lunes, 2 de mayo de 2016

[Experiencias roleras] Cid nos escribe sobre Dark Souls 3

Siempre me resulta curioso comprobar como un juego tan de culto como aquel Demon's Souls, lanzado en 2009 para Playstation 3, se ha convertido en una franquicia constante, con una comunidad enorme detrás esperando la salida de cada nuevo juego. Así, siete años después de ese primer título oscuro y extremadamente complicado o críptico, nos llega lo que parece la conclusión de las aventuras medievales de la saga Souls (aunque yo creo que un cercano Bloodborne 2 está más que asegurado). Tras haber completado el juego por primera vez (zonas y jefes opcionales incluidos), me apetecía compartir con la comunidad de Destino RPG unas impresiones rápidas de lo que me ha parecido este camino por Lothric.

Decir antes de empezar que me encanta la saga Souls. He completado los dos juegos anteriores y he jugado bastante a Demon's Souls y Bloodborne (este último espero terminarlo pronto). Tampoco soy ningún experto y he jugado poquísimo a la vertiente competitiva del juego. Normalmente hago una partida más o menos tranquila, intentando buscar todos los secretos y, tras completarla, uso una guía para limpiar un poco las cosas que me haya dejado y no suelo ir a por la segunda vuelta o posteriores.

No voy a detallar las mecánicas jugables básicas de la saga. La mayoría de ellas son rescatadas de anteriores Souls y ya nos las explicó perfectamente Afrael en unas Experienciasl roleras. Dicho ésto, también quiero comentar muy rápidamente las novedades jugables más obvias que trae el juego y que muchos ya conoceréis: básicamente, la jugabilidad se ha pulido mucho y se ha incrementado la velocidad respecto a los Dark Souls, pero sin llegar al nivel de Bloodborne. De ese título también se ha tomado la evolución de los jefes conforme la pelea avanza, aunque han desaparecido mecánicas como la recuperación de vida si golpeamos al enemigo nada más sufrir daño. Por otro lado, de Demon's Souls vuelve la barra de magia, que también se usa para ejecutar unas artes especiales propias de cada arma. Para recuperar esta barra de magia también se han incluido los frascos de estus de ceniza, que podremos intercambiar en el herrero por frascos de estus "normales" y viceversa.


Como ya se deja ver por las propias características del juego, este Dark Souls 3 supone el cénit de la saga, refinando todas las ideas mostradas en todos los demás juegos y sin añadir demasiadas novedades. Gustará a todos los que les hayan gustado anteriores juegos y sabe contentar tanto a jugadores nuevos (los primeros pasos son los más sencillos de toda la serie) como a jugadores veteranos (hay guiños a anteriores juegos y sobre todo al primer Dark Souls en las armas, personajes en incluso en localizaciones).

Personalmente lo que más me ha sorprendido es el diseño de las peleas con los jefes finales. Mientras que en Dark Souls 2 la mayoría de los jefes presentaban mecánicas ya vistas en anteriores juegos, aquí tenemos peleas muy interesantes e innovadoras, que nos harán pensar para descubrir los puntos débiles de cada jefe. Estos enfrentamientos recuerdan en parte a juegos como The Legend of Zelda o Shadow of the Colossus. En algunos tendremos que utilizar elementos del entorno, otros se derrotan con un arma específica, otros dañando las partes débiles... Aunque algunos jefes son más "tradicionales", la mayoría nos sorprenderán por sus mecánicas novedosas dentro de la saga. Sin duda, este aspecto es de lo lo mejor y más sorprendente de este Dark Souls 3 (y éso que en este aspecto los Souls nunca defraudan).

Por otra parte, otro de los grandes pilares de todo buen Souls es su maravillosos diseño de niveles. A este respecto, Dark Souls 3 me produce sensaciones encontradas. Tenemos de nuevo un mundo abierto, pero la interconexión entre diferentes zonas resulta más lineal que en ningún otro juego de la saga. Prácticamente cada escenario tiene únicamente una o dos salidas y en éste último caso, la segunda salida suele conducir a un área cerrada sin ninguna otra salida. En más de una ocasión también encontramos hogueras estúpidamente próximas que te hacen recordar los fallos de diseño de Dark Souls 2.

Sin embargo, las conexiones entre zonas vuelven a ser lógicas y coherentes y el propio diseño de cada zona por separado también nos dejará con la boca abierta en más de una ocasión. Áreas como el Asentamiento de los no muertos, la Catedral de la Oscuridad o el Gran Archivo están plagados de recovecos, atajos, trampas y secretos que harán las delicias de los amantes de la exploración, estando entre las mejores zonas de cualquier Souls. El aspecto más negativa en este sentido sea la relativa bajada de calidad en algunos de los últimos escenarios. Cerca del final del juego, encontramos ciertas zonas excesivamente cortas y simples como la Capital Profanada o el Jardín del Rey Consumido.

Finalmente, respecto al argumento, quizás sea menos sorprendente y conclusiva de lo que se esperaba. A pesar de ello, tenemos un puñado de NPCs muy interesante con el que profundizar en el mundo del juego y descubrir todos sus secretos. También tenemos un buen puñado de pactos para entretener a todos los jugadores avezados en el modo online del juego.

En conclusión, este Dark Souls 3 es un juego muy completo, redondo y pulido. Su duración está en la línea de lo esperado para un juego de la saga (me ha llevado 37 horas hasta el jefe final y unas 8 horas más para sacar todo lo que me había dejado por el camino y podía conseguir sin dar una segunda vuelta) y es apto tanto para nuevos jugadores como para veteranos y que además sorprende más de lo que parece a simple vista. Y vosotros, ¿habéis probado el juego? ¿Estáis dudando en probar la saga por primera vez? No dudéis en preguntar si tenéis alguna relacionada con el título en los comentarios.

3 comentarios:

  1. Me ha decepcionado muchísimo la linealidad del título, además de su corta duración. Apenas tienes zonas interconectadas, y las que tiene no sirven para demasiado porque la mayoría de secretos los puedes sacar sin tener que volver cuando encuentres la llave 3 zonas después.

    La dificultad no sabría decirlo, la chetada de las espadas cortas y la mecánica del sangrado eliminan ese pico de dificultad al principio del juego y mantienen bastante estable la curva, además, los escenarios son bastante amables y, salvo por un par de trampas colocadas a mala leche, es bastante chungo morir por el terreno. Prácticamente puedes pasarte el juego corriendo y sin complicación.

    Por otro lado el excesivo recurso de la nostalgia no me ha convencido del todo, al ser tan lineal es casi como que te "obligan" a sentirla. Hubiera estado muchísimo mejor que parte de las referencias estuvieran como secreto, porque avanzando con un mínimo de exploración no te pierdes nada.

    Lo que sí me ha gustado han sido los jefes, algunos fáciles, otros menos fáciles, pero en general todos tenían su aquel. El heat up de BB mejora bastante esta experiencia, e incluso hasta cierto jefe que puede morir de un solo golpe tiene su gracia y te obliga a buscarle las vueltas. El PvP además está muy bien pulido, salvo un par de cosas que no me han gustado es bastante gratificante, no como DS2 en donde las hitboxes y el lag hacían impracticable este modo. Eso sí, el matchmaking de ciertos pactos es horrible, en especial el que es una versión + de otro.

    Pero bueno, a grandes rasgos me ha gustado, es un título aceptable, supongo que el fallo fue esperar algo como DS1 teniendo en cuenta que existía DS2. Personalmente no aconsejo a los novatos empezar por esta entrega, no es muy complicado, pero al estar tan sumamente ligado a DS1 te pierdes gran parte de las referencias y resta bastante a la experiencia.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el análisis compañero. Yo tengo pendiente de empezarme la saga Souls este año. Ya lo comentamos en el podcasts, tras pasarme el NG+ de Bloodborne y el DLC, le meteré mano al primero para acabar jugando a esta tercera entrega eventualmente.

    En lo personal, me gusta mucho más este sistema de combate dinámico, más cercano a Bloodborne, aunque entiendo las críticas. No tiene sentido que una persona se mueva con tantísima agilidad y de volteretas llevando una armadura pesada de yo no sé cuántos kilos. En ese aspecto, Dark Souls era mucho más realista, y aunque lo que he visto de gameplay me llama más la tercera entrega, sí es cierto que tenía su interés en las primeras iteraciones.

    Me sorprende que no hayas comentado nada de la OST. Main Theme, Abyss Watchets, Pontiff, Nameless King, Lorian & Lothric, Oceiros... God, no he jugado nada al juego (y sólo me he visto tres boss fights) y su OST ya se encuentra entre mis favoritas.

    Tengo mucho interés por ver qué es lo siguiente que hace Miyazaki. Ya ha confirmado que está trabajando en una nueva IP-->https://www.reddit.com/r/darksouls3/comments/4gg3jg/april_23rd_hidetaka_miyazaki_interview_in_taiwan/d2hkk40
    así que a ver qué sale de la mente de este hombre, que sin duda es uno de los mejores creativos de la industria actual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razon, la OST es maravillosa. Deberia haberlo comentado al menos ^^u
      Tengo mucha curiosidad yo tambien por ver el proximo projecto de Miyazaki. Siempre digo que los verdaderos genios se diferencian de los demas en que pueden hacer cosas distintas.

      Eliminar