jueves, 28 de marzo de 2013

¿Sabías que Richard Garriott fue asesinado en su propio MMORPG?


Ya hemos hablado varias veces de la importancia capital que tuvo para la evolución del género RPG en los videojuegos la figura de Richard Garriott y su serie Ultima, no vamos a repetirnos.

Lo que quizás no hemos comentado tanto es que esta serie no solo tuvo importancia para el género RPG sin más, también fue clave para establecer las bases de los MMORPGs modernos con el lanzamiento de Ultima Online (PC, 1997). Este juego fue clave para descubrir cómo actuaba la masa social con respecto a un título de este estilo, en el que la competitividad existe entre todos los jugadores y, por tanto, si alguien encuentra un modo de hacer trampas, lo usará.

Son varios los capítulos oscuros de errores y "exploits" que fueron aprovechados por muchos jugadores con el paso de los años, pero quizás el más curioso se produjo en la fase beta del juego:



La implicación de Garriott en el proyecto Ultima Online iba más allá del simple diseño del juego y su estructura, él mismo tomaba parte en el mismo con su avatar, Lord British, liderando los consejos, realizando visitas a diferentes puntos del mundo, paseando por el castillo... Vamos, que era un NPC controlado realmente por el propio creador.

Pues bien, en este título el PvP y el asesinato entre jugadores estaba a la orden del día. Como era normal, British estaba protegido contra todo lo que intentara dañarle para evitar que se cumpliera su propio postulado: "Si existe una criatura viva en un MMORPG, alguien, en algún luger y en algún momento, intentará matarla."

Pues bien, en una prueba de la beta del 8 de agosto de 1997, un jugador llamado Rainz logró asesinar a British usando un hechizo de fuego en área. ¿Cómo fue posible? Un simple eror humano: El servidor se había caido unos minutos antes y, por tanto, los hechizos protectores de British se habían deshabilitado. Garriott olvidó volver a usarlos al reiniciar el juego y, bueno, ese fue el resultado.


Evidentemente, el equipo de desarrollo no se lo tomó muy bien, baneando al asesino (Que ya había mostrado un comportamiento similar contra otros jugadores) e invocando una serie de demonios que acabaron con muchos jugadores que pasaban por ahí en una especie de representación de lo que psaría si un ente como Bristih muriera de verdad.

Finalmente, Garriott hizo como si no hubiera pasado nada y British volvió unas horas después, pero desde luego nunca olvidará ese día en el que, en su propio juego, lograron  matarle.

1 comentario:

  1. "Eso es lo que distingue a unos desarrolladores de otros. Fue uno de los grandes momentos de las historia de los videojuegos, y si llega a depender de nosotros, habríamos metido el asesinato en el lore y trabajado a partir de ahí."
    -Gabe Newell, Valve.
    El asesinato de Lord British es el equivalente a mitología grecorromana para gamers xD

    ResponderEliminar