martes, 30 de abril de 2013

¿Sabías que la serie de juegos de lucha Samurai Shodown también tiene un RPG?


Igual los más jovencitos no recordaréis esta saga, pero en los 90 Samurai Shodown fue una de las series de lucha de SNK (Fatal Fury, Art of Fighting, King of Fighters...) con mayor impacto entre los jugadores, al ser de la primeras que nos permitía luchar con armas en una ambientación basada en la era Sakoku japonesa (Finales del siglo XVIII), con ataques especiales, sangre, objetos que caían por el escenario... Vamos, que era un título interesante y diferente al típico "estilo Street Fighter".

Esta serie ha ido perdiendo fuerza con el paso de los años tras el declive de las recreativas, el poco éxito de las consolas de SNK (Como la extremadamente cara Neo Geo o el curioso intento de la N-Gage, que intentó fusionar consola portátil y móvil) y el salto generacional, al no poder adaptar bien su estilo de lucha en 2D con sprites contra una competencia que usaba polígonos y entornos en 3D como los Tekken o los SoulCalibur, así que por eso a muchos no les sonará.

En fin, volviendo al tema que nos ocupa, esta saga cuenta con un curioso título muy desconocido en occidente, ya que nunca cruzó nuestras fronteras de forma oficial: Samurai Shodown RPG (Neo Geo CD, Sega Saturn y PSX, 1997).


Como su propio nombre indicaba, suponía un salto importante en la serie, que exploraba el género RPG ampliando la historia conocida en los juegos vistos hasta la fecha.

No obstante, estamos hablando de SNK, una compañía especializada en títulos de recreativas, así que su experiencia en el género era bastante pobre y eso se reflejó en un tortuoso desarrollo de 2 años de duración, con contínuos cambios que alteraron gravemente el proyecto. Tuvieron ideas como las de lanzarlo en 3 capítulos independientes o que, con el salto a la multiplataforma, cada sistema recibiera solo 2 de los 3 capítulos de historia, obligando a los jugadores a adquirir el mismo título en dos sistemas diferentes si querían disfrutar del juego completo. Y ahora nos quejamos de los DLCs...

Evidentemente, la lógica se acabó imponiendo y el título llegó a las 3 consolas con el mismo contenido, aunque no con el mismo detalle: Las animaciones, los menús y la resolución eran mejores en la versión de Neo Geo CD, mientras que en la versión de PlayStation la música sonaba mejor, podíamos elegir más opciones en combate y había un Sistema de Tiempo Activo. Además, cada versión tenía sus propios extras, como mini-capítulos, entrevistas, historias alternativas... Un jaleo.


El sistema de combate era lo más curioso, al obligarnos a realizar los comandos de las habilidades especiales, como en los títulos de lucha, para poder usarlas en combate, de forma similar al Blitz de Sabin en Final Fantasy VI. Esto hacía que casi no se usara el ataque simple y que la dificultad se disparara si no dominabas a un cierto personaje, lo cual era bastante interesante.

Al final, la elevada dificultad, los excesivos tiempos de carga y una duración bastante reducida (Entre 20 y 25 horas) acabaron por hacer del título todo un fracaso, pero fue uno de esos curiosos intentos de los muchos que nos dejaron los locos años 90 en el mundo de los videojuegos. Una pena que a SNK se le fuera tanto la olla con la forma de comercializarlo para sacar dinero y no intentaran hacerlo mejor, porque la idea tenía su punto y la serie gozaba de sus buenos seguidores, podría haber tenido éxito.

¿Imagináis un Street Fighter o un Tekken RPG? Pero en serio, no lo que veremos dentro de poco en Project X Zone, con historias cruzadas. Sería interesante ver una historia más elaborada en esos títulos de lucha, que hoy en día parece que solo Blazblue se preocupa por la coherencia argumental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario