lunes, 11 de julio de 2016

[Opinión] ¿Decepciona Fire Emblem Fates: Estirpe?

Es curioso lo que está ocurriendo con Fire Emblem Fates si me fijo en mi círculo cercano, en algunos compañeros de este blog y en bastantes usuarios de foros de internet: parece haber un sentimiento de decepción extendido hacia esta nueva entrega de la licencia de Nintendo, una sensación de oportunidad perdida, de hype desaprovechado. Y digo que es curioso porque el título de Intelligent Systems contaba con unos antecedentes importantes: mucho hype previo (basta consultar nuestra sección Planet Hype, donde fue de los más esperados durante meses, aunque nuestra comunidad sea humilde), auténtica locura por conseguir una Edición Especial que incluyera las tres rutas (con un movimiento en redes impresionante y atención telefónica de Carrefour saturada xD), una promoción fuerte por parte de Nintendo (incluyendo las odiosas comparaciones con Pokémon). Luego, esto fue acompañado por unas calificaciones más que notables para cada una de sus rutas, un boca a boca importante (con Nintendo sacando tutoriales en vídeo para enseñar a jugar a los noveles). Vamos, que el plan de expansión para la franquicia que pareció comenzar con Awakening se confirmaba con Fates. ¿Qué podía salir mal?

Lo cierto es que he empezado hablando de Fates en general, pero debería recapitular a las primeras líneas y decir que vamos a tratar en este artículo de opinión la ruta Estirpe en particular y sólo esa. Es la que casi todos los interesados ya hemos jugado, bien porque recomiendan empezar por ella por su dificultad moderada/baja, bien porque argumentalmente dicen que es mejor iniciarse con ésta, ya que comenzando por las otras podríamos pillar spoilers de Estirpe... El caso es que muchos jugadores hemos superado de momento tan sólo la ruta de Hoshido. Y a lo mejor las otras rutas mejoran el sabor de boca que ésta nos deja, pero las señales que me llegan desde bastantes puntos son claras: no está gustando... bueno, mejor dicho: no está gustando tanto como debiera.


Aclarar que estos comentarios provienen de gente que conoce la saga, que es apasionada de la misma y que lo esperaban con ganas (incluídme). Gente que, como un servidor, hemos transitado por ella desde que nos cayó en Europa el primer título para Game Boy Advance, hemos luchado con Elrika y Ephraim, hemos rememorado el primer Fire Emblem con Shadow Dragon, hemos disfrutado con Awakening y, si hemos tenido suerte, también hemos tocado las entregas de Game Cube y/o Wii. A pesar de ello resulta que, por algún motivo, estamos calificando a Estirpe como la que peor sabor de boca nos ha dejado de entre todas esas experiencias. Sí, peor que Shadow Dragon. :P

Así pues, el objetivo de este artículo de opinión (la mía, para más señas, aunque creo que recojo las palabras y conceptos de algunos compañeros y/o amigos) es expresar por qué Estirpe puede decepcionar a un seguidor de la saga Fire Emblem y quizá a un jugador cualquiera, tratando los puntos conflictivos básicos. Puede haber algunos spoilers en cuanto a mecánicas jugables o personajes de dicha ruta, así como algún destripe importante sobre el argumento. Seguid leyendo bajo vuestra propia responsabilidad en caso de que no hayáis superado Estirpe o queráis llegar lo más inocentes posible al mismo.

Los Fire Emblem tienen fama de no tener grandes argumentos detrás. Generalmente versan sobre algún príncipe o princesa que se ve exiliado de su reino por algún villano malísimo y reúne un pequeño ejército para recuperar su status quo a base de luchar y luchar, terreno a terreno. No suelen tener mucho más. Con el anuncio de que Shin Kobayashi, mangaka de profesión, se iba a ocupar del guión de Fire Emblem Fates, muchos pensamos que quizá era el momento de ver una historia más profunda y compleja, más elaborada que aquello a lo que la licencia nos ha acostumbrado. Incluso la promesa de las tres rutas (a la postre, tres "juegos" diferentes, con lo que ello ha conllevado para el fan) parecía traernos un panorama prometedor en ese sentido.

Nada más lejos de la realidad: el regusto que Estirpe nos ha dejado a algunos en el paladar es amargo, aún con la promesa de que Conquista y Revelación mejoren lo expuesto en este aspecto. Su historia es, más o menos, como siempre: sencillita, con un sabor un poco improvisado, con sus deus ex machina habituales y con un sentimiento de que todo el supuesto potencial que produce el hecho de encontrarse en la encrucijada de elegir entre tu familia natal y tu familia adoptiva se va a pique si optas por los primeros. No satisface y me atrevería a decir que no atrapa al jugador y no lo anima a continuar especialmente. Va en piloto automático de continuo. Y molesta.

Peor es si nos vamos a mirar a los personajes que componen el ejército de Hoshido o sus aliados, actuales y futuros. Las redes me transmiten que, en general, no están gustando nada al personal. Y el caso es que las quejas son las habituales en esta saga: estereotipados al máximo, de marcado carácter anime y escaso desarrollo, exceptuando casos contados (los protagonistas, y ni aún así). El problema es que en Estirpe esto parece haberse elevado a la enésima potencia y está molestando más incluso que de costumbre, añadiéndose a la ecuación el hecho de que no hay prácticamente ninguno rescatable (siempre alguno podíamos salvar de manera más o menos general en la saga, aquí ni eso).

Y luego están las conversaciones de apoyo. Ese horror. Ese producto que no sabe uno si está aquejado de una mala traducción (los que lo han jugado europeo en inglés me dicen que no), de una localización que ha pagado el pato de la censura (algo que a mí me preocupa relativamente poco) o qué. El caso es que la inmensa mayoría (más que en Awakening) son absurdas, redundantes y odiosas. No nos aportan gran cosa a la hora de conocer más a los personajes. Son tan tontas que no nos sacan casi ni una sonrisa. Tampoco nos emocionan, cuando proponen dramas anodinos y mal explicados. Son un absoluto desastre. Cada personaje tiene un punto a explotar (su torpeza, su sentido del deber, etc.) y éste se explota ad infinitum, hable con quien hable y conversación tras conversación. Más que en Awakening, sí. Sin piedad. Y también molesta.

Hasta ahora hemos hablado más de guión que de otra cosa, que no suele ser el punto fuerte de esta licencia, como ya hemos dicho. Pero, ¿y si pasamos a las mecánicas jugables? Son pastos más verdes, pero me temo que adolecen de fallos y puntos débiles. Si hacemos una comparación directa con el resto de la saga y más particularmente con Awakening, Estirpe sale perdiendo en algunos aspectos que pasamos a tratar ahora.

Una de las cosas que más me gustó del Fire Emblem inmediatamente anterior fue la "ingeniería genética". Coger a un personaje X que me viene con un oficio, que quizá no es el más adecuado para las características de esa unidad, y hacer las mil y una perrerías con los sellos para crear, tras muchos combates y varias horas, a una bestia parda virtualmente letal. No voy a decir que en Estirpe (y aquí supongo que podemos extender a todo Fates en general) no podamos hacer "algo" de esa ingeniería genética, pero desde luego no al nivel de profundidad de Awakening, ni tampoco con la misma facilidad y libertad. Las limitaciones que se han impuesto con los mil y un sellos (que si amistad, que si amor, que si no sé qué...) hacen que sea mucho más tedioso y no tan posible tener libertad sobre tus personajes prácticamente al 100%. Y eso a mí personalmente no me ha gustado, siendo algo a lo que dediqué decenas de horas en el anterior.

Luego está un tema que parece que en Conquista queda más que arreglado, si me ciño a las palabras en un comentario de Drive. Estirpe carece de variedad de objetivos en las misiones, posiblemente siendo el Fire Emblem más flojito en ese sentido, de todos los que he citado en esta entrada hasta ahora. Se limitan a vencer a todo el ejército y, en algunos casos muy contados, a vencer al jefe. Ya. Ni tomar la posición, ni cosas que tengan que ver con aliados, ni aguantar varios turnos. Nada de eso. Esa variedad le daría salsa a la ruta pero, sobre todo, interés y algo de dificultad en algunos compases, cosa que se le echa en falta. Es como jugar dos decenas y pico de misiones potencialmente idénticas.

La dificultad es un tema controvertido con este Estirpe. A mí debo decir que me pareció sencillito, jugándolo en normal/clásico (si no es en clásico, olvidémonos de buscarle nada a este tema xD) y esa es la idea general, especialmente si se compara con Conquista, que parece un infierno. Pero el caso es que tiene algunas decisiones de diseño en ese sentido bastante mal medidas y que matan un poco la experiencia. La primera de ellas es Ryoma, ese personaje que me recuerda demasiado a otro personaje (de Final Fantasy Tactics) y que rompe totalmente el juego si lo usas. Además. Ryoma es un salvaje que esquiva muchísimo, mete críticos por doquier y activa habilidades como si nada. Encima, si haces un pair up con algún otro personaje, se vuelve más bestia si cabe. Perder una misión de Fire Emblem Fates Estirpe con Ryoma funcionando al máximo de sus posibilidades, si no es por un despiste, es muy complicado. Personajes tochos en Fire Emblem siempre ha habido, pero Ryoma puede que sea lo más exagerado que he podido probar.

Luego hay algunas misiones que pueden ser muy difíciles... o sorprendentemente fáciles. Y encima es muy sencillo hacer lo que se requiere para que estén tiradas. Me refiero, obviamente, a la ópera y al enfrentamiento a vida o muerte contra Xander. El por qué se permite es algo que escapa a mi entendimiento, pero cumplirlas de esa "manera simple" resulta tan sencillo que veo que muchos hemos tirado por el camino sin dolor. xD

Algo que a mí personalmente no me ha gustado demasiado ha sido el reajuste que se ha hecho a los emparejamientos en combate, aunque posiblemente era necesario, tratándose de una de las mecánicas más rotas de Awakening. Lo de que para atacar con ambos personajes, estos tengan que estar pegados, ofrece situaciones complicadas, limitando bastante el emparejamiento "de carga" (un personaje unido a otro), que se vería beneficiado por la evitación de ataques dobles... y por el auto-escudo cuando llenas la barrita, que la CPU puede romper cuando le dé la gana con cualquier tontería de ataque. Pero insisto en que era un tema necesario y menor (también extensible a todas las rutas).

Otro punto que parece no haber gustado a los fans de toda la vida son los cambios en los triángulos de armas y en el funcionamiento (no desgaste) de las mismas, aunque es algo que yo particularmente he agradecido y no he notado en exceso de momento. El nuevo triángulo nos obliga a tener más consideraciones en juego que antes, lo cual no parece especialmente negativo. La pérdida del desgaste quizá sí pueda ser algo deficitario para los que nos gusta la economía de guerra, pero a cambio nos plantea otras cuestiones a nivel de penalización en atributos con una u otra arma... si no fuera porque en Estirpe puedes hacerte un set de 2 o 3 diferentes y usarlas a conveniencia sin demasiadas penalidades. Igual en Conquista o Revelación este nuevo sistema castiga más al jugador, pero aquí no es el caso.

Y con esto quedan cubiertos los puntos que, en mi caso particular, pensaba que era más importante exponer. Si os fijáis, no he profundizado en exceso en ninguno de ellos, pues considero de más abusar en un artículo que pretende ser de opinión y breve. Por tanto, llega el punto de plantearnos la pregunta final: ¿Fire Emblem Fates: Estirpe decepciona?

Voy a ser malo y voy a decir que depende. Depende del tipo de jugador que seas: como Adell me señaló, algunos tenemos muy mitificados a los Fire Emblem clásicos y, en especial, a Awakening (en mi caso, lo admito abiertamente) y eso ha influido en la valoración de la ruta de Hoshido que hayamos podido hacer. Si nos fijamos, los elementos que he expuesto (argumento, personajes, el típico rotísimo...) son aspectos que han estado presentes como algo regular en la serie, incluso siendo puntos flojos o más debatibles en la mayoría de juegos de la saga. Otra cosa es que aquí ya hayan rizado el rizo con esos temas, que puede ser.

Otros aspectos que parecen no haber convencido obedecen a retoques en el sistema jugable que parecían necesarios (los emparejamientos, por ser una dinámica salvaje en el anterior) o bien son novedosos y molestan a los más acérrimos (triángulo de armas, no desgaste, penalizaciones...). Eso nos dejaría con tan sólo la dificultad de hacer "ingeniería genética" (que es algo que no todos buscan) y la poca variedad de objetivos como aspectos realmente de peso para esa decepción. Parece poco en comparación con la saga de origen para decir que Estirpe sea lo peor, desde luego.

Creo que en esto influyen dos aspectos y con ello me gustaría cerrar esta entrada. El primero, que Estirpe se ha vendido como un juego separado, cuando las horas de disfrute parecen razonablemente menores que las de Awakening. Suponer que Conquista y/o Revelación te tengan que atraer más cuando quieres una experiencia completa y has pagado 35-45€ por esta ruta es difícil de digerir (aunque muchos hemos cogido la Especial y eso no debería afectarnos en exceso). El segundo y el que me parece más importante: hemos desencuadrado esta saga con Fates Estirpe y, sobre todo, el tren del hype cogió una velocidad de crucero para algunos y nos ha atropellado totalmente. Muchas de las cosas de las que nos hemos estado quejando, amigos, son parte casi inherente de la saga y parece que no lo hemos visto hasta ahora. O quizá hicimos demasiados castillos en el aire con según qué temas (argumento, personajes...), buscando una tierra prometida que jamás se nos prometió. Y entonces pensamos que Estirpe es muy malo y que no nos ha gustado sólo porque no cumplió unas expectativas que no tenían ninguna coherencia, conociendo como conocíamos la saga ^^u.

Como siempre, será un placer saber en los comentarios si Estirpe os ha decepcionado, si os parece a la altura de cualquier otra entrega de la saga y si veis los aspectos aquí comentados acertados o no. De hecho, para eso existe esta entrada. ;)

17 comentarios:

  1. He jugado a las 3 rutas, y a mi parecer estirpe y conquista están muy parejos en nivel historia, incluso veo más fría la historia de Conquista (me gustó poco el tipo de ruta), a mi parecer veo superior la ruta revelación en historia y demás cosas.

    ResponderEliminar
  2. Yo es la unica de las 3 rutas que aún no he terminado.. xDD
    Conquista la termine y me encanto, los personajes me parecieron interesantes y curiosos en su mayoría (quizás los que menos importancia di fueron los 2 guardaespaldas de Xander, el resto todos me parecieron aceptables), los combates, en dificultad difícil son de sudar sangre (no quiero imaginar la ultima dificultad), y la historia, con esa doble moral de estoy haciendo esto porque el fin justifica los medios me pareció muy atípica en el genero RPG habitual.
    Revelación a la misma linea que Conquista, al tener sus pjs y una dificultad aceptable (aunque claramente no al nivel de Conquista), ademas de la VERDADERA historia (no jodas, se nota a la legua que es la ruta canon) me pareció bastante interesante como para terminarla sin dejadez.
    Pero Estirpe es pa darle de comer aparte, la dificultad incluso en difícil es de pena, ridícula, los pjs, aunque son simpaticotes son bastante sosos, y ninguno llega a transmitirte mas que un simplemente "me caes bien", podría destacar a Saizo sobre todos los demás, en cuanto a Hinata, Sakura. Hinoka, Oboro y Orochi te caen bien, ya. Porque Takumi es jodidamente insoportable al nivel de querer darle collejas hasta el fin de sus días, Subaki es un prepotente de cuidado que al primer dialogo con alguien ya te dan ganas de mandarlo a paseo, y el resto simplemente no me trasmitieron nada. Aunque eso si, de todos los hijos de las dos rutas Hisame es mi favorito, y Shiro tambien es bastante cool, el resto volvemos a lo mismo, no te transmiten nada o te dan ganas de matarlos a collejas (Asugi cof cof).

    En mi opinión Estirpe no es TAN malo, pero si lo comparas con Conquista , y si encima lo juegas después (como fue en mi caso que empece con Nohr) la sensación que te transmite va a ser un poco decepcionante en comparación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Aún no he jugado Revelación, sólo las dos rutas polares)

      Takumi me hace arrepentirme de jugar en modo Casual. Es el único personaje en un Fire Emblem al que dejaría muerto para mejorar el juego.

      El problema es que cada ruta de Fates es "menos", en todo. Las historias de los FE son en general pobres, pretenciosas, o innecesariamente complicadas (con la posible excepción de Radiant Dawn/PoR) pero haber dividido la historia en tantas tramas mata muchísimo el interés. Sin salir de la saga, en Sacred Stones lo único que se perdía en la división eran las historias personales de Saleh y Duessel, y poco más; aquí da la sensación de que nunca estás jugando a un juego entero.

      Y otro quid es que Awakening era un juego magnífico. Tenía también una basura de historia pero era el único Fire Emblem que, juzgado aún fuera del estándar de la saga, lo considero un juego excelente y una recomendación sólida para entrar al género. La saga FEen general da grima, es críptica y cruel y contraintuitiva y era nicho porque había criado grupos reducidos de jugadores masocas a los que nos gustaba esa clase de mal diseño. Y Awakening tiró casi todo eso para hacer un buen juego con todas las partes que podían salvarse, es uno de los mejores ejemplos de casualización positiva que he visto.

      Y aparte del sistema de armas perpetuas/castillo, Fates pierde en casi todos los apartados respecto a lo que Awakening fue. Podría tener una historia más chula pero se ve lastrado por la división de rutas, podría aprovechar mejor el cast de personajes pero se ve lastrado por la división de rutas y la excusa para reclutar hijos, que es más Deus Ex Machina que ocho Lucinas juntas (EN SERIO, NO ES TAN DIFÍCIL DARLE UNA EXCUSA SERIA A ESO). Podría tener mejor gameplay en las misiones, pero cada ruta parece "temática" por lo que he visto: Estirpe son misiones de vencer, Conquista son misiones con condiciones de victoria alternativas, Revelations son mapas raros con niebla de guerra y nieve y frikadas, en vez de mezclar y darle salsa al asunto.

      En general, es un buen juego. Pero era muy difícil ser Awakening.

      Eliminar
  3. Habiendo completado Conquista y yendo por el cap 20 de Estirpe (Y habiendo jugado a todos los FE europeos, incluyendo de sobremesa) diré:
    Yo no me esperaba una super historia por tener a un mangaka detrás, sólo algo ligeramente más elaborado y que hilase bien los tres juegos, lo cual ha pasado, así que no hay quejas. Dicho esto, la parte de Nohr me gustó más, es más atípico el desarrollo. Los personajes, no veo algo muy diferente a la tónica habitual, quizá sí es verdad que las conversaciones a veces son algo sosas, pero tampoco es para tanto.

    Respecto a la jugabilidad, el doble triángulo de armas hace el juego más estratégico, aunque ya no tiene la lógica que tenía antes, todo sea dicho (lanzas > espada por rango --> cuchillo > espada. OK). Lo del desgaste de las armas...en Nohr se compensa por la pobre economía que tienes, es una forma diferente de distribuir el dinero. El problema no es ese, es que en Hoshido te sobra la pasta, que las armas se gasten o no es lo de menos.
    El gran lastre de Hoshido es la dificultad, motivada especialmente por las batallas extras, que te permiten subir de nivel a tus unidades con mayor facilidad, y tener más dinero, lo cual te permite ir siempre con mejores armas, llevar variedad (arma fuerte, a distancia, otra para defenderte de las que eres débiles, etc...), gastar en sellos (tengo promocionadas a más clases de las que uso, y voy rotando, en Nohr tenía problemas para comprar sellos cuando llegaba al 20 xD). Y esas batalals extras se permiten subir relaciones antes (conseguir hijos antes, tener más bonus de apoyo, etc). Esta es la gran pega.
    Ryoma está OP pero nadie te obliga a usarlo (yo sólo lo uso en batallas donde puedo usar muchos personajes, y no abuso de él), y eso de tener algún personaje OP no es nuevo, es como la típica unidad promocionada al inicio del juego (que yo siempre evito usar).
    De hecho, hay otros factores que bajan la dificultad, como el alcance de los bastones, bonus de las armas (casi todas dan algo si las comparas con el equivalente de Nohr).

    Lo de la genética, es cierto que ha bajado respecto a Awakening (en general, todo fates), pero quizá en éste estaba DEMASIADO roto.

    En conclusión, el juego es relativamente fácil (digo relativo porque el RNG sigue ahí) si abusas de batallas extras (aun así es más difícil que awakening, por cierto), lo demás sigue la línea habitual. Otra cosa es que la gente tuviera muchas expectativas por alguna razón.
    A mi awakening, al que se idolatra, quitando la novedad de la genética, me pareció muy inferior a los anteriores. Fates recupera un poco más del espíritu clásico, aunque añadiendo sus propias novedades. En el caso de Estirpe creo que si querían rebajar la dificultad, bastaba con los bonos de armas y poco más, pero a parte de eso, me parece correcto.

    P.D: Sigo pensando que debería de haber sido un sólo juego. Puedo aceptar la ruta final en DLC, pero el juego base debería de tener 2, que hasta te reciclan mapas xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi recurso mnem... memnoté... memoté... loquesea para el triángulo de armas es: Garcia (el luchador de Sacred Stones al que siempre promocionaba a guerrero, arcos y hachas) vence a la Casa de las Dagas Voladoras (lanzas de bambú, dagas, y shurikens) vence a Saber (espadas y explosiones de maná y rayos de luz) que vence a Garcia.

      Garcia > Casa de las Dagas Voladoras > Saber > Garcia.

      De nada

      Eliminar
  4. Me acaba de encantar leer esta entrada porque de verdad que pensaba que era el único decepcionado con Estirpe.

    Me faltan 2 capítulos para acabarlo y desde los Fire Emblem de Game Boy es el primer juego de la saga que se me hace TAN tedioso que quiero acabarlo cuanto antes.

    Para empezar, el GRAN desnivel de dificultad. Yo siempre juego con muerte permanente, así que lo empecé en fácil y con permamuerte y me parecía tan sumamente fácil que tuve que ponerlo en normal permamuerte hasta que me dí cuenta de lo absurda que era la curva de dificultad: capítulos terriblemente fáciles y otros irónicamente injustos.

    En segundo lugar, los personajes son sosos en su gran mayoría y las conversaciones de apoyo llegan a un punto que dejas de leerlas de lo aburridas que son (excepto la conversación A de Avatar y Kaze, creo que es de las mejores de toda la saga).

    Por otro lado, ya hablando de los 3 juegos en general, creo que soy el único ser de este mundo que DETESTA el sistema de hijos. En Awakening no me acabó de gustar, pero en Fates me parece terrible: los hijos están metidos en la historia a calzador y sin ningún sentido (en Awakening al menos se justificaba con los viajes temporales; esta vez se buscó una excusa barata para meterlos en la historia). En otros juegos, contabas con cerca de 40 personajes para tu ejército. Ahora, tienes unos 25 y te meten otros 15 personajes a calzador que no son coherentes con la historia y que, personalmente, me dan grima.

    También está el hecho de que todas las batallas son totalmente idénticas en cuanto a objetivos (mata al jefe, mata a todos los enemigos) y el hecho de que se quiso crear una variedad de escenarios distintos en las batallas que hace que la historia dé giros sin sentido (oh! De repente me teletransporto en una torre en la otra punta del continente, al capítulo siguiente estoy en un volcán, al siguiente en un pueblo y después en el castillo de Nohr, COHERENCIA CERO).

    Lo dicho, estoy decepcionadísimo con Estirpe y la verdad es que tampoco tenía un hype descomunal antes de comprar el juego. Espero disfrutar más Conquista y Revelación...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he comentado más arriba, pero las misiones son temáticas para cada historia. Estirpe es ganar el combate, Conquista es condiciones de victoria alternativas, Revelations son mapas raros con cosas.

      Eliminar
    2. En los hijos preferí no entrar, dando por hecho que se englobaba en el tema argumento + personajes y asumiendo que me pasé Estirpe teniendo sólo dos hijos (pasando xD). Pero básicamente es lo que decís, está tan puñeteramente mal traído como excusa que es peor de largo (como dice Drive más arriba) que lo de Lucina, que aún podías tragártelo.

      Veo que muchos estamos más o menos igual con Estirpe, sea legítimo o no.

      Eliminar
  5. Aquí un fan de Fire Emblem desde su primera entrega publicada fuera de Japón en GBA. Soy de la opinión que, mientras que Awakening me pareció un juego notable, aunque algo sobrevalorado por la crítica, Fire Emblem Estirpe me está aburriendo sobremanera. Me parece tan sumamente fácil en dificultad normal con permadeath que lo tuve que poner en difícil, dónde sí es un desafío, pero sus sosos personajes y lo terriblemente mala que me está pareciendo la historia, me han hecho abandonarlo cuando creo que no llevo ni la mitad del recorrido. No sé, le daré otra oportunidad, pero me da una pereza tremenda...

    ResponderEliminar
  6. Poco se puede añadir a lo que ya habéis comentado.

    No decepciona Estirpe por sí solo, decepciona Fire Emblem Fates. La historia me resulta igual de mala en las tres rutas, esa separación en tres mata el hilo argumental de forma absurda. Los apoyos son lamentables, personajes nada creíbles y que no te suscita en absoluto el interés saber cómo serán las conversaciones. En anteriores entregas los personajes eran más simplones y planos y te hacía preguntar al menos de qué hablarían Fulanito y Manganito.

    Llevo 90 horas, a punto de terminar Revelations y se me está haciendo insufrible terminar el juego (y eso que es la ruta "canon"). Y no lo termino porque lo único que me atrae a seguir jugando es el Castillo y querer forjar un arma +7, y como mucho ver todos los hijos (de los cuales pasé al completar las otras dos rutas, ya que estaban metidos con calzador no, lo siguiente).

    Al empezar Estirpe lo hice a sabiendas de que no era la ruta que quería, pero quería hacerlo por una especie de orden perfeccionista. Jugué con hype y me lo pasé en unos tres días, pero sin disfrutarlo, más con la ansia de empezar Conquista. Y allí ya se pinchó del todo la burbuja del hype.

    No es mal juego si lo miras fríamente, pero no deja de generar desilusión. Un juego sacacuartos al que hemos (he) caído como un tonto.

    Siento desilusionar a aquellos que solo habéis jugado solo a Estirpe, pero no esperéis encontrar una mejor historia en las otras dos rutas. Dificultad absurda en Conquista y mapas coñazo en Revelations quizá sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosas positivas: Nuevas clases y skills personales (aunque se han cargado la clase Guerrero), el castillo, el triángulo de las armas, variedad de armas (occindetales-orientales) y bonificaciones, las venas de dragón (según se mire, en algunos mapas son tediosas o molestas) ...

      No sé si justifican un nuevo juego teniendo en cuenta todo lo negativo ya dicho.

      Eliminar
  7. La ruta de Hoshido la terminé en un mes y medio, para un RPG de 25 horas es demasiado tiempo, pero la ruta de Norh si me gustó y la terminé en 7 días. Las batallas eran más entretenidas, los personajes me gustaron más, la dificultad y especialmente la historia, me gusta el camino del mal. Ahora empezaré la tercera ruta, ojala mantenga el nivel de la ruta Norh y no baje el nivel, como la ruta Hoshido.

    Y mi hype por este Fire Emblem era bien bajo, me gusta la saga pero no tanto, quizás por eso no me decepciono tanto. El hype queda exclusivamente reservado para Atlus xD.

    ResponderEliminar
  8. Me toma totalmente por sorpresa esta entrada, no pensé que ha Estirpe le estaría yendo tan mal, me alegra haber empezado por Conquista, en última instancia jugaré luego Revelación y me olvidó de Estirpe, no se justifica comprarlo si va ha bajar tanto el nivel.
    Son cosas como estas las que me hacen agradecer el haber conocido esta página^^.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tienes que comprarlo por separado, te aseguro que no vale el dinero, a menos que tu waifu/husbando esté ahí y juegues por eso. Que son Fire Emblems, ese público haylo.

      Mi recomendación es juega Conquista, luego Revelations, y luego busca en youtube las escenas de los últimos capis de Estirpe y la saga personal de Kaze ahí.

      Eliminar
    2. Gracias por el dato, lo tendré en cuenta ;)

      Eliminar
  9. Yo no he jugado al juego, pero tengo una pregunta... ¿No se comentaba que bastante contenido de la historia de Estirpe se perdió con las localizaciones y que el original en japonés si es bastante interesante? No se hasta que punto será cierto, pero de ser así, quizás nos encontramos con un problema mucho más escabroso que el juego en sí.

    Por otro lado, yo que el principal problema es que, como se ha dicho antes, al menos las dos primeras campañas (aunque la tercera es la canónica, si no recuerdo mal) deberían haber ido juntas. Esta maniobra sacacuartos de nintendo hace que cualquier altibajo se note más, porque estás invirtiendo más dinero. Posiblemente los problemas de Estirpe (que por otro lado, bien sabeis que algunos son decisión de diseño) serían más perdonables si se vendiera junto a Conquista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha llegado a decir lo que comentas, sí, aunque hasta qué punto perdemos o no, es difícil saberlo. En todo caso, yo he intentado excluir eso de mi artículo, pero está claro que si hubiéramos jugado la versión japonesa a lo mejor la opinión podría ser mejor. Sobre la división, es algo que he intentado excluir en mi análisis, ya que dispongo de la Edición Especial. Claro, que no todo el mundo la tiene y que los juegos valen lo que un juego por separado si se compran así... y al final eso de dividir seguramente ha penalizado el volumen de contenido en cada ruta por separado.

      Eliminar