martes, 30 de junio de 2015

[No todo es un RPG] Desaya nos escribe sobre la saga Shenmue

Vendrá de una lejana tierra de Oriente, allende el mar. No conoce la fuerza que se oculta en su interior. Una fuerza que puede destruirle. Una fuerza que puede cumplir sus deseos. Cuando esté listo, me buscará y recorreremos juntos el abrupto sendero. Esperaré... Este encuentro ha sido mi destino desde antaño. Un dragón surgirá de la tierra y oscuras nubes cubrirán el cielo. Un Fénix descenderá desde lo alto; sus alas crearán un viento purpúreo en mitad de una noche negra y una única estrella brillará, en soledad...  

¡Hola a tod@s! Soy Desaya y hoy aportaré mi granito de arena a esta sección hablándoos de una saga que, después del último E3, está de nuevo en boca de todos: Shenmue. En dicho E3 se anunció el comienzo de un Kickstarter para desarrollar la tan esperada y deseada tercera entrega de la saga y, como ya sabréis, esta iniciativa está teniendo un éxito arrollador... Pero ¿Por qué? ¿Qué tiene esta saga de especial para que se suspire desde hace tanto tiempo por su tercera entrega?

Shenmue fue publicado en Japón en 1999 (un año después, en Europa) para Dreamcast y fue una revolución a nivel gráfico y jugable. Hasta ese momento no se había creado una aventura tan grande, tan realista, tan innovadora y tan espectacular, con una historia brillante de fondo como la que nos presentó este título. Ofrecía una libertad de juego tan amplia y detallada como nunca se había visto y el presupuesto para desarrollarlo alcanzó casi los 50 millones de dólares. Recibió por unanimidad críticas espectaculares... Pero a nivel de ventas no triunfó en absoluto.

Dos años más tarde, llegaría su continuación (esta vez también salió en Xbox) que mejoró aún más, si cabe, a la primera entrega pero tampoco vendió lo necesario. La razón es clara: Dreamcast fracasó (Xbox también, se podría decir) frente al dominio de PlayStation 2, lo que dejó a muy poca gente con una consola que pudiera correr el juego y. con ello. privó a mucha gente de probar esta saga.

En esta entrada intentaré explicaros desde el punto de vista de alguien que adora esta saga y quedó marcado por ella (es decir, un servidor xD) las virtudes que tienen las dos entregas que vieron la luz, ya que aunque los Shenmue no son RPGs, pero si tienen características de ellos, así que dividiré el artículo en los típicos apartados de las experiencias roleras para mayor comodidad y orden. En cada uno iré comentando los dos juegos en conjunto, centrándome en particularidades de uno u otro según sea necesario:
Sin duda uno de los puntos fuertes del juego. Ambientada en una recreación casi perfecta de la pequeña ciudad de Yokosuka en Japón, nos situamos en Noviembre de 1986. El joven Ryo Hazuki llega a su casa y encuentra aparcado en el exterior un misterioso coche negro, una vez dentro encuentra a su padre, Iwao Hazuki, maestro de artes marciales, luchando contra un hombre vestido de verde y con un dragón grabado en su túnica, que insiste en preguntarle a Iwao acerca de la localización de un espejo y el nombre de un hombre al que supuestamente asesinó.

Tras derribar a Iwao con suma facilidad Ryo interviene en el combate y es también derribado de un sólo golpe. En ese momento, el hombre misterioso que responde al nombre de Lan Di, amenaza a Iwao con matar a Ryo y, antes de ver muerto a su hijo, Iwao revela donde tiene escondido el espejo. Lan Di entonces termina con la vida de Iwao con un golpe mortal y se va de allí con el espejo en su poder. 

Aquí empieza todo, a grandes rasgos. Tras recuperarse de sus heridas, Ryo emprenderá una investigación por su cuenta para encontrar a Lan Di, vengar a su padre y descubrir por qué es tan importante ese espejo. Empezaremos investigando el barrio, buscando pistas entre los vecinos y, con el tiempo, la trama y los misterios se irán complicando sobremanera, hasta obligarnos a cruzar el mar para, en Shenmue 2, seguir investigando en Hong Kong.

La historia de estos dos juegos nos dará aventura, amor, lágrimas, humor, amigos, enemigos, traiciones, misterios... No es una trama complicada de seguir, pero siempre nos tendrá en vilo, conoceremos a multitud de personajes secundarios y, si llegamos a profundizar en la trama, acabarás recordándola para siempre. Obviamente no quiero entrar en spoilers, pero para que todos los que lo hemos jugado estemos como locos por saber como continúa la historia tras el final de Shenmue 2 es una buena señal de que la historia es excelente ¿no? :P 

Si lo tuviera que resumir en una palabra, sería libertad: Una vez empieza el juego en sí, puedes decidir todo lo que hacer en todo momento. Ambos juegos siguen un ciclo día-noche y la única limitación es que, salvo excepciones, de noche es obligatorio dormir (hay una hora fija en la que vuelves a casa a dormir automáticamente si no vas por tu cuenta). El resto del día tú eres dueño de tu tiempo: Si quieres ir avanzando en la historia haciendo progresos en tus investigaciones, puedes. Si quieres ir a entrenar tres horas para poder tener más posibilidades frente a los matones y el temindo Lan Di, puedes. Si quieres perder el tiempo en los recreativos, puedes. Eso si, el juego ofrece una ambientación tan realista que las tiendas tendrán sus propios horarios determinados, la gente hará su vida normal (Nada de NPCs clavados en un sitio, aquí cada uno va teniendo su vida: Compra, trabaja, habla con otros, va a un sitio u otro...), los autobuses también tienen sus horarios determinados... Y así con todo.

La vista principal es en tercera persona, es en ella como te mueves por el mundo del juego, pero puedes entrar en cualquier momento en una vista en primera persona que tiene la peculiaridad de que te permite examinar tu entorno e interactuar con él. Por ejemplo, si en tercera persona ves un armario y quieres abrirlo, tienes que pasar a primera persona y, así, puedes abrirlo e interactuar con lo que haya dentro y lo mismo para cualquier cosa que se te ocurra. El nivel de detalle en esto es tan grande que puedes hasta quitar cuadros de las paredes.

En el combate, Ryo tendrá que resolver a golpes la mayoría de enfrentamientos y el sistema de combate es muy similar al del juego de lucha insignia de Sega, Virtua Fighter, pero mucho más completo (sobre todo en Shenmue 2, donde somos mucho más ágiles). Ryo tiene ya de por si una formación básica de artes marciales gracias a su padre, pero gracias a pergaminos con técnicas grabadas que se pueden encontrar, comprar o incluso a enseñanzas de diferentes NPCs del juego, Ryo puede expandir su capacidad de combate. 

Mención especial a la libertad que esto ofrece, con diferentes artes marciales de patadas, puñetazos, agarres y contras, de forma que cada jugador puede crear y potenciar el estilo de lucha que quiera, ya que al no haber experiencia ni niveles, estas técnicas se mejoran empleándolas. Cuanto más las ejecutes, más daño harán y más efectivas serán en términos de daño o velocidad, por lo que dedicar cada día un poco de tiempo a entrenarlas en un dojo o en algún parque solitario será muy beneficioso. 

Otro apartado muy importante de este título son los QTE (Eventos en los que pulsar botones rápidamente en el orden preciso), que en determinados momentos saltarán y de lo bien o mal que los hagas determinará tu futuro. De hecho, a veces fallarlos supondrá un game over, mientras que otras veces no serán tan definitivos y simplemente determinarán si vemos unas escenas u otras.

De los pequeños detalles de los Shenmue podría escribir un libro, ya son casi infinitos, pero hasta lo más irrelevante puede tener su importancia. Pondré un ejemplo: En un parque igual ves a un ancianito dando de comer a las palomas todos los días ¿nada importante no? Un NPC de relleno, dirán muchos, pero si vas hablando día a día con él y te ganas su confianza, ese anciano resulta que es un maestro de artes marciales retirado que no sólo te cuenta su historia, si no que también puede llegar a compartir contigo alguna de sus técnicas marciales. 

Hay montones de coleccionables, figuritas que puedes comprar en máquinas basadas en juegos de Sega y que, como te enganchen, te quedas sin pasta en un suspiro. xD Podemos jugar a recreativas con clásicos de Sega como OutRun (hasta te puede tocar en una lotería una consola para jugar en tu casa xD), puedes trabajar por horas para ganar más dinero, darle a las tragaperras, multitud de minijuegos, alimentar un gatito callejero comprándole comida en los supermercados y que con el paso de los meses va creciendo. El clima del juego puede replicar, si así lo quieres, el clima de la Yokosuka real de 1986 y 1987 (si, por ejemplo, en el 22 de Diciembre de 1986 nevó en la Yokosuka real, en el juego también nevará ese día), puedes tener citas con alguna chica... etc, etc, etc, hasta el infinito, aburrirse es imposible.

¿Lo “malo” de esto? Que hay muchos elementos fáciles de perder, sobre todo en escenas. Esto es malo si solo haces una partida, porque seguro que hay cosas que te pierdes y es bueno si haces más partidas, porque te acabarás encontrando cosas que en tu primera vuelta no viviste.

A título personal, en Shenmue 2 (que me lo pasé decenas de veces) descubrí en Youtube que había un minijuego de carreras de patos que sólo se activaba si te hacías amigo de la dependienta de un supermercado, algo que jugando yo nunca descubrí y como eso habrá mil cosas, seguro. xD

16 años después, Shenmue aguanta el tirón visual. Escenarios grandes, detalladísimos tanto en zonas exteriores como interiores y multitud de elementos en pantalla a la vez. Shenmue 2 los mejoró aún más, aumentando todo lo anterior en un 25-30%. Te pararás mil y una veces admirando los escenarios, viendo como caen las hojas de los árboles y el cénit se alcanza en la zona de Guilin. con unos parajes naturales simplemente preciosos. 

Las zonas urbanas no se quedan atrás: La recreación de las áreas del juego es casi fotorrealista, desde el tranquilo barrio inicial de nuestra casa en Yokosuka hasta la decadencia urbana de Kowloon, en Hong Kong. En todo momento los gráficos ayudan a sumergirte en el mundo de Shenmue. Hoy en día, evidentemente, no sorprenden y podemos ver que la resolución queda muy lejos de los juegos actuales, pero hace más de 15 años fueron algo alucinante.

Cabe señalar también que todos los personajes del juego tienen voz, lo cual también tiene un mérito enorme. Ambos juegos vienen subtitulados al inglés y Shenmue 2, al contrario que la primera parte, mantiene las voces originales en japonés. Nada preocupante si tienes un nivel mínimo de la lengua de Shakespeare, es un inglés sencillo. 

En resumen, si a los Shenmue les pasas el típico filtro HD y los sacas hoy en día, en mi opinión no desentonarían en absoluto con lanzamientos más recientes, teniendo en cuenta el nivel de detalle del mundo del juego y eso, hablando como estamos hablando de un juego de 1999, es mucho decir. 

No olvidemos que entre los dos juegos ocupaban 7 GD roms, algo imprescindible para aguantar semejante despliegue. 

A lo anteriormente mencionado del esfuerzo que supone que todo personaje del juego, sea NPC o no, tenga voz, las melodías de este título son sublimes y ambientan a la perfección lo que vemos en pantalla, sobre todo en escenas importantes de vídeo.

Pero en este apartado es mejor escuchar que leer así que escuchad varios temas de la Banda Sonora para haceros una idea.

Si hablamos de la dificultad, sin puzzles o enigmas importantes que puedan atascar a un jugador medio y dejando que se pueda reintentar todo en caso de fracaso, el único problema real es que hay es el de terminar el juego antes de una fecha determinada si no queremos que salte el final malo, pero es algo simbólico en realidad, hay margen de sobra para hacer lo que se quiera. Puedes pararte semanas enteras a pasar de la historia y aun así te daría tiempo a completarla.

Los combates, sobre todo algunos concretos, pueden ser muy duros, pero con buen entrenamiento y reintentándolos si es necesario, acaban saliendo adelante.

Con respecto a la duración en si, resulta muy difícil poner una cifra concreta de horas, ya que depende de cada jugador y de lo que se pare. Yendo a saco en la historia en una primera partida, la duración podría rondar entre 15-20 horas en cada juegos (quizás algo más en la segunda parte), pero si ya te paras a disfrutar de todo lo que te ofrece cada título y te lo tomas con calma, disfrutando momento a momento, la duración puede triplicarse fácilmente.

Es rejugable en el sentido de que en cada partida te puedes encontrar diferentes eventos según como hagas las cosas, ya lo comenté antes, pero no hay extras destacables.

La saga Shenmue está, sin duda alguna, en mi Top 3 de juegos favoritos. Me han dado mucha diversión, una historia inolvidable y unos personajes a los que acabas cogiéndole cariño. He jugado cientos de horas a las dos entregas y si tuviera que llevarme tres juegos a una isla desierta, los Shenmue estarían entre ellos. Ahora bien... ¿Puede Shenmue hoy en día marcar tanto a alguien que no los probó en su día como me marcó a mi en su momento hace 15 años? Tristemente diría que, en la mayoría de los casos, probablemente no.

Lo que nos ofrece Shenmue se ha visto ya en muchos juegos, tanto RPG como no y que en términos generales, obviamente, lo superan. Por ejemplo diría que casi cualquier juego de la saga Yakuza ofrece una experiencia muy similar a Shenmue y mejor en casi todos los aspectos. Pero es algo normal, no podemos pretender que lo que nos maravilló hace 15 años nos provoque el mismo efecto hoy en día, pero los que lo jugamos en su momento recibimos un regalo de valor incalculable (es algo muy similar al impacto que pudo provocar Final Fantasy VII, mucha gente que lo juegue ahora por primera vez no entenderá por qué se le considera el mejor de la saga) y por eso el anuncio de Shenmue 3 ha hecho que a todos los "Shenmuemaníacos" se nos haya caído una lagrimita de alegría, porque confiamos en que la tercera parte nos devuelva de nuevo a esa época donde disfrutamos tanto con un videojuego.

Si podéis, os recomiendo que le deis una oportunidad. Con un emulador de Dreamcast lo podréis hacer. 

Sumergiros en su mundo, disfrutadlo con toda la calma que podáis y, paso a paso, os aseguro que no os arrepentiréis. Si os engancha lo recordareis por siempre, doy fe de ello.

2 comentarios:

  1. Me han hablado mil veces de él, me pasaron vídeos, gameplays, y se veía en cada uno de las personas que me hablaban de él , pasión, como en tu entrada, y, joder, que ganas de probarlo me ha entrado y que rabia no poder xD

    ResponderEliminar
  2. Yo jugué al 1 en su día que me lo prestaron y he de decir que es un buen juego, pero a mi, personalmente, no me pareció para tanto. También hay que decir que no soy fan de los sand box ni los juegos de lucha, todo sea dicho XD Pero reconozco que el sistema de juego fue novedoso y original para la época :)

    ResponderEliminar