laxos los encontramos en aquella gente que colecciona títulos de una misma compañía o de una saga (en España contamos con chicos con maravillosas colecciones de franquicias como Final Fantasy o The Legend of Zelda, por decir dos de las más conocidas).

Otra clase de coleccionista bastante extendida son aquellos cuyo objetivo es conseguir una serie de videojuegos que, por el valor sentimental que tuvieron para ellos o por su valor intrínseco como grandes obras del mundillo, creen que merece la pena tener. En contraposición con los anteriores, estos generalmente sí juegan de vez en cuando a esos videojuegos antiguos, se trata más de un disfrute y acumulación de buenos clásicos que de completar una colección. No existe un criterio definido para lo que compran, salvo sus gustos o pasiones personales. Va desde gente que quiere recuperar juegos que perdió (la típica madre que regala tus consolas viejas y videojuegos, a tus primos, por ejemplo -es mi caso T_T-) a otros que quieren disfrutar de clásicos inmortales que no pudieron jugar en su momento. Muchas veces, también consiguen colecciones envidiables con el paso del tiempo, porque el coleccionismo tiende a ampliarse cada vez más (las joyas nunca se acaban xD). A este tipo se refiere sobre todo este artículo, yo los llamo coleccionistas nostálgicos. xD

Y, en tercer lugar, están los especuladores: Denostados por la mayoría de la comunidad coleccionista, a veces se da el caso de que tienen muy buenas colecciones... Pero no son duraderas, porque su objetivo a medio y largo plazo es hacer el máximo dinero posible en base a la revalorización que muchos títulos pueden tener con el paso del tiempo o de las circunstancias. Son gente que acumula buenos videojuegos retro de los que saben que valen un buen dinero, pero no para jugarlos, disfrutar de tenerlos o coleccionarlos, sino para sacarse plusvalías vendiéndolos luego más caros. Los típicos que llenaban la cesta en el Cash Converters con juegos tirados de precio y que luego han sacado auténtica pasta vendiéndolos de nuevo, esperando el momento. Como digo, la mayoría de los coleccionistas los odian porque no tienen ese amor al artículo y porque venden muy caro (además de acumular cosas que no disfrutan), pero otros opinan que, sin ellos, algunos ejemplares estarían perdidos de la mano de Dios y no habría tanta oferta (si bien esta sea cara). Una figura complicada en la que tampoco quiero entrar más.

Pero, ¿qué clase de material es el que más se colecciona o se mueve en esta especie de red global? Generalmente existen tres tipos de juegos que tienen movimiento en este mercado: Aquellos que completan colecciones, aquellos que son raros de por sí (porque tuvieron una muy mala distribución en su día, porque circulan pocas copias en buen estado, porque pasaron desapercibidos en su época o directamente porque son ediciones de coleccionista -que antes no se estilaban tanto como ahora, ni mucho menos- o rarezas en sí mismas) y aquellos que tienen una calidad tan demostrada que la gran mayoría de nostálgicos quiere tenerlos en su estantería. De este modo, buena parte de este artículo se va a dedicar a alumbrar algunos de los RPGs (o juegos similares) que se incluyen en alguna de estas categorías.

Puede que alguno se esté preguntando qué interés tiene esto o esta entrada en sí, ya que los juegos de Super Nintendo o PlayStation deben valer cuatro duros... Pues no, amigos míos. Hay juegos que valen lo mismo que una segunda mano de un título para una consola actual (sólo que no siendo actuales, claro), hay otros que valen lo mismo que una novedad de hoy en día (a pesar de ser juegos con 15 ó 20 años a sus espaldas)... Y hay otros que multiplican por tres, por cuatro o incluso por más cantidad dichos valores. Estamos hablando de juegos de la década de los 90 por los que se pagan, hoy en día, 100 ó 200 euros... ¡De segunda mano! Cuando aparece algo así, precintado, el mundillo se vuelve loco y no es raro pasar los 200-300 euros por alguno de esos títulos. Un especulador con buena mano y que venda tres títulos de Super Nintendo a buen precio (sin precintar), puede comprarse tranquilamente una PlayStation 4 nuevecita, por poneros el símil. ¿Pilláis ahora el interés del tema?

El caso es que, si bien casi siempre ha habido coleccionismo, no fue hasta 2010 (diría yo y creo que se acepta comúnmente) cuando el mercado de este estilo se saturó y la gente se lanzó como loca a comprar juegos retro. Lo que algunos llamaban "gafapastismo" se extendió hasta tintes insospechados y, quien más quien menos, aficionado a los videojuegos, se planteaba coleccionar unos títulos antiguos. La nostalgia, por supuesto, tiene un gran impacto en esta clase de actuaciones, pero también el aumento de poder adquisitivo: En una industria tan sentimental para sus consumidores como la del videojuego, tarde o temprano te planteas extender tus adquisiciones no sólo hacia delante, sino también hacia atrás, para hacerte con esos títulos que perdiste por algún motivo, por jugar a aquellos que se te quedaron en el tintero. Si tienes poder adquisitivo, desde luego es un mercado interesante. Muchos estaréis pensando que para eso ya tenemos los emuladores... Pero no me iréis a comparar la fría ROM en crudo con el encanto del cartucho, su manual de instrucciones y su caja de cartón, ¿verdad? :P

A algunos coleccionistas no les gustó este "boom" a partir de 2010 (año arriba o año abajo según a quién preguntes), generalmente porque al haber más demanda de retro, todo se encareció y se hizo más escaso, aunque también más fácil de encontrar (sobre todo por internet), creo yo. Hace 6 ó 7 años no era raro encontrar cosas como Final Fantasy VII en Cash Converters por 7€ (y poca gente le echaba el ojo), mientras que hoy en día es difícil verlo bajar de 40, si está en buen estado. Obviamente las tiendas de segunda mano genéricas como la que nombro se dieron cuenta del percal (incluso gente que ya no estaba interesada en videojuegos pero que tenía muchos artículos retro) y, con el bombo y platillo, los precios subieron. Si me preguntáis a mí, la moda de coleccionar o comprar retro ha llegado, parece, que para quedarse.

La mítica PSX de Adell con su pegatina de Bichos y su FF VII. Puro amor retro.

A continuación, lo que pretendo es dar algunas pequeñas muestras, por generaciones (hasta puede servir de bonito complemento a la tercera entrega del podcast de Destino RPG), de lo que valen en el mercado retro algunos de los RPGs (o juegos con toques de RPG) más recordados y queridos, además del por qué teórico de ese precio. No voy a seguir ningún criterio concreto para elegirlos, habiendo un poco de todo: aquellos que traían algún complemento (mapa, guía, CD extra...), los RPGs que me son más queridos, los que más resaltan en cada generación, los que mayor plusvalía han obtenido con el paso del tiempo... 

Se debe entender que los precios son muy orientativos y sirven más para contentar vuestra curiosidad (además de señalar lo que valen de media) que para ejercer de baremo absoluto y certero. Debe entenderse que el precio de los juegos retro cambia con el paso del tiempo y lo que hoy vale X, mañana vale Y, habiéndose devaluado o ganado valor por motivos muy diversos. Tampoco soy de los que se fían de precios de eBay, porque una cosa es pedir auténticas burradas y otra que después se llegue a pagar eso o no. El mercado en el que yo me movía era más realista. Además, el estado concreto y los componentes que incluye un videojuego pueden cambiar mucho su precio (¿está completo? ¿Precintado? ¿No está precintado pero está impoluto?) Por último, me centro sobre todo en material europeo y, sobre todo, español, pues normalmente los coleccionistas nostálgicos buscan el material en la edición de su país. Aclarado todo eso pues, vamos al lío.

A modo orientativo, en cada generación pondré el precio medio de los títulos en esos tiempos: en este caso, unas 8000-9000 pesetas (48-54€ actuales). Esto nos sirve para comparar si los juegos se han revalorizado o no.

Realmente es difícil señalar auténticas joyas retro de esta generación que, además, tengan cierta presencia en el mercado del que hablamos. Recordemos que no llegaban tantos RPGs en esos tiempos por estos lares y que la explosión de más clásicos del género se vivió con las dos siguientes generaciones. Sin embargo, sí hay un caso que merece la pena comentar en la NES, aunque sea más cercano al rol de acción o a la aventura que al RPG propiamente dicho: The Legend of Zelda, el primero y original.

Si recordamos bien, este juego nos llegó a España en una edición con cartucho dorado y un mapa del juego dentro de la caja. Pues bien, una edición de este Zelda en buen estado (no precintado), con un cartucho que se mantega bien doradito (no es raro que algunos destiñesen y se pusieran más bien plateados, además de que se supone que salió otra tirada que ya no era dorada, sino plateada... Es un tema muy complicado cuando se mira el estado de este juego xD) e incluya su mapa, manual y caja puede valer entre 70 y 80 €. Lo que supone doblar prácticamente el precio que valía nuevo en su día, hace casi 25 años. Una copia en la que falte algún componente (el mapa, generalmente) o que el cartucho no esté tan dorado puede rondar los 40-50 € sin problema. Un buen precio para hacerse con él si lo veis por ahí completo y en buen estado rondaría los 50 €.

Precio medio: Había de todo, desde las 9000 pesetas (56€) hasta alguno que tocaba las 10 u 11000 (60-66€), hablando de Super Nintendo. En Mega Drive solían ser ligeramente más baratos (8000 pesetas -> 48€ al cambio).

Posiblemente, la generación más loca en cuanto a precios, si atendemos a la antigüedad que tienen los títulos. A unos pocos títulos emblema que circulan por ahí  los precios que pueden llegar a alcanzar son delirantes. Es muy, muy, pero que muy difícil encontrar títulos de Super Nintendo en buen estado (caja de cartón, manual y cartucho) que bajen de los 50€, a poco que el título sea decentillo. Pero hay algunos que superan ese valor con creces. Vamos a pegar un vistazo a unos cuantos RPGs (o similares) de los más emblemáticos:
  • Si comentábamos el caso de Zelda en NES, en Super NES tampoco nos quedamos cortos: un The Legend of Zelda A Link to the Past que esté en buen estado y completo puede costar desde los 70€ (buen estado pero tocadete, y siendo casi ganga) a los 90€, sabiendo buscar. Sin embargo, si el estado es muy bueno, lo habitual es pedir entre los 100 y los 120€. En casos excepcionales, se pide en torno a los 150€. Lo bueno es que la gente lo paga. También existe una edición que era algo así como Nintendo Classics (caja roja y con un sello de Mario dorado, un precursor de los Platinum de PlayStation o los Player's Choice de Nintendo 64) algo menos valorada: En torno a los 70€ es un precio habitual por ella si está en buen estado. Como veis, nos movemos entre cifras de novedad actual y el doble.
  • Otro Action RPG de la época que se paga muy bien es Illusion of Time, generalmente por el valor nostálgico que tiene como primer RPG que nos llegó en español para SNES (si no recuerdo mal). Al igual que con el siguiente de la lista, existe una edición en caja grande que traía algún tipo de libro de pistas que encarece, más si cabe, el producto de segunda mano. Por un Illusion of Time bien conservado se piden no menos de 90€ y tampoco es raro verlo pasar de los 100.
  • Pero el que de verdad lo peta es nuestro querido Terranigma: Un juego que a España llegó en el ciclo final de la Super Nintendo y, quizá, pudo pasar desapercibido en la época pese a su gran calidad. Personalmente, Terranigma no es tan fácil de ver en este mundillo como los dos anteriores y no es usual verlo por debajo de los 110-120€ a poco que esté completo y en buen estado, llegando sin despeinarse a cifras de 180-200€ según la escasez del momento, que traiga la guía del Club Nintendo y otros detalles. Con esto, Terranigma, 20 años después y siendo de segunda mano, triplicaría su precio de salida original.
A esto me refiero con lo de edición Nintendo Classics (La del medio). Este tipo de colecciones a bajo precio, como los Platinum, suelen tener menos valor para los coleccionistas y el precio baja.

Esos tres son los casos más llamativos de Super Nintendo, aunque por otros como Lufia II o Secret of Evermore también se suelen pedir fácilmente 70-80€ o algo más dependiendo del caso. Como véis, generalmente se trata de Action RPGs, cosa que ocurre de manera muy parecida en Mega Drive, pues por aquella época no nos llegaban demasiados RPGs por turnos a España. En el caso de Mega Drive, hay dos juegos a destacar:
  • Story of Thor: Un juego que ronda los 30-50€ si viene completo y en buen estado. En general, los precios de retro en Mega Drive son bastante más bajos que los de SNES y este es un buen ejemplo. Aún así, Story of Thor vale lo mismo desprecintado que nuevo hace más de 15 años.
  • Otro caso parecido pero ligeramente más caro es el de Soleil, ese mítico RPG de acción a la imagen y semejanza de Zelda: Su precio de salida normalmente suelen rondar los 50€ si tiene la caja, el manual y el cartucho. No obstante, a veces se piden 70-80€ por él.
Foto de mi colección personal. Soleil en este estado no baja de 50€ excepto en casos de suerte extrema (es una de las adquisiciones de las que me siento más orgulloso ^^).

Precio medio: Muy variable. Desde las 3000-5000 pesetas de los Platinum (entre 18 y 30€) hasta las 8000-9000 de los juegos nuevos de PlayStation (48-56€) o Saturn. Luego tenemos a Nintendo 64, cuyos cartuchos podían pasar las 10.000 pesetas (60€) para llegar a las 12000 ó 13000 (72-78€) y, en algunos casos (¿me oíste, Turok?) incluso más.

Posiblemente la generación donde más RPGs que mantienen bien el precio en el mercadillo del coleccionismo encontramos, fruto sin duda de al eclosión brutal del género en Europa en esa época. Entre los RPGs más destacados o que obtienen más plusvalía encontramos:
  • Los tres Final Fantasy numéricos. Es raro, porque como apuntan algunos entendidos, estos Final Fantasy fueron distribuidos más que de sobra (hay muchos, no son raros, por tanto) e incluso se pide un buen dinero por sus ediciones Platinum. Se nota que la nostalgia y el componente fan es lo que imperan en este caso. De los tres, FF VII y FF VIII son algo más caros que el IX y comparten un precio similar: Desde los 40€ si el juego está completo (Con sus 3-4 CDs) y en buen estado pero con alguna cosilla (un crujimiento de caja -muy común, sea dicho, en los juegos de PSX-, un CD más rayado de la cuenta -otro problema común de esta consola-) hasta los 70€ con los que algunos se pueden descolgar. La regla general para FF IX es restarle 10€ a esos precios: Entre los 35 y los 60€ se suelen pedir por él. Como podéis ver, valdrían lo mismo que en sus fechas de salida. Cabe reseñar una curiosidad: Hay una tirada de FF IX PAL Españoles que tenían la serigrafía de uno de los discos repetida (vamos, que la imagen en el disco que salían en el CD 3 -si mal no recuerdo- estaba también en el CD 4, cuando debería ser diferente). Esto es una rareza de forma clara y ni idea de lo que pueden pedir por ello.
  • Alundra es otro juego que guarda un precio cercano al que tenía cuando salió. El motivo principal creo que se corresponde a que Alundra fue relativamente poco vendido en nuestro país, con el auge que suponían en aquel momento los juegos tridimensionales. El resultado es que la aventura que evoluciona la fórmula Zelda suele rondar los 40-60€ según estado y componentes.
Otra foto de mi colección personal. En este caso, la caja está un poco tocada (se soluciona limpiando con alcohol el pegamento de una pegatina, pero a veces es arriesgado, hacedme caso xD).
  • Ay, los Suikoden. A poco que estén en buen estado, su halo de RPGs míticos que no fueron tan jugados como los Final Fantasy los sitúa a precios muy, muy elevados. Pedir menos de 70€ por un Suikoden (sea el 1 o el 2) es muy poco común. Su precio medio suele ser los 90€ (más elevados para la segunda entrega), pero no es nada raro que se pidan 110-120€ por ellos, más que duplicando sus precios de salida. Sin duda, de los más queridos de la generación entre los coleccionistas.
  • Otro juego que ha contado con unas Experiencias Roleras en este blog ha sido FF VI y constituye un caso especial en la versión para PSX. Algunos recordaréis que FF VI traía, en sus primeras tiradas, un DVD extra con una demo de FF X. El precio de FF VI sin esa demo no es excesivamente alto: 20-30€. Sin embargo, con la demo no es difícil que toque los 40-50€ si el resto del paquete acompaña. Por la demo he visto pagar, en el caso del CD suelto, 15-20€ sin problema por gente que quería completar su FF VI de PSX.
Foto de mi colección personal. Es barato encontrar FF VI para PSX, pero que incorpore la demo de FF X (es decir, que vaya completo) es otro tema. En mi caso, tuve que obtener el DVD de la demo por separado tiempo después, pues no venía cuando lo conseguí originalmente. Tanto este como Alundra son buenos ejemplos de que negociando con amigos se puede conseguir retro a buen precio (ver más abajo en el texto)
  • Por el blog también se ha paseado otro título con ciertos componentes roleros, Tombi!. Un juego distinto que, por su vitola de título de culto, mantiene muy bien el valor en el mercado retro. Tanto por la primera como por la segunda parte, es imposible (creo yo) ver Tombi! o su secuela por debajo de los 50-60€, siendo los 70-80€ un precio muy común por las aventuras de los cerdiablos. Una de las espinitas más grandes que no he podido sacarme todavía y que no es de los más vendidos o que más aparezcan vendiéndose por ahí.
  • Pero el rey indiscutible de los juegos revalorizados con toques de RPG en PSX es, sin lugar a dudas, el grandioso Castlevania: Symphony of the Night. Un juego del que muchas publicaciones de la época se rieron en su momento porque era en 2D, y que se ha ganado el status de mejor Castlevania de la saga (es el Ocarina of Time de esta franquicia, por poner el ejemplo). Quizá, por esos motivos, ganó signo de rareza y es un juego que no baja de 100€ lo mires por donde lo mires (completo y en versión española), siendo los 140€ un precio habitual por él. Si bajáis hasta cerca del final de este artículo, sabréis lo que se puede llegar a pagar por el gran SoTN.
  • Y si hay un RPG que no le va a la zaga es Legend of Dragoon de Sony. Algo pasa con él (los expertos como Macrox que me lo expliquen) que ganó status de juego de culto y se paga bastante bien. Por Legend of Dragoon se sacan 100-140€ como norma. Incluso se ven pagar burradas por alguno de sus discos suelto, sin nada más.
La Nintendo 64 no gozó ni de lejos de tantos buenos RPGs, si bien no se paga mal por algunos de sus títulos. En el caso de los Zeldas, los 40-60€ no los quita nadie por un Ocarina of Time en buen estado con el libro de traducción, si bien el Majora's Mask suele salir un poquito más barato. Paper Mario 64 tampoco es un título baladí y pasar los 60-70€ por él suele ser frecuente, alcanzado en ocasiones los 100€ sin problemas.

Muchos no consideran la generación de los 128 bits como retro y, de hecho, si bien algunos juegos de PlayStation 2 no se pagan mal, en general muchos salen baratos (incluso siendo buenos) y no alcanzan grandes plusvalías por no decir ninguna (es raro el juego de PS2 por el que ahora se paga lo mismo o más de lo que costaba hace 10 años). Sin embargo, hay un caso especial para los coleccionistas, una consola que suele tener el cariño de muchos (a posteriori, debo decir) y que suele ser apuesta segura para ganar un dinero si se tienen juegos para ella: Hablo de la Nintendo Game Cube.

Como consola poco vendida en su generación (especialmente si comparamos con el monstruo en ventas que fue PS2), Game Cube pasó desapercibida para algunos y tiene grandes joyitas del género RPG, joyitas que algunos coleccionistas nostálgicos quieren recuperar ahora. En general, todos los juegos de Game Cube han mantenido el tipo con respecto a su precio y no se venden mal pese a su recencia, pero los más destacados de nuestro género predilecto son:
  • Tales of Symphonia: Para muchos, el Final Fantasy VII de la saga Tales of, en cuanto a que fue el primer título con el que empezaron en dicha franquicia. Por ToS se piden por norma general no menos de 35€ y no es raro que alcance los 50€, si el estado es bueno. Como vemos, no son precios tan altos como los de los 16 bits o los 32, pero implican que este juego no ha perdido prácticamente valor desde su salida, ni siquiera tras los remasters HD que salieron para PS3.
  • Paper Mario La Puerta Milenaria: Me gusta ponerlo porque es un juego relativamente poco conocido para el gran público RPG y que atesora una calidad bastante alta. Normalmente se mueve entre los 35 y los 45€ si se encuentra en buen estado.
  • Baten Kaitos: Por la primera entrega de Baten Kaitos, el título de Monolith que nos llegó a España, se pagan habitualmente más de 50€. Tiene más vitola de título de culto o poco conocido que los dos anteriores y su precio habitual ronda los 70-80€ sin ningún tipo de problema, suponiendo una cierta plusvalía respecto a su precio de salida, si bien no sea exagerada.
Puede que a alguno, si no os ha matado ya del aburrimiento esta extensísima entrada, os haya picado el gusanillo del tema retro y hayáis decidido adquirir alguno de estos míticos títulos o bien curiosear un poco en el mundillo y echar un vistazo. En ambos casos, pero sobre todo en el primero, es posible que os estéis preguntando dónde podéis mirar, pues es evidente que no es tan fácil encontrar títulos retro (aunque, con la moda de los últimos años, empieza a aparecer con más visiblidad y frecuencia). ¿Por dónde podéis curiosear o comprar algo de retro entonces?

La respuesta más evidente nos dice que en eBay. De verdad os digo: He usado esta plataforma y la detesto cada vez más por diversos motivos (el principal, que se ha convertido en una web más de precios directos ultra-caros que de subastas, que es de lo que se suponía que iba), pero su valor para el mercado retro es incalculable, tanto que algunos marcan los valores de los títulos en base a los precios que marcan los usuarios de eBay para ellos, cosa que personalmente considero injusta porque normalmente están inflados y algunas burradas no se pagarán por más que se pongan esos precios. Sin embargo, una cosa buena si tiene: Es tan enorme que es casi imposible no encontrar cualquier cosa que busques, en cualquier momento. Otra cosa es que estés dispuesto a pagar lo que pidan, pero si uno quiere curiosear o tiene dinero de sobra en el bolsillo, eBay es su sitio.

Existen otras páginas de segunda mano online, siendo en España las más conocidas Segunda Mano y Mil Anuncios (que antes eran periódicos de compra-venta xD), donde se puede encontrar algo de retro. Normalmente los precios también están inflados y no conceden tantas garantías como en eBay a nivel de seguridad, pero nos pueden valer para encontrar alguna cosa concreta o por nuestra ciudad.

Sin embargo, a mí los que más me gustan son los mercadillos entre usuarios que ofrecen algunas páginas de videojuegos muy conocidas como Meristation o El Otro Lado. Sus foros, convertidos en mercadillos (ya sea del retro o de videojuego actual), se convierten en auténticos bazares online donde cada uno ofrece y demanda lo que le apetece, y otros usuarios que disponen de ello aparecen para ofrecer o comprar (o incluso cambiar un título por otro). No es tan inmediato como eBay, pues dar con el videojuego que queremos nos puede costar semanas o incluso meses de búsqueda y paciencia (otras, es cuestión de horas o instantáneo incluso), pero tiene su magia y los precios suelen ser más ajustados que los de eBay, además de formarse un sentido de comunidad o buen rollo con otros usuarios muy raro de ver en las páginas más genéricas.

Generalmente, los tratos se cierran con algún tipo de sistema incluido en las plataformas para foros de esas páginas, tienen que estar a la vista de todos (no vale hacer negociaciones en secreto, excepto para pasar datos personales como la dirección de envío o números de cuenta para transferencias e ingresos) y funcionan bajo un sistema de votos (al estilo de eBay) donde comprador y vendedor se dan una valoración positiva o negativa después del intercambio. Esto genera un sistema de reputación donde, en virtud de esa gran máxima de nosotros los psicólogos ("El mejor predictor de la conducta futura es la conducta pasada"), se entiende que el que tiene muchos tratos positivos es una persona fiable y que va a seguir cumpliendo en el futuro. Muchas personas no se fían de estos métodos porque no se sienten amparados por un gran nombre como eBay, pero a mí me avalan una cincuentena prácticamente de tratos en Meristation y jamás he tenido ningún problema ;). El método más divertido para mi gusto.

Pero M2, ¿podemos encontrar retro en tiendas físicas y no sólo en internet? Por supuesto que sí, amigos míos, pero no es tan sencillo. En mis viajes por España, normalmente me gusta dedicar una tarde o un día entero a patearme las ciudades en busca de tiendas de videojuegos (para esto, informarse antes por la red viene de perlas) y debo decir que cada región o ciudad es un mundo en este sentido. Hay algunas que tienen un buen mercado retro en cuanto a tiendas que cuentan con esta clase de artículos y hay otras que sencillamente no, fuera parte de los típicos Converters (que cada vez recomiendo menos por lo elevado de sus precios y el estado generalmente malo de su material). Si debo hablar de ciudades en las que he estado últimamente, Madrid, Barcelona y Valencia no son malas ciudades para el retro. Bilbao, por ejemplo, es una ciudad que no tiene mucha tradición de ello (con todos mis respetos). 

Como algunos quizá sabréis, yo vivo en Palma de Mallorca y aquí por suerte sí contamos con tres o cuatro establecimientos que cuentan con material retro y cuidan este aspecto. Las tiendas generalmente tienen un precio similar al que podemos encontrar entre particulares en mercadillos de foros como los que he dicho, o ligeramente más alto, pero cuentan con la ventaja de que puedes ver el producto in situ. No me gusta hacer publicidad gratuita, pero si algún lector de Mallorca lee esto y no la conoce, Digital Dreams, de mi buen amigo Sergio, es una tienda de referencia: Bastante material retro, con un trato muy agradable y de parte de uno de los mayores coleccionistas de la isla (coleccionista hardcore, de los de Neo Geo xD).

Sergio y su mujer (cosplayeada de Daenerys ^^) en el Mallorca Game de este verano. En su stand había alguna que otra joyita retro, os lo aseguro.

A modo de curiosidad, también podemos acudir a los mercadillos o rastros de nuestras localidades, pues con la moda retro, material como este puede aparecer en los puestecillos de la gente. No suelen estar en buen estado como norma (aunque hay honrosísimas excepciones), pero el precio más o menos es aceptable (excepto gente que quiere pasarse de lista) y puedes ver el material también en el momento (aunque no probarlo y luego no tienes tantas garantías como en una tienda, en teoría).

Al margen de eso, otra alternativa que nos queda y que, increíblemente funciona (yo soy prueba viviente), es hablar con amigos que sepamos que jugaban a videojuegos en épocas pretéritas. Hay gente que guarda todo, aunque ya no le dé valor, y que puede estar dispuesta a venderlo a un buen precio para nosotros, con tal de que no le ocupe más espacio, o incluso a regalarnos algunas cosas (yo, sin ir más lejos, he regalado retro de mi colección a amigos y familiares cuando dejé el mundillo). Suena tonto, pero es una buena fuente de buen material a precio barato en muchos casos (mi Alundra y mi FF VI así lo atestiguan, por ejemplo).

Soy consciente de que la entrada es realmente larga, pero no quería dejar esta visión sin daros cuatro consignas sobre los grandes problemas que asolan al coleccionista de videojuegos retro, a modo de puntos:
  1. Nunca acabas. En serio, nunca acabas. Por muy seguro de ti mismo que estés, el retro tiene su gusanillo, y cuando cazas un juego a buen precio, lo normal es querer otro. Hay juegos que te gustaría tener pero que asumes que nunca vas a conseguir, o bien no estás dispuesto a pagar los más de 100€ que valen esos Terranigma, Castlevania SOTN, Suikoden... Es una afición que puede hacerse interminable y, claramente, cara.
  2. La paciencia. Si decimos que es una afición cara, también cabe reseñar que tiene su magia el estar esperando semanas o meses para encontrar aquello que quieres a buen precio. Pero para eso se debe tener paciencia. Disfrutar de cada adquisición en buen estado, del tiempo y el "rastreo y búsqueda" que te ha costado encontrar ese juego concreto (en mi caso, fue el Soleil). He visto gente empezar a coleccionar retro y dejarlo muy pronto porque no tienen esa paciencia que hace falta para mirar día tras día en busca de lo que quieres a un precio aceptable.
  3. El tiempo. Ya no es sólo tener paciencia, es que si eres de según qué tipo de coleccionista no completista, vas a querer jugar a esos títulos que con tanto esfuerzo te has comprado. ¿Cómo leches una persona adulta que a duras penas puede llevar al día su backlog de juegos actuales pendientes puede también jugar a juegos retro? En serio, no se puede. Al final o dejas de jugar a lo moderno (hay gente que lo acaba haciendo) o decides dejar lo retro para volverte a montar en el hype train y en la actualidad. xD
  4. El estado de los juegos. Demonios, es prácticamente imposible encontrar algunos juegos en muy buen estado, o bien es tremendamente caro. Hay juegos que sabes que nunca encontrarás en el estado o al precio que quisieras y tienes que asumirlo. Como dijo un amigo mío "hay un material que vale más al peso que el oro y es el maldito cartón de las cajas de los juegos de SNES y N64". Sí, esas cajas de cartón que tú mismo cuando eras pequeño o tu madre tirabais. Esas cajas que marcan la diferencia entre que un cartucho valga 25€ o el juego completo valga 120€. Y no sólo eso: los CDs se rayan tremedamente fácil, los plásticos de las cajas de PSX se crujen con sólo mirarlos... Cuidar de tu colección y, si eres quisquilloso, encontrar material en el estado que quieres, no es fácil.
  5. El hecho de comprar por internet a particulares. Hay que asumirlo, si coleccionas retro y no vives en Madrid o Barcelona, lo tienes relativamente mal, pues la mayoría del material no estará en tu ciudad o comunidad autónoma, por lo que toca tirar de compra-venta por internet. Para muchos no supone un problema, para otros sí lo es. En mi caso, cero problemas en casi medio centenar de tratos (incluyendo también material actual). En otros casos, peleas, grandes pérdidas de dinero, estafas... Los sistema de reputación ayudan, pero hasta cierto punto y siempre puedes caer. Generalmente se paga por adelantado o se envía por adelantado si tienes menos votos que la otra persona, y eso son normas implícitas que diferencian que los tratos salgan o no. Mucha gente por ahí no pasa. Cabe añadir también que el envío de juegos conlleva un gasto (normalmente se envía por certificado, unos 5-6€, en sobre acolchado) que le suma unos euros al coste y suelen ir a cuenta del comprador.
  6. Las repros. Si bien no son demasiado comunes, al menos por el momento, las repros son un peligro para el coleccionista menos experto. Las repros son reproducciones, y generalmente son las cajas de cartón lo que se reproduce: Cajas que no son las auténticas del juego en cuestión, pero están bien hechas y lo parecen (cuando una caja de cartón parece sospechosamente nueva, es porque posiblemente sea una repro... O porque su anterior dueño era de personalidad obsesivo-compulsiva xD). A alguno se la habrán colado con estas repros seguro. Hay otros coleccionistas que gustan de las repros cuando no pueden conseguir la caja original, ojo.
Tampoco quiero dejar la entrada sin dar una pequeña visión de lo que fueron mis 3 añitos más o menos coleccionando retro en serio (antes coleccioné algunos años pero con menos actividad). En mi caso, tiré por lo evidente: Recuperar mi colección perdida (NES y N64 sobre todo), adquirir los juegos clásicos de mi infancia que me gustaron pero no tenía o que no pude jugar (vamos, alimentar mi Mega Drive y hacerme con una Super NES que nunca tuve ^^u) y expandir mi gran videoteca de juegos de PSX. Metas no demasiado ambiciosas a decir verdad y que hacen que casi no me pudiera considerar coleccionista.

Cuando compraba retro activamente, fácilmente dedicaba una hora al día (cada día) a mirar por webs y foros en búsqueda de mis objetivos de compra. Personalmente me propuse no gastarme más de 35-40€ por juego, lo que te hace asumir que algunos títulos no los podrás conseguir nunca, reservándome llegar a los 50€ para títulos realmente especiales (nunca llegué a gastar tanto en un único juego retro). Cada semana o cada dos dedicaba una tarde a patearme los establecimientos de Palma donde tienen retro, por si cazaba algo, aunque la gran mayoría de mis compras eran por internet.

En mi caso, me gustaba ampliar mi colección y jugar a los títulos clásicos (tele de tubo incluida, que es donde mejor se disfrutan, hombre xD), pero sobre todo tener la paciencia y mirar el mercado para ver si encontraba gangas y tal, era como un divertimento en sí mismo. Incluso he comprado retro para otra gente, porque para mí era entretenido rastrear los foros y demás.

Pero llegué a un momento donde, por varios factores, decidí dejar el tema del coleccionismo retro. En mi caso, se debió especialmente a tres cosas: Dinero, estancamiento y backlog infinito. Cuando más retro coleccioné fue en la época universitaria, donde contaba con trabajo durante el curso que me permitía ese gasto. Cuando concluí los estudios y estuve en el paro, me di cuenta de que no podía seguir comprando retro. No era un comprador de grandes gastos ni a tope, pero los 50-100€ en retro mensuales nadie te los quita de vez en cuando si vas en serio, y si además compras juegos nuevos actuales, mal vamos. Hoy, aunque tengo trabajo, pienso que si mi mujer me viera gastar 100€ en alguno de esos míticos títulos de hace 20 años, me pegaba dos tortas (ella nunca entendió mucho esto del retro, pese a que lo hemos hablado varias veces xD).

¿Una colección como esta y tan bien ordenada? Mi sueño húmedo ^^u.

El tema del estancamiento es importante también: Cuando acabé con mi colección de Mega Drive, me sentí tan realizado que pegué un parón importante. En PSX llegué a tener cerca de 60-70 juegazos y ya conseguir lo que quedaba (básicamente Tombi!, Suikoden y Castlevania SOTN) iba a ser prácticamente imposible a buen precio. Uniendo eso a que Super Nintendo (con lo que estaba por aquel entonces) era terriblemente cara de coleccionar, pensé que era buen momento para dejarlo.

Pero lo que más me fastidiaba era el backlog infinito como lo llamo yo: Coleccionar retro con intención de ir jugando lo que compras (pese a que muchos juegos antiguos sean más cortos, aunque más difíciles, eso sí) y al mismo tiempo ir adelante con tu PS3, tu DS, tu 3DS... Es imposible para las obligaciones de la vida adulta, en serio, no hay horas suficientes al mes para jugar xD. Eso fue lo que me terminó de animar a parar de coleccionar: la vista hacia el futuro. ^^u

Dicho esto, cerré mi humilde y pequeña (pero muy sentimental) colección de Mega Drive, vendí varias de mis cosas de PSX (intentando guardar las que más valoraba) y Super Nintendo, y otras las regalé a allegados (siempre estará el fan total de Metal Gear o Final Fantasy que agradece más que tú, incluso, el tener esos juegos). Con la tontería, me saqué la 3DS casi de salida gratis y recuperé casi todo lo que había gastado en el último año, que es lo bueno del retro, que no tiende a perder valor o pierde muy poco. :P

Si hoy me preguntáis, ya no me considero coleccionista nostálgico, si bien de vez en cuando aún pego algún vistazo por los foros y, si viera una ganga, para mí que la compraría xD. Dos apuntes curiosos más personales:

Si no coleccionas el catálogo de esta mítica máquina, no eres hardcore en este mundillo xD.

  • ¿Cuál creo que es el sistema más fastidioso/caro de coleccionar? Respuesta corta: Neo Geo. En serio, los malditos cartuchos de AES valen uno o más MILLARES de euros. Me dan demasiada envidia los coleccionistas de esta mítica bestia del hardware, pero no, gracias. Si me voy a mi experiencia personal, Super Nintendo. Las malditas cajas de cartón que "valen más que el oro" encarecen cualquier juego de SNES hasta más allá de lo que los bolsillos pobres podemos aguantar. ^^u
  • ¿Cuál es el mayor importe que HE VISTO pagar por un juego retro? 190 eurazos, en efectivo y en mano por el Castlevania Symphony of the Night de segunda mano (completo, eso sí). Hará unos años en una de las tiendas que tienen retro aquí en Palma.
Y hasta aquí llego, mis queridos amigos de Destino RPG, consciente de que esto entero se lo habrá leído Adell al revisarlo (y tengo mis dudas :P -Sí, me lo he leído y te he maldecido 200 veces cuando me puse a meter cabeceras para cada cosa y seguías metiendo temas. xD Te salvas porque es interesante-) y pocos más. Sin embargo, es una entrada un poco personal, de un tema que me gusta y que creo que no se había tratado en el blog, puede ser interesante y he disfrutado escribiéndola. Espero que a alguien le haya servido de algo o le haya entretenido.

Por mi parte, decir que me dejo en el tintero varias cosas, como un pequeño glosario de términos del mundillo (baste decir que completo se refiere a un juego que tiene caja, manual y cartucho o disco, al menos; pero que también puede incluir las propagandas que venían dentro de la caja, etc.). También me hubiera gustado hablar de algunos juegos NTSC que tienen cierta tradición para el coleccionista español (Valkyrie Profile, Xenogears, Chrono Trigger...), de algunos juegos en portátiles (Los Final Fantasy del IV al VI de GBA son caretes, actualmente) o de las guías oficiales, que son otro mercado con cierto gancho y donde se puede mover algo de dinero.

Pero ya me he extendido lo suficiente por hoy. Cualquier duda o pregunta que queráis hacer encantado estaré en los comentarios de responderla y, si hay interés, quizá haga otra pequeña entrada del tema con lo que ha quedado en el tintero. ;)

Mil gracias si habéis llegado hasta aquí.

19 comentarios:

  1. Menuda entrada te has marcado, compañero.

    Yo me considero "coleccionista" de los juegos que he ido acumulando desde pequeño y conservo, y es que nunca he tirado ni revendido ningún juego. Muy cierto lo de la madre que quiere tirar las consolas, el año pasado quería tirar la Mega Drive con el par de juegos que compraron en su día (yo tenía 4-5 años, así que la consola ni es mía), y le dije que ni de broma xD Algunas cajas de cartón de Game Boy sí que en su día me las hizo tirar para ahorrar espacio (la de Pokémon Amarillo, Plata o FFTA son las que más me duelen TT).

    Pero del resto de juegos lo conservo todo, y por eso no tengo ese factor nostálgico de adquirir nada retro. Quizá me gustaría adquirir juegos de Game Cube que en su día me faltaron como el Baten Kaitos y el Tales of Symphonia, pero no pagaría esas burradas por algo usado y que se puede emular por 0€ (o si Nintendo se dignara a colocar los juegos de GC en la eshop -.-). Por otra parte, no vendería los juegos que más me gustan ni por todo el oro del mundo (me ha llamado la atención que el Paper Mario: La Puerta Milenaria se venda por 45€, que es lo que me costó en su día y me parece una minucia).

    Así que en definitiva, me ha gustado la entrada, en especial que compartieras tus experiencias personal. Pero para mí creo que es todo una locura un poco. He llegado a ver gente que reservó las ediciones steelbook del ROZA por las ansias de las reservas por duplicado, y por no querer cancelarlo, decir que guardaría ambas ediciones sin abrir, ya que así tendría más valor de coleccionista (y no para venderlo). Lo veo todo un poco exagerado, lo importante es disfrutar de los juegos. Tampoco sabemos dónde acabaremos nosotros

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante la entrada. Me gustaría ver una segunda parte. A mí me gusta bastante comprar retro pero por tema de tiempo y dinero (me gusta intentar jugar lo que compro, prefiero mil veces jugar al original que a la ROM en el emulador) voy a un ritmo muy lento. Muy ciertas muchas cosas de las que comentas: las cajas de SNES son chulísimas, pero a veces preferiría que las hubieran hecho más parecidas a las de Megadrive, hoy en día seguro que salían mucho más baratas.

    Como granito personal, voy a hacer publi de una tienda de Zaragoza por si alguien os pasáis por allí y os apetece mirar a ver si encontráis algo. Se llama StarGames y está en el Centro Comercial El caracol, en pleno centro de Zaragoza. Hace unos pocos años había muchas más tiendas, pero ya prácticamente sólo queda esa. Eso sí, tenéis bastantes cosas (desde consolas y juegos completos de todas las generaciones a guías, revistas, figuras, ...) y a un precio bastante ajustado. A ver ahora si empiezo a conocer las tiendas de Barcelona y voy ampliando un poco más mi "colección".

    ResponderEliminar
  3. Pues yo tengo originales Suikoden I, Final Fantasy VII, Final Fantasy VIII, Final Fantasy VI y Alundra, los vendo y casi me da para una ps4 xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los FF han bajado bastante de precio desde que están en Steam, PStore y tal, salvo que sean precintados. Aunque algo te sacas fijo XD

      Eliminar
  4. Yo, muy a mi pesar, soy de los que ha tenido que vender cosas retro para financiarse lo nuevo. Ya me gustaría a mi mantener mis colecciones del pasado :/ Vendí mi colección de mega drive para costearme la dreamcast, y lo que me jode es que me dieron dos duros por los juegos en un cash and converters (ene sa época no tenía internet y no sabía lo que valía). La de Dreamcast la vendí al estropearse la consola a un precio más decente.
    En GBA, al tener los juegos completos y en buen estado, vendí algunos por 25-30€, sin ser especialmente raros. Y mi colección de gamecube me costeó la PS3 y algunos juegos. Tales os symphonia, skies of arcadia, baten kaitos y fire emblem los vendí a 35-40€ cada uno, el resto a 15-20€.
    También he vendido juegos de PSX (sólo conservo los FFVi-VII-VIII-IX), muchos de PS2 (conservo mis rpg favoritos, pese a no tener ya PS2, ya que se venden baratos y no compensa).

    De cosas que haya comprado, el FFVII me costó 40€ con la caja algo dañada. Fue en los primeros años de PS2, no era tan retro, pero siempre ha sido un juego carillo xD El skies of arcadia de GameCube también lo compré tarde, por lo mismo que lo vendí yo luego :P Y no sé si hay alguno más, pero en general poco, es caro :/



    En mi experiencia personal, ebay no va mal, es fiable si sabes distinguir precios (Algunos se flipan, pero hay cosas decentes) y el foro de meristation, ahí vendí muchas cosas y compré (aunque no retro) sin tener problemas :) Es cierto, no obstante, que para encontrar cosas raras o a precios decentes, requiere tiempo (o suerte).

    En tiendas físicas, en Barcelona hay, yo pillé el FFVII en el mercao de san antonio, creo, pero a veces es algo caro. Eso sí, hace años que lo hago todo por internet, no sé como estará el panorama ahora XD

    ResponderEliminar
  5. Siendo alguien que nunca tuvo consola clásica, este tema me maravilla y fascina. No lo entiendo del todo, y atribuyo tanto o más factor emocional al lado del económico, pero impresiona ver las colecciones y la dedicación.

    ResponderEliminar
  6. Yo todavía mantengo mis juegos de NES, algunos de Megadrive, los de PlayStation y así. Los de NES, por las cajas de cartón, están tocadetes, pero supongo que van Bien, otra cosa es que estén "accesibles" debajo de 20 mantas y cosas así o que alguna vez saque tiempo (y espacio) para ponerme a jugarlos de nuevo, solo por los feels.

    Teniendo en cuenta que tengo un cuarto donde tenemos libros apiñados porque no hay espacio, supongo que es normal que todas esas cosas clásicas estén simplemente resguardadas.

    ResponderEliminar
  7. Creo que sigo teniendo juegos de Neo Geo. Pero las placas recreativas xDDDDD Creo que no funcionaban la mitad. Una pena.


    Una entrada completísima, aunque como mis juegos sigo teniéndolos, no puedo empatizar mucho.

    ResponderEliminar
  8. En lo personal, si siento algo de cariño hacia los juegos que disfrute hace años, pero solo llego ahi, si quisiera volver a jugarlos, lo haria con emuladores y con descargas digitales, es increible como se ha abusado desde 2010 hasta ahora de la moda retro bajo las premisas de que los juegos actuales son TODOS demasiado faciles, y son puro grafico y nada de historia, en levelup sacaron varios articulos relacionados pero la verdad es que la mayoria de los titulos que adolecen de facilidad y de depdencias de los graficos son los FPS ¬¬

    Yo creo que ahora la oferta es mas variada que nunca, pero me estoy desviando del tema, la memoria es selectiva, decir que una epoca fue mucho mejor que otra es simplemente resaltar los aspectos que nosotros consideramos positos y omitir los negativos, por ejemplo, los videojuegos NUNCA dejaron de ser un negocio, antes no se hacia por arte y ahora se hace por dinero, siempre se hizo por dinero, no creo que todo este dicho y echo en la industria, quienes lo dicen, lo hacen porque sienten una fuerte nostalgia debido a su experiencia, los mismos criterios podrian aplicarse a las peliculas o a la musica por decir algo.

    Quiero pensar que quienes coleccionan, a veces, se ponen a jugar dichos juegos, porque para eso se inventaron (no para tenerlos en una estanteria para contemplarlos como cuadros), en cualquier caso cada quien administra su tiempo y su dinero como quiere y yo no soy nadie para criticar a otros, muy interesante el articulo, gracias por compartir tu experiencia compañero gamer ;)

    ResponderEliminar
  9. Menudo pedazo de entrada te has marcado, debe haber batido el récord de extensión del blog con diferencia. Yo soy de los que prefieren el formato físico, pero al igual que cid voy bastante lento por tiempo y dinero.

    ResponderEliminar
  10. Yo la verdad que soy una mezcla rara entre jugón y coleccionista. Soy de aquellos que les gusta tener juegos físicos (a excepción de PC y Steam, pero mi cartera no da más de sí) y la verdad que me gusta quedarme con los títulos que juego. Xenoblade Chronicles(Wii), por ejemplo, me costó sudor y sangre encontrarlo a un buen precio hace poco, y aún con todo es la versión alemana, aunque menos mal que Nintendo es multidioma y lo pude disfrutar en español.

    Sin duda este mundillo engancha como bien dices, pero la verdad, es que no existe un hobbie barato. Como curiosidad, tengo Final Fantasy VI original, pero en aquella época tiraba las cajas de los discos y los almacenaba en disqueteras para ahorrar espacio. Ahora entiendo de dónde me viene la demo de Final Fantasy X. Para matarme la verdad xD

    ResponderEliminar
  11. (El comentario anterior apareció sin saltos de línea T.T)

    ¡Otra coleccionista por aquí! Muy buen artículo :)

    Aunque el contenido de mi colección es quizá demasiado variado para catalogarse en algo concreto xD. Normalmente no me llaman tanto la atención los juegos como sus ediciones de coleccionista/limitadas o los artículos que salen en torno a ellos y son de ese mismo carácter. Supongo que, en mi caso, es la "exclusividad" lo que me motiva más mi colección; entre comillas porque muchas de las cosas que tengo no son realmente exclusivas en el sentido de que existan pocas unidades de ellas, sino que se crearon exclusivamente para un evento (como un CD de muestra de una banda sonora repartido en un Gamescom) o tocaban en alguna maquinilla de gashapones japonesa del año de la pera. Esas cosas me molan, así como las versiones promo de los juegos (las que mandan a la prensa para que evalúe el juego xD) o los cartuchos de distribución de Pokémon legendarios (alguno tengo), esos que las tiendas estaban obligadas a devolver a Nintendo y algunas se los quedaban para revenderlos luego =P. No obstante, en este campo no siempre es fácil encontrar cosillas u "objetivos", por ello normalmente donde más invierto es en ediciones de coleccionista de juegos que van saliendo y me gustan.

    Algo que me pasa es que cuando un juego me gusta mucho, me siento tentada de hacerme con todo lo relativo a él xD. El ejemplo más reciente es Bravely Default, del que he adquirido todas sus ediciones limitadas (europea, americana y japonesa; esta última de Bravely Second, la del primero la tengo pendiente xD), bandas sonoras, libros de arte y otro tipo de merchandising.

    Algún juego rarillo que tenga por casualidad y sin saber del tema en su momento... el Twilight Princess de GameCube, que como has comentado se distribuyó muy mal (yo lo encontré de casualidad precisamente porque tenía GC y no Wii), Final Fantasy VI de GBA (la distribución fue malísima porque pilló en última etapa y se considera de los juegos más caros de la consola en español) y, aunque no es un juego, una joyita que está muy bien valorada en el mercado internacional: la caja metálica de Mirror's Edge que hizo en exclusiva el Corte Inglés para España, y por ello se ha convertido en una de las más valoradas y raras fuera de aquí, llegando a venderse algunas por 500 euros cuando el pack de juego + caja costaba 20 xD.

    Sobre el precinto o desprecinto, soy del pensamiento de que las cosas están para disfrutarlas, y siempre lo abro todo xD. No obstante, entiendo perfectamente que otras personas disfruten más manteniendo los artículos precintados, y sí hay uno que no he abierto y no tengo planes de abrir a menos que consiguiera hacerme con otra unidad. Se trata del juego de cartas Tetra Master de Final Fantasy IX en formato físico, una edición limitada a Alemania que está chulísima *__* pero pagué un precio por ella y de momento me siento bien con que se quede precintada xD; no con la intención de especular ni mucho menos, ya que nada de lo que colecciono lo hago con la intención o pensamiento de deshacerme de ello más adelante. Supongo que también tiene su magia el mundillo del precintado.

    ResponderEliminar
  12. (No me cabe en un solo comentario xDDD u.u)

    El mes pasado estuve en la meca parisina del videojuego retro, ubicada en Boulevard Voltaire. La verdad es que las tiendas son todo un espectáculo, merece la pena ir solo por verlo, aunque no compres nada, porque los precios están muy, muy disparados; como ejemplo, la edición limitada de la tienda de Square Enix de Curtain Call, que costaba de salida unos 55 euros y piden allí por ella 180. No recuerdo el nombre concreto (porque están todas pegadas xD), pero hay una tienda que tiene un sótano tipo las fotos del artículo, con pasillos inmensos de títulos de 8 bits. Es la 'colección', aunque a modo de tienda, más impresionante que he tenido oportunidad de ver personalmente. También había otra con un escaparate enteramente dedicado a Zelda, totalmente orgásmico para cualquier fan de la saga xD.

    Ah, y sí, ¡eBay vicia! Es lo mejor para el aburrimiento xD. Nunca sabes qué puedes encontrar. Ahora ando detrás de un despertador con forma de chocobo, de Chocobo's Dungeon 2 (este http://hellomog.net/wp-content/uploads/2014/08/chocoboclock1.jpg) y sigo detrás de la réplica oficial de escudo y espada de Twilight Princess, que cada cierto tiempo se ve una, aunque hasta ahora no me ha convencido el estado de ninguna.

    En el sentido que has mencionado de coleccionista que se mueve por el factor nostalgia, en un futuro (muy lejano, dado el elevaaaaaado precio del artículo) tengo la mira puesta en el Adventure's Set de The Legend of Zelda: Majora's Mask, mi título favorito. Es algo que realmente me gustaría llegar a tener algún día. Llegado el momento (si aparece alguna a la venta y llego a tener esa cantidad de dinero para despilfarrar xD), verdaderamente me llenaría como coleccionista hacerme con ella :)

    ¡Ah! Aunque no venga al caso, también colecciono cartas de Pokémon xD. De hecho, últimamente me estoy centrando más en ellas que en videojuegos. Me encanta el coleccionismo de cartas y en el futuro me gustaría expandirme a otras series; lástima que muchas no salgan de Japón y sean difíciles/caras de importar.

    Siento si me he enrollado un poco con cosas que no venían tan a cuento del género RPG, es que no muchas veces tengo ocasión de hablar de coleccionismo, que es algo que siempre me ha apasionado muchísimo. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. Cómo me alegra ver que esta entrada (no nos vamos a engañar, es extensa de narices, pero yo disfruté escribiéndola un rato largo xD) ha tenido aceptación y ha suscitado el interés de la comunidad. Me hace muy feliz, en serio, porque temía que no fuera mucho de vuestro agrado ^^u. Las felicitaciones también a Adell por el excelente maquetado (yo sólo añadí las fotos de mi colección personal) y las pedazo de cabeceras que se marcó ;).

    Por supuesto, he leído todos los comentarios y me alegra que cada uno comparta su visión y su experiencia con algo tan controvertido como el coleccionismo. Sí me gustaría añadir algunos detalles:

    -Pensad que la mayoría de gente que colecciona retro parte de una base o núcleo de juegos que ya tienen, es decir, no empiezan a comprar de cero, a no ser que sea una plataforma que nunca tuvieron. Yo mismo tenía muchos juegos de Mega Drive o PSX antes de empezar a comprar retro digamos "en serio" (también en su día tuve muchos de Game Boy o N64, pero al estilo de mml, vendí unas cosas para comprarme otras... eran otros tiempos xD), pero evidentemente cuando le das sentido de colección amplías, piensas lo que te falta, lo que te hubiera gustado tener en su día y ahora puedes alcanzar, etc. Partir desde cero sería muy raro,

    -Los coleccionistas tipo nostálgico de vez en cuando juegan a sus juegos retro, como bien comenta por ejemplo Cid. Los coleccionistas completistas (el primer tipo que describo en la entrada) puede que jueguen o no, pero es más algo de completar colecciones que de disfrutar jugando a lo que compren (imposible jugar con cierto tiempo a TODOS los juegos de un mismo sistema, cuando son de ese tipo, por ejemplo). Por supuesto, siempre hay de todo.

    -En el coleccionistas completista suele haber una perspectiva de "obsesión" por la colección (de un sistema, saga, etc.). En el nostálgico siempre entran en juego los sentimientos: ¿cuándo era niño, qué quería jugar? Ostras, quizá me compraron una Mega Drive y disfruté, pero siempre me hubiera gustado tener una Super (y vas y te compras la Super e intentas conseguir los juegos que te hubieran apetecido jugar). O quizá tenía una PSX, pero hubo juegos que me dejaron, alquilé o simplemente no pude pillarme y sé que son buenos, así que ahora los quiero conseguir aunque valgan lo mismo que una novedad actual. Es mucha nostalgia, pasión, sentimiento, deseos de la infancia o juventud... Muchas cosas que se mezclan, sí. Por eso es tan difícil de entender. Y, por supuesto, todo o casi todo se puede emular hoy en día, pero para un coleccionista jugarlo a través de un emulador no tiene demasiado sentido: el tema está en las cajas, manuales, los cartuchos o discos, y en ponerlos en tu vetusta consola que guardas con todo el cariño. Es como la experiencia pura xD.

    ¡Mil gracias por vuestros comentarios!

    P.D: Mientras publico este comentario, veo el de Vanille: ¡me encanta! Tú incluso me pareces otro tipo de coleccionista, más de ediciones especiales o coleccionista, de artículos de merchan, etc. Imperdonable que se me haya olvidado dedicarle un párrafo al Twilight Princess de GameCube, cuando lo tenía en mi guión puesto en sucio que tenía que meterlo ^^u. Y yo también estuve en esa tienda de París hará ahora dos añitos, la parte de Zelda era fantástica ^^.

    ResponderEliminar
  14. ¡Gracias! Sí, quizá, es que no me llama mucho el hecho de hacerme con el juego en sí, que está en la estantería de la tienda (en el sentido de coleccionismo, si es porque lo quiero jugar es distinto, claro), sino con cosas más específicas y peculiares que se crean en torno a él. Como ejemplo, Final Fantasy VIII es de mis juegos más favoritos (por encima de favoritos normales xD fue mi primer FF) y no me he preocupado o molestado por conseguirlo en no platinum, ya que el que tengo de cuando lo compré es platinum. En lugar de eso, tengo en mi lista de búsquedas la edición coleccionista que sacaron, y que traía el juego con el típico cuadrito de "no apto para venderse por separado" :)

    Sobre jugar o no jugar, yo sí compro con la intención de jugar, aunque tengo mucho de ello pendiente xD. Es cierto que se acumulan juegos con mucha rapidez. Pero no compro ediciones "por comprar", las compro de juegos que sé que me van a gustar y jugaré algún día. El problema aquí con las ediciones es que están de salida (mejor reserva) y luego ya... olvídate de encontrarlas a buen precio. Ese factor hace que se acumulen cosas con más rapidez, porque el periodo de disponibilidad de estos artículos es muy reducido, y a veces vienen cosas de golpe.

    Lo de TP juraría haberlo leído en tu artículo, o si no se me fue la pinza xD. Pero vamos, que me ha encantado leerlo ^^

    ResponderEliminar
  15. Yo no soy coleccionista ni mucho menos pero conservo en buen estado muchos juegos de mi infancia o algunos mas rarillos actuales pero mas por casualidad de haberlos comprado y cuidado en su momento que otra cosa xD

    Story of Thor, Light Crusader, el FFVI con la demo, los shenmue, skies of arcadia, varios FF... no es gran cosa pero ahi los tengo, tampoco es que me llame mucho buscar y comprar rarezas, podia tener muchas mas pero de pequeño no era anda cuidadoso con juegos y cajas, si pudiera volver al pasado le diria a mi yo niño que cuidara todo con sumo cariño y entonces si que tendria una super coleccion xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que muchos le diríamos eso a nuestro yo niño. ¡Y que no dejase a su madre regalar según qué o tirar las cajas de cartón! XD

      Eliminar
  16. Muy buena entrada M2Hero, y muy completa, estoy seguro que sirve de aliciente además a los que son coleccionistas o coleccionistas en la sombra.

    Yo por mi parte, me considero coleccionista nostálgico, aun conservo en buen estado mis joyas de SNES (illusion of time, zelda, terranigma y lufia II) Illusion y terranigma con sus guías oficiales, todo en buen estado y orgulloso de lo que valen (eso sí, son mías.... y de nadie más :P)
    Y ya por otro lado, tengo mi larga colección de rpgs que, casualmente, con el tiempo resulta que valen algo de dinero, algunas de ellas las has comentado aquí, como el FFVI de PSX con la demo, baten kaitos, etc.
    Y bueno, me gusta pararme en tiendas retro o simplemente de segunda mano a buscar a ver que encuentro y lo mismo puede caer algún rpg, pero normalmente solo para jugarlo.

    Antes me pateaba todas las tiendas buscando juegos de ps2, cazando rpgs en inglés que fui descartando en su momento y ahora sí podía jugar, y descubrí que me gustaba simplemente ir en la búsqueda del rpg... y llevármelos a buen precio (aun me alegra mucho aquel persona 3 FES en perfecto estado por 5 euros)

    ResponderEliminar
  17. Justo hace una semana puse mi casa del pueblo patas arriba buscando la Sega MegaDrive, fue de mis primeras consolas y me hacía mucha ilusión tenerla. Al final la encontré con un montón de juegos como Sonic o mi favorito: Rocket Knight Adventures. Volví a mi infancia xD Tengo suerte de que mi familia no suela tirar o regalar esas cosas, porque de verdad me da mucha rabia ver este tipo de cosas echadas a perder en un trastero.

    Yo me considero coleccionista casual, todo lo que compro procuro siempre mantenerlo en el mejor estado después de darle uso, y si veo algo que me llama la atención trato de conseguirlo. Pero nada de completar por completar, solo lo que me gusta y a lo que sé que voy a dar algún uso. Por ejemplo de lo que más tengo es de Pokémon, que empece cuando era crío sin saber qué estaba haciendo y hasta día de hoy, que procuro mantenerme en la línea, no tengo una gran colección pero creo que está bastante completa.

    Pese a considerarme casual en esto del coleccionismo me fastidia mucho la moda de la que hablas, me acuerdo que hace años las tiendas tenían cosas muy interesantes a precios asequibles, y podías ir tranquilamente completando tu colección. Pero ya es que para cualquier tontería te piden cantidades innegociables, por ejemplo hace un año me regalaron la PSX/1 y me propuse tener todos los RPGs importantes, pero después de ver que por una edición PLATINUM de FFVII pedían la exhorbitante cifra de 65€ decidí dejarlo a un lado.
    Me da bastante rabia la evolución actual del mercado, pero no solo en lo retro, para cualquier cosa tienes que andar ojo avizor. Por ejemplo en los nuevos lanzamientos como no reserves pronto te quedas sin regalo promocional, y eso antes te lo daban casi sin reserva porque les sobraban. Y por lo que veo muchos, pero muchos eh, están optando por la especulación, reservo 10 ediciones limitadas que luego revendo un 30% más caras como poco, y gente a la que verdaderamente le gusta esto de coleccionar se tiene que joder sin tenerlo o pasar por el aro. Y esto ya no solo con videojuegos, mirad como se puso la cosa con lo de los Amiibo hace bien poco...

    No es que me guste que lo de los videojuegos sea un tema hermético, pero estoy empezando a pensar que esto de que la industria adquiera más seguidores (y su dinero) solo sirve para casualizar y para dificultar el acceso a ella, porque en mi opinión este mercado no está evolucionando en proporción a la demanda actual.

    Lejos de esto, una entrada muy currada y muy llevadera en mi caso, que me he sentido identificado en más de un aspecto, sobre todo en el de las consignas y las cajas en la basura xDD

    ResponderEliminar