viernes, 10 de julio de 2015

[No todo es un RPG] Nayimi nos escribe sobre Journey

¡Hola de nuevo, muyayos!

Se nota que estoy ociosa y sin otra cosa que hacer, ¿eh? En fin. :P

Hoy quiero usar la opción que nos deja esta serie de entradas llamadas "No todo es un RPG" para escribiros un poco de Journey, un juego indie desarrollado por ThatGameCompany para PlayStation 3 en 2012: El título fue lanzado originalmente en formato digital (PSN) y, luego, en un formato físico en un recopilatorio junto con otros dos títulos indie bastante curiosos como son Flower y Flow.

Como todos los títulos que entran en esta sección, Journey NO es un RPG, pero tiene elementos que hacen que si te gusta este género, seguramente te acabe encandilando este viaje.

El objetivo de este juego es claro ya desde el principio: Encarnamos a una misteriosa figura envuelta en una capa roja cuyo destino es alcanzar la enorme montaña que vemos al otro lado del desierto, al poco de empezar. De ahí el título del juego: Journey es viaje en inglés y, en sí, todo lo que tendremos que hacer será eso, viajar. Pero este viaje será uno de los más mágicos que vivamos en nuestra vida como jugadores.
Los seres de "tela" nos ayudarán a avanzar
En este viaje deberemos atravesar un desierto plagado de ruinas. Desierto, por otra parte, maravillosamente recreado, con unas texturas y una iluminación exquisita. Así de pronto supongo que la idea del juego os parecerá un poco tediosa y, además, nuestro silencioso amigo, el cual sólo emite hermosas notas musicales al pulsar círculo, no camina especialmente rápido, pero para agilizarnos podremos ir buscando símbolos luminosos por los escenarios que nos permitirán ir alargando nnuestra extraña bufanda, por llamarla de alguna manera, y así poder planear de manera temporal, siempre que esté "cargada". ¿Cómo se carga la bufanda? Pues es fácil: En los escenarios encontraremos una extraña tela biológica que siempre nos recuerda a diferentes criaturas marinas, como bancos de peces, medusas, delfines (parecido), algas... Que, al tocarla, nos recargará. Dichos entes, además, nos ayudarán avanzar, ya que, por ejemplo, cantándole a los bancos de peces nos darán un impulso temporal para llegar a lugares más altos u otros más lejanos.

A lo largo de nuestro viaje iremos pasando diferentes pantallas, desde el desierto a lo más alto de la montaña. Entre cada fase, veremos una pequeña escena que nos irá ayudando a entender qué ocurrió con nuestra civilización, con un trasfondo bastante interesante, por cierto, pues se puede equiparar a lo que está sucediendo con ser humano.

Si bien el juego por desgracia es bastante corto (dura entre una hora y media o dos horas), es bastante rejugable gracias a los trofeos disponibles para conseguir y la posibilidad de explorar para encontrar todos los coleccionables: Las marcas luminosas para la bufanda y los murales que habrá que activar para descubrir la historia de la raza de nuestro protagonista. Además, el juego tiene multijugador online cooperativo que se puede disfrutar cuando coincides con otra persona que está jugando en tu mismo escenario. Esto quizás le dé un sabor diferente a este viaje, pues aunque no te puedes comunicar de ninguna manera decente con tu compañero, podéis hacer juegos de cantos, ayudaros recargándoos mutuamente las bufandas (jejeje, qué mal suena), amén de poder lograr los trofeos extra que hay disponibles por pasarse el juego con alguien.
No me digáis que surfear por la arena bajo esta luz dorada no es una maravilla
Visualmente hablando, como ya comenté, el juego es precioso. Los entornos están recreados con mucho detalle. La dinámica de ondas de la arena, las luces, las sombras, el viento... Todo es exquisito y da gusto simplemente pasearse por los sitios. Si a esta maravilla visual la completamos con una banda sonora deliciosa y perfectamente cuidada, tenemos como resultado un juego que nos sirve para echar un rato, cuando no hay nada mejor que hacer, sólo por el mero disfrute de surfear por la arena, planear con las criaturas de tela, o congelarnos en la montaña (Y con este calor, apetece :P).

Os puedo decir que este Journey me lo habré pasado cosa de 10 veces, muchas de ellas coincidiendo con algún jugador que me ha permitido exprimir el viaje todavía más a fondo, buscándole los bugs al mapeado para poder atajar o, simplemente, ver la cara "oscura" de la programación que conforma el entorno, lo cual no ha hecho sino que le coja más cariño al título.

Desde luego, si lo veis en la PSN baratito así como el pack físico con el Flower (otro juego muy interesante al cual sólo he podido jugar a la demo porque no quiero gastarme dinero xD) y el Flow (un minijuego extendido, no sé hasta que punto, ya que yo lo conocí en Minijuegos.com hace siglos y no pasa de curioso), os diría que no lo dejaseis pasar.

Este viaje merece la pena.

7 comentarios:

  1. Salvando las distancias, siempre me ha recordado mucho a los juegos del Team Ico: sin hub y con unas mecánicas muy simples pero sin embargo, con una capacidad de transmitir sensaciones muy alta (me encanta sobre todo la parte final del juego). Una gozada también la implementación del online, que hace cada partida única, con situaciones a veces muy divertidas.

    ResponderEliminar
  2. El mayor drama de nuestra generación es el contrato vinculante que thatgamecompany firmó con sony cuando eran un estudio desconocido y nadie daba un duro por ellos. Ahora todo es exclusivo y nos jodemos.

    ResponderEliminar
  3. Además de las buenas críticas que ha tenido, un par de amigos ya me lo han recomendado fervientemente y creo que caerá ahora que aparecerá pronto para PS4. Si a ojo lo tengo que comparar con algo, me recuerda a ese juego español que apareció hace unos años en la eShop de Wii. ¿NyxQuest o algo así era?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estéticamente, muy de lejos. Pero ya, el sentimiento que Journey invoca es más parecido a cosas como Shadow of The Colossus o The Talos Principle: la mística del mapa tocado por los hombres pero ya completamente vacío, la soledad, la épica de explorar cosas y resolver el mundo, como si fuese un puzle.

      Eliminar
    2. La lírica de tus palabras me ha encantado :3. Me lo apunto porque creo que me gustará mucho en base a esas sensaciones que comentas.

      Eliminar
  4. Es un juego que me llama desde hace muchísimo, pero siempre me echa para atrás por su escasa duración. Aunque visto lo visto, habrá que empezarlo tarde o temprano

    ResponderEliminar
  5. Hombre, no va a ser el juego de tu vida, pero realmente merece la pena para jugar un ratillo que tengas o cosas así. Yo hay noches que enciendo la consola y no sé a qué jugar porque no tengo ganas de seguir con la partida del juego de turno con el que esté en ese momento y me pongo el Journey un ratete para dar un paseíllo por el desierto^^

    ResponderEliminar