jueves, 27 de abril de 2017

[Análisis] Mass Effect: Andromeda

Tras el éxito de la trilogía del comandante Shepard, BioWare se enfrentaba al difícil reto de afrontar una nueva entrega de la serie alejándose de la trama del primero. A pesar de ello, cambiaron de estudio (de BioWare Edonton a BioWare Montreal), enfocaron un largo proceso de desarrollo desde al año 2012, con un cambio generacional y la necesidad de usar el motor Frostbite de EA de por medio, hasta acabar lanzando el título en marzo de este mismo año.

No obstante, ya desde antes de su lanzamiento se empezaron a sembrar las dudas sobre el título, sobre si podría aguantar el peso de la franquicia sin su icónico protagonista, si se estaba lanzando de forma acelerada... algo a lo que, sin duda, los problemas con las animaciones del título previo a su lanzamiento no ayudó mucho a disipar.

Buenas a todos, soy Dadios y esta es mi primera entrada en Destino RPG, con este análisis a Mass Effect: Andromeda, que he completado recientemente en dificultad "Locura" en unas 83 horas. Es decir, esto no es un análisis basado en primeras impresiones o a juego abandonado: le he dedicado todo el tiempo posible a completarlo, para hacerme una mejor opinión del mismo.

Aunque la trama del título comienza en el año 2185 (mismo año en el que empieza Mass Effect 2), cuando la Iniciativa se embarca en el viaje a Andrómeda con cinco naves: el Nexus (la nueva “ciudadela” a medio hacer) y las cuatro arcas, la Hyperion (humanos), la Leusinia (asari), la Natanus (turianos) y la Paarchero (salarianos), rápidamente daremos un gran salto temporal, ya que nos despertamos en el año 2819 en el clúster de Heleus, en la galaxia Andrómeda, frente a Hábitat 7 a bordo de la Hyperion. Si os preguntáis por las otras razas de la Vía Láctea, simplementemente no se unieron a esta misión, por lo que los Quarianos, Hanar, Volus, Drell, Batarianos, Vorcha... sus razas no aparecerán en este título, aunque se deja caer la existencia de un arca quariana (Keelah Si'yah) que podría incluir a algunas de esas razas... en el futuro de la trilogía.

Nuestro protagonista será o Scott o Sara Ryder (depende de nuestra elección), hijos de Alec Ryder, el pionero del arca humana, ambos con reducidas capacidades de edición. Nuestro objetivo será encontrar planetas apropiados para la situación de nuevas colonias humanas.

Evidentemente, en una nueva galaxia era de esperar encontrarse nuevas razas alienígenas, pero lo cierto es que sólo encontraremos a tres en este título (de hecho, serían solo dos, siendo estrictos). Tendremos a los Kett, altamente agresivos; los Angara, originarios de Helenus y que combaten contra los Kett, siendo más amigables; y los Relictos, estructuras avanzadas dispersas por todo Heleus con sus guardianes robots. No son hostiles de por sí, aunque si nos acercamos más de la cuenta no dudaran en eliminarnos.

El sistema de Paragón/Rebeldía de la trilogía original ha sido eliminado y en su lugar se ha sustituido por cuatro tipos de respuesta: emocionales, lógicas, casuales o profesionales. En general solo nos ofrecen dos (emocional y lógica/casual y profesional) y, de vez en cuando, nos ofrecen las cuatro opciones. Realmente no he podido apreciar ningún momento en que el tipo de respuestas influya en la historia (más allá de que se modifiquen algunas líneas de diálogo), ya que todas las decisiones importantes (y algunas más sin importancia) se indican mediante un símbolo concreto, haciendo que quede muy claro cuándo estás tratando algo importante, lo cual hace que se pierda un poco el factor de jugar con una personalidad concreta que se nos ocurra y atenernos a sus consecuencias.

Ciertamente, el título refleja demasiado que se trata de una primera entrega de una esperada trilogía, por lo que no dejarán de plantearnos incógnitas que no se llegan a resolver del todo en el título. Esto deja una cierta sensación de que la trama es bastante corta y hasta sosa, ya que salvo en las misiones finales, bastante superiores al resto, casi todo parece más un gran planteamiento que otra cosa. Aparte, no le hace mucho favor el estilo de mundo abierto (por mucho que BioWare diga que el título no lo es), ya que hay bastantes misiones secundarias, de lealtad, de recogida (la mayoría de las cuales no te marcan nada en el mapa y son horrorosas) que te distraen demasiado de la trama principal y, en muchos casos, resultan puro relleno.

El principal cambio en esta entrega con respecto a la trilogía anterior se encuentra en el sistema de combate. La inclusión de un propulsor para saltar, esquivar y mantenernos un momento en el aire aporta más dinamismo a las batallas, que resultan más abiertas. El sistema de cobertura dinámica funciona bien en general, aunque hay algunas coberturas que no terminan de funcionar y otras que son muy bajas y no te cubren lo suficiente de los disparos.

La personalización del personaje principal se basa en habilidades activas y pasivas, divididas en tres grupos: Combate, Biótica y Tecnología. En Combate encontramos todas las habilidades pasivas relacionadas con las armas (Pistolas, Escopetas, Rifles de Asalto y Francotiradores), las relacionadas a reforzar nuestra supervivencia y habilidades activas del estilo Granada, Disparo de Conmoción y Barricada (Crea una cobertura temporal). Muchas de las habilidades de combate tienen usos limitados (gastan baterías), y solo se pueden recargar en los depósitos de munición. Las habilidades Bióticas son la “Magia” de Mass Effect. Encontramos habilidades activas como Carga, Singularidad o Lanza, y pasivas referentes a mejorar las habilidades bióticas y los escudos. En Tecnología encontramos habilidades como Ocultación (bendita sea la ocultación, la gran salvadora de combates), Torreta y Descarga, así como pasivas para mejorar el restablecimiento de escudos, salud y las habilidades tecnológicas. Todas las habilidades tienen 6 niveles, de los que los 3 primeros son fijos y los 3 últimos nos ofrecen 2 opciones a elegir. En total hay 11 habilidades de combate, 12 de biótica y 12 de tecnología.

Una curiosidad es que en Andrómeda no hay clases predefinidas, es decir, puedes escoger las habilidades que quieras y sí, puedes tener las 35 al máximo (al nivel 123, creo), pero de forma completamente libre, sin atarnos a ningún camino. En su lugar, hay perfiles que se desbloquean invirtiendo puntos en habilidades de las categorías que les afectan. Estos perfiles proporcionan ventajas importantes y algunas modifican los saltos y el esquive, habiendo un total de 7. Todos los perfiles tienen 6 rangos, que afectan a la mejora que nos ofrece dicho perfil. Podremos asignar un sistema de favoritos que guarda 4 combinaciones de un perfil y 3 habilidades activas para cambiar rápidamente en mitad de una batalla, eso sí, dejando a todas nuestras habilidades en recarga.

Los compañeros, no obstante, resultan mucho más limitados: solo contarán con cinco habilidades (3 activas y dos pasivas) y su equipo será siempre fijoAdemás de esto, no puedes darles órdenes directas como en juegos anteriores, ahora solo puedes dar órdenes concretas de ataque a lo que apuntes, que defiendan un punto o que te sigan.

Teniendo en cuenta el desarrollo de la trama, el sistema de investigación y desarrollo tendría que tener una gran importancia, aunque no es el caso, puesto que con solo investigar dos armas ya es más que suficiente para pasarte el juego (Blackwidow y Fusil de Asalto P.A.W. se bastan y se sobran). En Andrómeda se introduce el escáner en la omniherramienta, y sirve para obtener información de objetos, enemigos, investigar elementos del escenario... Escaneando objetos podemos obtener datos de investigación para una de los tres tipos de tecnología: Vía Láctea, Heleus o Relicta.

En los centros de investigación podemos descubrir planos o desarrollar los planos investigados. Se pueden investigar armas y armaduras, que desbloquean el plano para su desarrollo y aumentos. Lo más sorprendente es que, si queremos más aumentos, hay que conseguirlos en tiendas o en diversas localizaciones/enemigos. A partir del momento en que investiguemos algo, un vendedor lo puede tener o nos lo podemos encontrar al derrotar enemigos. Los aumentos sirven para añadirlos a armas o armaduras en el momento de fabricarlos y darles efectos adicionales, como modificar el tipo de disparo, aumentar el máximo de modificadores que puede soportar el arma a 4, etc...

Otro punto clave para la investigación de los diferentes planetas es la existencia de peligros ambientales, desde radiación constante, un frío gélido, calor abrasador, que el agua sea corrosiva... Todos estos peligros limitan nuestra actividad en dichos entornos, algunos de forma total, como la radiación, el frío o el calor (del cual podemos refugiarnos a la sombra), a uno bastante sencillo, en apariencia, como es el agua corrosiva (aunque no sobrevivas ni 3 segundos en contacto con ella). Esto limita bastante nuestra exploración, y tendremos que regresar a zonas seguras para reponer nuestro soporte vital y poder continuar (hasta que lo soluciones y hagas que el planeta sea habitable).

Para recorrer estos entornos contaremos con el Nomad, la versión mejorada del Mako del primer Mass Effect. Se maneja bien y sirve también para obtener minerales lanzando una sonda sobre los mismos. Además, su resistencia a los peligros ambientales es mucho mayor que la de nuestros personajes y se puede mejorar, por lo que, con estos entornos más abiertos de este título, funciona mucho mejor que la recordada como horrible experiencia de la primera entrega de la saga.

Así, pues, nuestro objetivo será explorar estos planetas e ir expandiendo su habitabilidad, lo que también mejorará el nivel del Nexus y nos permite despertar grupos de colonos, los cuales nos otorgan mejoras como ganancia constante de puntos de investigación, obtención de materiales, dinero, expandir el inventario o la experiencia ganada... En total hay 28 mejoras, de las cuales solo podemos elegir 19 porque el Nexus está capado al Nivel 20 y no sube de ahí, lo cual no te dicen en ningún momento (¿probablemente le quiten el límite o lo amplíen con los DLC/Expansiones?). 

En la versión 1.0, el inventario tenía un problema grave: falta de espacio. Con las dos mejoras de inventario (es decir, al máximo) solo tenía espacio para 80 objetos (del máximo de 50 original) a repartir entre piezas de armadura, armas, modificadores de armas y modificadores de armaduras. Era muy poco espacio y tenías que hacer hueco cada dos por tres. En la actualización 1.05, mi inventario paso de 80 a 200, y no he tenido que volver a tirar ni despiezar nada, lo que refleja que, al menos, se está escuchando a la comunidad y solventando muchos de los problemas del título.

Con los entornos de mundo abierto como los de este título, hay que decir que te sientes guiado constantemente, ya que SAM te dice todo el rato lo que tienes que hacer. No me parece mal que te ayuden si llevas un rato buscando y no consigues avanzar, pero todo el rato y de forma constante me parece excesivo, porque pierdes buena parte de la sensación de pionero explorador que, supuestamente, debería incentivar este título.

La nave Tempest viene a sustituir a la Normandía y, pese a ser bastante más pequeña, tiene una cosa muy bien hecha respecto a las anteriores: escaleras de mano. Parece una tontería, pero el poder subir o bajar de piso desde varios puntos de la nave es algo que se agradece, sobre todo si se compara con el ascensor central de la Normandía.

De las animaciones se ha hablado más que suficiente: No son buenas. No son horribles en general (alguna sí), pero son bastante malas. Bioware ha prometido mejorarlas en futuros parches, así que ya se verá, pero es la gran incidencia de este título. En el parche a la versión 1.05 mejoraron los ojos de los humanos y las asari (de forma notable a mi parecer) y es algo que, por un lado, se agradece, y por otro lado no debería ser necesario, es decir, el juego tendría que haber salido bastante más pulido en ciertos aspectos.

En todo lo demás, el juego luce aceptablemente bien, con interesantes escenarios que recorrer y, como ya hemos explicado, resultando más amplios y con un combate más versátil. Sí se podrían comentar los ciertos problemas de tiempos de carga al movernos entre planetas, debido a continuas animaciones que al principio resultan llamativa pero luego sólo da la sensación de que ralentizan nuestra movilidad. Decir que a partir de la versión 1.05 podemos saltarnos la animación.

Sobre las voces, efectos sonoro y música del juego, resultan muy adecuados para el título, aunque tampoco es que estemos ante un trabajo que destaque excesivamente en estos apartados.

Y, bueno, tenemos los bugs. Bastantes bugs. Sólo contando los que me han pasado a mi:
  1. He atravesado el suelo de un planeta y caído al vacío al hacer dash sobre una cuesta.
  2. Hay enemigos que clavan a un aliado en el suelo, tanto que no se pueden reanimar o no aparecen físicamente en las conversaciones, haciendo que hables con una pared, o se reanimen solos pero el juego te siga indicando que han caido en combate.
  3. Hay misiones que no se pueden hacer por errores de diálogo o ejecución.
  4. Las puertas de Kadara se abren con lentitud sin una razón aparente. En los últimos planetas se observan tirones, lo cual da la impresión de que no han sido correctamente optimizados.
  5. Los enemigos pueden aparecer dentro de elementos del escenario, lo cual es especialmente engorroso cuando hay una misión de eliminarlos a todos y necesitas llevar un arma con penetración, o cargar la partida y rezar para que no te vuelva a pasar
  6. Podemos encontrar infinidad de fallos de cámara al hablar con los NPCs.
  7. Es posible caer al infinito mientras miras el Mapa Estelar.
  8. Los compañeros siguen ganando puntos de habilidad incluso cuando nos se pueden usar en nada.
Mass Effect: Andromeda refleja muchos problemas de la industria AAA actual: una obsesión por el mundo abierto que aporta poco o nada a su ritmo de juego, tiempos de desarrollo alargados que acaban de forma brusca en un título que debe seguir optimizándose tras su lanzamiento, múltiples bugs...

Sin embargo, si me tuviese que preguntar si es un buen juego, diría que, incluso con todos sus defectos, lo he llegado a disfrutar y me ha gustado bastante, sobre todo en su parte final. Si eres un fan de la saga Mass Effect, seguramente no tengan que convencerte: incluso sin Shepard, es un título interesante para la franquicia.

Eso sí, ahora mismo no recomendaría comprarlo: tiene muchos fallos y detalles que necesitan pulirse y que se están arreglando en estos momentos. Cuando todo este proceso esté finalizado, empiecen a llegar las expansiones y todo esté en un pack que de verdad se pueda considerar como "Mass Effect: Andromeda completo", estaremos ante un título que recomendaría, pero ahora mismo sólo os puedo decir que es mejor que esperéis si no queréis pagar por un juego "en obras".

2 comentarios:

  1. Pues genial estreno, compañero. Un análisis interesante, concienzudo y ameno de leer, que has enfocado de manera distinta a muchas webs generalistas y que, ahora sí, ha resuelto mis numerosas dudas respecto a Andrómeda.

    Me lo imagino como Inquisition para Dragon Age, lo cual para mí es un poco malo pero no tan horrible como pudiera ser (muchas cosas que puntualizas estaban allí también). Gustándome mucho la trilogía original, creo que te haré caso y lo pillaré cuando esté más barato, pulido y en alguna edición digamos completa. Hasta entonces, esperaremos.

    ResponderEliminar
  2. Lo de caerse a través del suelo en lugares raros en los que hay textura pero no pared, o cliper a través de paredes invisibles sin querer andando normal y quedarse atascado ahí, me ha pasado en todos los ME xD

    Útil de verdad, probablemente esperaré al parche de marras para pillarlo. En serio, en PS4 consola aún no he podido jugar a nada de disco son parches mágicos que hacen el disco jugable.

    ResponderEliminar