sábado, 17 de septiembre de 2016

[Experiencias Roleras] Digimon World

Buenas de nuevo, queridos lectores de Destino RPG, hoy, aprovechando la reciente información de la llegada de Digimon World Next Order a territorio occidental, me gustaría tocaros la patata (y tocármela a mí misma) hablándoos de la primera aventura de la serie, Digimon World, que hizo su debut en PlayStation alrededor del año 2000.

Bueno, supongo que no habrá que hacer una pequeña introducción de lo que es el universo Digimon, a quien más o a quien menos le sonará, ya sea por los animes o el merchandising del que Bandai nos ha brindado durante muchos años. Lo cierto es que, tristemente, los videojuegos basados en esta franquicia han solido estar en segundo plano respecto a su principal "competidor", Pokémon, aunque sus mecánicas sean bastante diferentes entre sí.

En Digimon World nos poníamos en la piel de un chico sin nombre definido (he oído por ahí que en Japón se refieren a él como "Analog Boy" y en EEUU como "Hiro") que a través de su llavero Digimon, se ve transportado al mundo de estas criaturas, al mismo centro de la Ciudad File, sí, la de la primera temporada del anime.

En ella, están ocurriendo eventos extraños, que hacen que los diferentes habitantes pierdan la capacidad de hablar y abandonen este lugar, volviéndose seres totalmente salvajes, tal y como nos narra Jijimon, el "jefe" de la ciudad, por llamarlo de algún modo. Él nos comenta que nos ha traído aquí para lograr desenmascarar lo que provoca esto, y volver a traer a los habitantes a la ciudad, y nosotros, como buenos niños que somos, estaremos dispuestos a ayudar, y ahí comenzamos nuestro periplo por el mundo digital. La historia desde luego no es algo del otro mundo, como podéis comprobar.

Por supuesto, esto no lo podremos hacer solos, ya que como nos coja un monstruo de estos seguro que hay tripas y sangre por todos lados, por lo que contaremos con la inestimable ayuda de nuestro compañero Digimon. En un principio, comenzaremos con Agumon o Gabumon, dependiendo de una simple encuesta que realizamos al principio del juego. Pero por supuesto, no estaremos con esta criatura principiante todo el rato, y es aquí cuando entra en juego la crianza Digimon.

El sistema de entrenamiento y crianza sigue pareciéndome, a día de hoy, bastante complejo, imaginad entonces para una niña que lo jugaba con seis años. Nuestro compañero Digimon será como un Tamagotchi, tendremos que alimentarlo cuando tenga hambre, llevarlo al baño para que haga sus necesidades, alabarle o regañarle cuando haga algo mal... todos estos factores influirán en la Digievolución de nuestro compañero y, creedme, alcanzar según que monstruos es la mar de complicado y requieren una guía sí o sí, dado que, la mayoría, sólo se podrán obtener dependiendo de las distintas estadísticas de ataque, velocidad, etc etc. que tenga nuestra criatura cuando le llegue el momento de digievolucionar. Sumadle a esto una bonita esperanza de vida de 15 días en el juego para nuestros compañeros, que puede alargarse unos pocos más si alcanzas la versión ultimate, ¿Qué pasa luego? ¡pim! Se muere, di adiós a tu súper Digimon, que lo has perdido, tocará empezar de nuevo con uno recién salido del huevo. Oye, abre posibilidades, pero la primera vez que lo ves te quedas en shock. ¡Era mi Megadramon, maldita sea!

Superado el trauma de la muerte y renacimiento de vuestro compañero, sabed que antes de eso tendréis mil y una cosas por hacer, ya que habrá que reclutar a los Digimon para que vuelvan a la ciudad. Bastará, en la mayoría de las ocasiones, con ganarles un combate, así que dependerá de vuestras habilidades en esta parcela. El problema viene cuando tenemos que reclutar a los que no son por combate, que son... bastante... molestos. Recordad sólo este nombre: Monochromon, ese bicho os hace perder tiempo porque sí, ya veréis.

Entremos ahora un poco más en el sistema de combate: Tus enemigos estarán dando vueltas por el mapa y al colisionar con ellos se dará el enfrentamiento. En ese momento, nuestro compañero digital se enfrentará a los villanos haciendo ataques al azar, a no ser que tengamos comandos, que podremos conseguir subiendo la inteligencia de nuestro Digimon. Tendremos, además, un ataque especial que se podrá realizar pasado un tiempo del combate y que tendrá mayor o menor fuerza dependiendo de si llenamos una barrita con los botones L y R. Como véis, esto implica una gran aleatoriedad, así que para ello bien os conviene armaros con una gran cantidad de objetos para usarlos en combate, ya que solucionan muchos problemas, creedme. Aunque, claro está, lo mejor de todo es tener a nuestro monstruito bien entrenado subiendo sus estadísticas, ya sea mediante ciertos chips (los típicos objetos que aumentan las estadísticas permanentemente) usando los diferentes gimnasios (que gastarán una hora de nuestro preciado tiempo, cuidado con eso) o peleando contra otros Digimons, aunque esta mejora será mínima si la comparamos con la que obtenemos por los otros métodos.

Por supuesto, no se podría hablar de un juego de Digimon sin bugs. Este primer título es el paraíso de los bugs, al menos para aquellos que lo jugamos en la versión PAL. Ahora podéis jugarlo bastante bien gracias a los parches y roms que los han arreglado, ya que, literalmente no podías pasarte el juego en la versión física que nos llegó a nuestro territorio. Un Agumon tenía un diálogo bloqueado, y te impedía conseguir muchas cosas, pero por si fuera poco, si llegabas a la zona final por otros medios, no podías continuar ya que un ascensor no se elevaba, en serio, no sé que toquetearon para hacer este desastre.

En general, este primer Digimon World es un título al que le he dedicado muchas, muchas horas, que tiene un sistema de entrenamiento complejo y completarlo al 100% es todo un reto, ya que aparte de la historia principal contamos con tener que conseguir todas las Digievoluciones, las cartas coleccionables... La historia es bastante simplona, pero el resto lo compensa bastante bien, el ver la ciudad reconstruirse con diversos comercios, como tu Digimon evoluciona de improviso tras determinados días... para los fans de los monstruos digitales es amor puro. Sus siguientes entregas numéricas variaron bastante este sistema Tamatgotchi que a mí, personalmente me encantaba, pues le daba un toque más diferenciado al título. Si tenéis tiempo, no dudéis en echarle un ojo, más aún sabiendo que guarda alguna relación con Next Order y siempre os puede entretener. Palabra de niña elegida.

5 comentarios:

  1. Madre mia que juegazo...
    Recuerdo que me lo compre de pequeño y no me lo pude pasar (normal, sin internet, sin pillar el sistema de las evos y tal), me dedicaba a entrenar a lo tonto a ver que digimon me salia y si me salia una caca (literal) me iba a explorar a mi rollo, escapando de los enemigos, hasta encontrar un boss. Cuando lo encontraba, dejaba que me matara al digimon 3 veces y volvia a intentar que me saliese un digimon fuerte para así ir a matar al boss. No avance mucho la verdad pero madre mia... que de horas.
    Hace unos 3 años me lo pasé entero en un emulador de la PS1, ya con guias de entrenamiento y tal... menudo juegazo.
    Igual le vuelvo a dar en breve, que me han entrado ganas.

    ResponderEliminar
  2. Un juego con muchas cosas interesantes y bastante complejas teniendo en cuenta la época y el supuesto público objetivo. Hoy en día ha envejecido un pelín mal en algunas cosas, pero merece la oportunidad. Al menos las decenas y decenas de horas que le eché de chaval en diferentes partidas (con bug de por medio, Agumon maldito) lo avalan.

    ResponderEliminar
  3. Un poco caotico en su funcionamiento, no digo que deba ser facil pero si encima viene con bugs...mmm...me parece que la cosa no avanza, pero bueno supongo que es cuestion de gustos, gracias por el articulo

    ResponderEliminar
  4. Siempre me hizo gracia como la gente jugaba con sus tamagotchi, porque teniendo Digimon World era tontería.

    Un gran juego, bastante denostado a pesar de superar en muchas cosas a las primeras ediciones de Pokemon.

    ResponderEliminar
  5. Juegazo, la verdad la cantidad de horas dedicadas a este juego son incontables, ademas tengo una anécdota, cuando lo compre, ademas compre una copia para vender a un amigo de otra ciudad que no lo conocía... se lo lleve y le dije... - Lo quieres? - No me respondió... bueno te lo dejo, y si a la semana de probarlo lo quieres, te lo vendo al doble...y si no te agrada me lo devuelves... obviamente a la semana me preguntaba cual era el precio... un juego que llego a traumar a mucha gente que le dedico horas incontables.

    ResponderEliminar