viernes, 8 de julio de 2016

FFXIV: Crónicas de una nueva era: Parte 2 (Nivel 50+)

Seguimos adelante con el repaso de la trama y elementos desbloqueables de Final Fantasy XIV: A Realm Reborn que, tras el último capítulo, nos había dejado con la fundación de los Crystal Braves, el grupo que velaría por la supervivencia de Eorzea ante todos sus enemigos.

Los acontecimientos que contaremos en este capítulo se desarrollaron en el parche 2.4 del título y nos presentarán nuevos problemas para la recién formada alianza:

Al momento que se forma los Crystal Braves, estos  reciben una llamada anónima  alegando que un agente Garleano se había infiltrado en la Alianza Eorzea.  Hasta el momento, los Braves habían sido capaces de utilizar las pistas proporcionadas para limitar la búsqueda a los Inmortal Flames y detener a un operativo de bajo nivel de esta red de espías. Éste nos menciona que la agente, conocida como Ivy, era un miembro de alto rango, firmemente establecida en las Grand Company. Peor aún, el prisionero confesó que Ivy, desde esta posición de poder, había reclutado a otros espías para sus planes

A medida que la Guerra de Sucesión en Garlemald alcanza su punto culminante, los Braves consideran la captura de Ivy prioritaria. Tener espías en las alianzas, cuando se presume que los Garleanos volverán a atacar, podría ser desastroso.. Un miembro de los Crystal Braves, Ilberd, quiere informar de la situación Raubahn personalmente, con la esperanza de que la noticia no le afectará tanto si se la explica un amigo junto al Warrior of Light.

A  Raubahn le duele que un traidor pudiera haber estado tanto tiempo con el, pero admite que las Inmortal Flames se establecieron en una ciudad corrupta durante un tiempo tumultuoso, estando de acuerdo con que los Crystal Braves investigaran más a fondo.

Alphinaud nos llama de nuevo a Mor Dhona, donde algo  extraño está ocurriendo. Por primera vez desde la batalla de Silvertear, Ishgard ha solicitado la ayuda de otros. Por lo cual se forma en Camp Dragonhead una reunión donde se nos presenta Sir Aymeric, comandante de los Temple Knights, un representante de la Iglesia de Ishgard . A pesar de la frustración de Alphinaud, Ishgard no tiene ninguna intención de reincorporarse a la Alianza Eorzea y permanece totalmente ocupada con la Dragonsong War.  En su lugar, Aymeric nos menciona que los Astrólogos de Ishgard  presagian el retorno del  Keeper of the Lake, Midgardsormr, el Dragón que pudo detener la primera invasión Garleana a Eorzea hace 15 años. La Iglesia de Ishgard tiene una proposición: pedir que los vástagos y los Crystal Braves comprueben el cadáver caído del Dragón en  Silvertear y reporten cualquier variación. A cambio, la ciudad dedicará caballeros para asegurar los envíos provisionales de la Casa Fortems. Con la esperanza de que esto podría llevar  a una mayor cooperación entre ambos grupos, Alphinaud acepta, pero nos  llega un mensaje durante la reunión: los herejes de Ice Heart  han atacado a otra caravana con destino a Revenant Toll.

El aventurero se une a la investigación sobre los robos, encontrando a unos de los supervivientes del reciente ataque que menciona que los herejes estaban hablando sobre invocar a la santa Shiva. Alphinaud logra descifra una escritura Ishgardiana que habla sobre ella y cómo esta vivió con los Dragones, por lo cual puede ser totalmente plausible que los robos estén relacionados con la invocación de ésta.  Los Crystal Braves se unen a los Ishgardianos en una lucha en Coerthas que los termina llevando a una red de túneles usados por estos, "Snowcloak" por los que nos toca entrar.

Después de superar el ultimo reto dentro de esta mazmorra, Ice Heart se nos presenta, indicando que solo actúa por el bien de Eorzea y los Hydelyn, para terminar de una vez la Dragonsong War. Tras marcharse, nos llegará un mensaje sorprendente por parte de la Alianza de Eorzea: ha terminado la guerra por la sucesión del trono Garleano.

En Lotus Stand, Kan-E-Senna explica que el trono estaba destinado a pasar al hijo del fundador del imperio, a su muerte prematura, la corona quedó disputada entre entre el hijo y el hermano del rey caído, pero con este problema ya solucionado, sólo será cuestión de tiempo que los Garleanos emprendan otra campaña contra Eorzea. Ilberd nos menciona que los Crystal Braves han podido identificar al traidor dentro de la Alianza, la Grand Marshal Eline Roaille, segunda al mando dentro de las Inmortal Flames. La captura de ésta es asistida por Lady Yugiri y los shinobi de Doman, pero Minfilia nos interrumpe llamándonos a Revenant Toll.

Allí, Minfilia nos presenta un nuevo miembro de los Scions: Moenbryda experta en la tecnología de los Aetheryte. Ésta nos explica que podría ayudarnos a localizar a Ice Heart, al mismo tiempo que encontrar una solución a los Ascians. En la investigación se concluye que Ice Heart destruyó el Aetheryte para evitar que el aventurero le siguiese, pero Moenbryda nos sugiere una idea peligrosa, pero que puede resultar: canalizar una ráfaga de Ether en el vació dejado por la Aetheryte y transportarnos a través de él. El problema de esto es que podríamos quedar en el Ether de por vida o llegar a otro destino, pero a pesar de esto nos arriesgamos y llegamos a nuestro paradero en el anfiteatro Afah Ahk.

Ice Heart expresa su decepción por nuestra llegada, entonando una oración y acoplando a los cristales robados, con los que logra invocar a la Santa Shiva pero no de manera tradicional, sino que ella se transforma en el propio Primal.

En la batalla, logramos agotar el poder de Shiva y devolver su poder a la tierra, devolviendo la mortalidad a Ice Heart. Tras su derrota, nos cuenta que solo somos unos tontos peones en una guerra de mentirosos y que busquemos al "Keeper of the Lake" para enterarnos sobre la verdad. mientras  desaparece entre el frío Ether. Dejando el Anfiteatro, podemos ver al Ascian Nabriales observando los eventos, disgustado porque los planes están saliendo como lo decía Lahabrea.

Consternados por lo eventos de Shiva, los Scions quedan con más dudas que respuestas: un mortal capaz de transformarse en un Primal podría sembrar el caos en la población y, en el peor de los casos, que las Beast Tribes aprendan a hacer algo similar, por lo cual Minfilia nos pide que esta información no se haga pública. Cree que existe un hilo que conecta todos los acontecimientos.

En Uldah, Roaille logra escapar, pero pronto es capturada con nuestra ayuda. Ella asegura que su red de espías está muriendo lentamente y que esa purga a la corrupción de Uldah logra entrever muchos problemas de la nación, donde la existencia de espías dobles que vendían secretos imperiales a gente de Eorzea y viceversa busca extender un conflicto entre Eorzea y el Imperio. Más tarde, la Sultana de Uldah se reúne con las  lideres de Limsa Lominsa y Gridania para hablar un tema importante: ésta piensa desmantelar la monarquía de Uldah para, de esta manera, socavar a las facciones de Uldah. Necesita ayuda de otras regiones para sofocar el caos que producirá esto. Mientras tanto, Teledeji esta planeando otros planes en contra de la Sultana.

En Rising Stones, Moenbryda revela una forma para poder dar fin a la inmortalidad de los Ascians: atrapar sus almas en un mineral llamado "White Aurecita" y someterlos a una ráfaga de Ether como la espada de luz que se usó para librar a Thancred de Lahabrea. El problema viene en el poder requerido para armar nuevamente esta espada de luz de Ether. En la duda, Urianger nos revela que han llegado informes que otros de nuestros compañeros que han ido desapareciendo: los estudiantes de Baldesion. El eco y el evento espacio temporal conocido como  The Rejoining son los culpables de tal suceso. Para poder explicarlo un poco, The Rejoining es el el evento que los Ascians crean al tratar de invocar a su dios, Zodiark. Precisamente, los Ascians han sido quienes han provocado todas las eras de Eorzea en un intento por invocar a sus dios.

Las responsabilidades de los Scions ya llegan más allá de la amenaza de los Primals y los Ascians, pero Alphinaud confía en que, gracias a los Crystal Braves, se han logrado los recursos necesarios para ayudar a todos, por lo que su deseo es ayudar a Uldah en su estabilidad. Tras los últimos sucesos, Riol uno de los antiguos miembros de la Company of Heroes, se ha unido a los Crystal Braves y nos menciona que los Brave han puesto el ojo en un gran cargamento de armas adquiridas para aumentar el conflicto en Uldah, por lo cual nos unimos a Ilberd para detener al comerciante y al comprador de estas.

Para esto se arma una estrategia con la que hacerlo todo de forma discreta y sin bajas, pero en un mal movimiento uno de los soldados mata al comerciante, haciendo que el comprador no pueda ser detenido a tiempo y revelando que el gran cargamento no era más que un caja por lo cual Ilberd toma la responsabilidad del asunto. Riol no se cree lo sucedido y alega que sus fuentes son siempre fiables, pero antes que miremos el cargamento se nos llama de Rising Stone urgentemente.

Lucia, una de los caballeros al mando de Aymeric de Ishgard, se reúne con Minfilia para solicitar ayuda en la investigación del Keeper of The Lake, donde se encuentra el gran dragón Midgardsormr. Los Astrólogos de Ishgard han visto que la estrella de los dragones brilla con una intensidad no vista desde la batalla en los cielos de Silvertears y los Ninjas de Doma nos confirman que los Garleanos han estado en la zona recogiendo los restos de su buque insignia.

En la investigación de esta zona, logramos llegar al cadáver del Rey de los Dragones, pero una voz se alza del cadáver y su alma se manifiesta en el Ether, tomando forma y atacándonos por molestar su lugar de descanso.

Una vez calmado, le explicamos la situación de Ishgard y su supuesto destino, pero antes que terminemos, el Gran Dragon nos menciona que la estrella brilla por la Dragonsong War, que está siendo cantada por uno de sus hijos, unirá a todos los Dragones, haciendo que el destino de Ishgard esté decidido.

Éste decide atacarnos nuevamente y logra ver el escudo de Hydaelyn, que nos hace sus campeones, lo cual le enfada aún más, puesto que no nos cree aptos para tal cargo. Además, que esta bendición está agotando mucho a la diosa, por lo que nos ataca atravesándonos con una flecha de luz, anulando la bendición de Hydaelyn: "Si Ishgard se va a salvar, que se lleve a cabo sin la bendición y solo con sus fuerzas". Para terminar, su alma se vuelve un pequeño dragón y nos dice que nos estará vigilando, para asegurarse de que somos aptos para portar el poder de la diosa.

Volviendo a Rising Stone, Minfilia nos sugiere que guardemos ciertos detalles para, de esta forma, no empeorar la relación de Ishgard con los Scions. Al llegar, Lucia agradece la rapidez de nuestras acciones y confía en que Aymeric pueda preparar la ciudad para el asalto.

Tras estos acontecimientos, Moenbryda reune al grupo para tratar la forma de sellar el alma de los Ascians. Dada la complejidad de los cristales necesarios, nos sugiere que usemos los cristales que dejo la calamidad de Bahamut. Alphinaud sugiere el de North Thalana, ya que de esta forma podremos también ayudar a los Crystal Brave en un ataque Garleano a la planta de celulosa de la zona. Con nuestra ayuda, es sofocado el ataque Garleano, pero Moenbryda es emboscada por el Ascian de nombre Nabriales, que al darse cuenta de que ya no tenemos la protección de Hydaelyn, susurra que ahora puede frustrar los planes de Lahabrea y  Elidibus, pero que requiere el "bastón". Al escuchar esto, Moenbryda ataca a Nabriales, pero su intento es inútil y éste desaparece.

Moenbryda nos menciona que no hay tiempo que perder: tenemos que llegar a Rising Stone, ya que Nabriales quiere el bastón roto de Louisoix.

Al llegar al solar donde se encuentra Minfilia, Nabriales ya estaba dentro, ya que la protección de Hydaelyn también afectaba a la zona. Jugando con Minfilia, éste amenaza con hacer desaparecer a todos sus amigos, pero estas palabras solo sirven para que ella descubra la verdad: Nabriales fue el culpable de la destrucción de la Isla de Val y los sucesos con los estudiantes. Moenbryda no se detiene e intenta a Nabriales, pero éste le derrota con suma facilidad.

Minfilia menciona que el bastón es un recuerdo sobre su líder, algo que enfurece a Nabriales, ya que somos unos idiotas por no comprender por qué Louisoix pudo invocar a los doce. Tras esto, abre una grita y se marcha con nuestra compañera.

Dentro de la grieta, nos enfrentamos a Nabriales que tiene a Minfilia atada. La pelea es dura, ya que estamos luchando sin el poder Hydaelyn, pero a pesar de los trucos del Ascian, tales como control del tiempo o de magia oscura, podemos derrotarlo. Rescatamos a Minfilia y logramos darle caza al Ascian, que ha salido nuevamente a la oficina principal de Rising Stone.  

Nabriales se encuentra gravemente herido, por lo cual su cuerpo se esta preparando para volver a renacer. Es momento de poner en practica la investigación de Moenbryda, que logra tirar el cristal, absorbiendo el alma del Ascian. Usando el bastón de Louisoix, logramos dibujar un espada de luz como la usada en Thancred y dispararla al cristal, pero el poder de esta no es suficiente: Moenbryda, viendo como está a punto de morir tras las heridas de Nabriales y el esfuerzo realizado, logra comprender el sacrificio de Louisoix en Eorzea y usa el Ether de su cuerpo para potenciar el bastón, logrando acabar de una vez por todas con el Ascian, pero a costa de su propia vida.

Lo demás Scions llegan al rescate, pero es demasiado tarde: el sacrificio de su compañera es un golpe duro para todos, sobre todo para Urianger. El funeral se realiza en Mor Dhona, en un lugar muy especial para todos. Midgardsormr nos advierte que esta no sera la primera victoria que requiera sacrificios, esto es lo que implica intentar salvar Eorzea.

Desbloqueables


Siguiendo la linea de misiones correspondiente a "Dreams of Ice" desbloquearemos la Dungeon de nombre "Snowcloak" donde seguiremos la pista a Lady Ice Heart y "Akh Afah Amphitheatre (Hard)" donde desbloquearemos la batalla contra el Primal Shiva. La versión Extreme de esta pelea se desbloqueará hablando con Urianger en Walkind Sands. 


Siguiendo la linea de misiones correspondiente a "Before The Fall" desbloquearemos la Dungeon "Keeper of The Lake", donde investigaremos la resurrección de Midgardsormr, y "The Chrysalis" donde tocara dar cara al Ascian, Nabriales que ha raptado a Minfilia. Además, también obtendremos "The Steps of Faith", donde nos enfrentaremos al Campeón de Nidhogg en un intento por proteger a Ishgard.


Y hasta aquí llegamos. En el siguiente capítulo quedaremos a las puertas de Heavensward y explicaremos los acontecimientos de The Crystal Tower.

No hay comentarios:

Publicar un comentario