martes, 11 de marzo de 2014

¿Sabías que la serie Kingdoms of Amalur pertenece al estado de Rhode Island?


La rocambolesca historia de Kingdoms of Amalur: Reckoning (PC/PS3/360, 2012) es digna de ser contada, ya que ha acabado como el rosario de la aurora y, actualmente, la serie se encuentra en una nebulosa que lo deja en posesión del estado americano de Rhode Island.

Pero mejor expliquemos la historia desde el principio: Curt Schilling, un importante jugador de béisbol de la MLS, decide que para retirarse podría fundar una compañía de videojuegos y crear un MMORPG del que vivir en el futuro (Sí, en serio). Tras convencer al tío de su esposa, el ejecutivo Bill Thomas, a unos cuantos colegas y fichar a R.A. Salvatore (The DemonWars Saga) o Todd McFarlane (Spawn), funda la compañía  Green Moster Games en 2006 y se estableció en un lujoso edificio de Maynard, Massachusetts.

En 2007, cambió su nombre a 38 Studios y empezó a trabajar en un MMORPG que avanzaba a paso de tortuga incluso tras el fichaje de McGeathy, que trabajó en EverQuest Online. Para acelerar el proceso de desarrollo, en 2009 deciden comprar la compañía Big Huge Games, que pertenecía a THQ y sólo había desarrollado Rise of Nations (PC, 2003). Big Huge Games estaba intentando desarrollar un RPG, así que el plan era que ese título fuera un puente previo al gran MMORPG que llevaba en desarrollo 3 años.


La cosa se complica cuando, en 2010, viendo que el coste de producción se estaba disparando, la compañía decide aprovechar el esfuerzo de Rhode Island por intentar lograr que compañías de software se instalaran en su estado y se mudan a Providence a cambio de 75 millones de dólares a préstamo para financiar el proyecto, con la promesa de que contratarán a 450 trabajadores del estado.

Finalmente, en 2012 por fin lanzaban el que fuese el título puente antes del MMORPG "Copernicus": Kingdoms of Amalur: Reckoning, que fue bien aceptado, logró unas ventas aceptables... Pero ni de lejos compensaban el brutal gasto que llevaban acumulado tras esos 5 años desde su fundación.

Como Rhode Island se olió la tostada y ya había dejado de recibir los correspondientes intereses de su crédito multimillonario a 38 Studios, pero la situación ya era imparable: La compañía no tenía fondos suficientes pera pagar los intereses del préstamo... Y, de hecho, ni le podía pagar a sus empleados. El director de la Corporación para el Desarrollo Económico de Rhode Island, Keith Stokes, tuvo que dimitir al asumir las culpas de esa inversión que nunca sería recuperada (Sí, en Estados Unidos la gente dimite cuando lo hace mal, qué cosas, ¿eh?), los directivos de las compañías tuvieron que declarar por la demanda que les interpuso el estado de Rhode Island y, en sí, la propiedad intelectual del juego, que era lo único de cierto valor que le quedaba a la compañía, quedó en manos del estado como (mínima) parte del pago del préstamo que nunca se recuperará.

Supuestamente, compañías como Take-Two o EA parecían interesadas en hacerse con la propiedad intelectual de Kingdoms of Amalur, pero la subasta de la misma quedó desierta y, por tanto, el estado de Rhode Island es quien sigue en poder de los desechos para hacer una hipotética secuela del juego. Estarán encantados...

4 comentarios:

  1. Pueden hacer una secuela ambientada en Rhode island para generar turismo. Negocio redondo! xD

    ResponderEliminar
  2. Kingdoms of Rhode Island.

    Con Petter Griffin como personaje principal.

    ResponderEliminar
  3. Maldito Adell, eres un puto insider, estas cosas solo las sabes tú XD

    ResponderEliminar