miércoles, 3 de diciembre de 2014

[Experiencias roleras] Adell Sparda nos escribe sobre Final Fantasy VII y PlayStation.


Hoy, 3 de diciembre de 2014, hace 20 años desde que la consola PlayStation salió a la venta en Japón, a un precio desorbitado y como una de las peores en especificaciones técnicas de las muchas consolas de nueva generación que estaban de camino.

A pesar de ello, una excelente campaña publicitaria, un gran "saber hacer" con las principales desarrolladoras del sector, la facilidad de su diseño que permitía que cualquiera pudiera desarrollar un juego para la consola (Incluso se abrió la puerta a desarrolladoras indie con la Net Yaroze) y los terribles fallos de todas sus competidoras, estableció un sistema ganador a niveles nunca vistos en la historia de los videojuegos, expandiendo la consola a límites inesperados, logrando hacer que esto de los videojuegos no fuera un solo "entretenimiento de niños", sino que toda una generación quedó marcada porque, fueras como fueras, conocías lo que era una PlayStation y habías jugado alguna vez con ella.

La foto de cabecera es de mi PlayStation, con una horrible pegatina de la película Bichos que regalaron en Hobby Consolas y con mi Final Fantasy VII, que ya he contado varias veces que fue el juego que más me marcó para, definitivamente, establecer mi amor incondicional por el género RPG.

Estas "Experiencias Roleras" serán, por tanto, extremadamente personales y nos transportarán tres años más adelante de la efeméride que recordamos: A finales de diciembre del año 1997, donde un Adell de 14 años todavía jugaba con su Megadrive y lo que quería para navidades era un FIFA 98 para su ya moribunda consola de 16 bits...
Aunque eran otros tiempos, hay cosas que no han cambiado desde entonces: Las principales tiendas ya se habían dado cuenta del cambio generacional y estaban retirando de sus estantes los productos de las "antiguas consolas" de 16 Bits. Super Nintendo todavía aguantaba un poco gracias a Rare y los Donkey Kong, pero Nintendo 64 ya había salido al mercado y TODOS flipábamos con Super Mario 64, quizás el juego con el que más he sentido en mi vida eso de "es otra generación, otro mundo".

Total, que llegó el 25 de diciembre (Siempre recibíamos los regalos en esa fecha, ya que así teníamos dos semanas para disfrutarlos, no como en Reyes Magos donde tienes un día y, luego, a volver a la rutina) y, evidentemente, el FIFA 98 de Megadrive no estaba en ningún lado. "Traerán más después de navidades", me contaron mis padres, pero os podéis imaginar la desilusión de encontrarme sin juego nuevo que disfrutar en navidades. Sí, tenía 14 años, pero todavía era muy crío, ¿vale? ¬¬

En fin, al menos ese día fuimos de visita a casa de nuestros familiares y, de vuelta, nos pasamos por casa de mis primos que, ¡sorpresa! habían recibido la PlayStation como regalo de navidades. "Es el Value Pack, 26.000 pesetas (Unos 152 €, al cambio, todavía faltaban años para que nos llegara el Euro) con la tarjeta de memoria, un mando extra para jugar a dobles y un disco de demos", me contaron ilusionados. Flipé con los juegos de esa demo, en serio: Porsche Challenge, Hércules, Rapid Racer, Ridge Racer, Abe's Odyssey... Tanto, que salí de casa de mis primos totalmente convencido: "Que le den al FIFA 98, quiero mi PlayStation."

Y, tras un tira y afloja con mis padres, usando nuestros ahorros (Los míos y los de mi hermano) que, hábilmente, mi padre acabó desechando a la hora de pagar la consola "Pago con tarjeta y ya cuando me venga el cargo os cojo el dinero"... En serio, cómo mola hacerse el duro siendo padre para luego ser un trozo de pan... Que me desvío, total, que el 27 de septiembre llego al Carrefour, trincamos el Value Pack de PlayStation, pude jugar por primera vez al Mario 64 que estaba expuesto y, sí, encontramos al FIFA 98 de Megadrive. Vaya miedo que pasé pensando que mi padre iba a dar marcha atrás e iba a coger el que iba a ser mi regalo original. xD Al final, con dos cojones, acabó cogiéndolo, sí, pero versión de PlayStation. Creo que todavía lo considero como el juego de fútbol más divertido de la historia, rotísimo, con el fútbol sala y esos piques legendarios con amigos entre las selecciones de Papua Nueva Guinea y Antigua Y Barbuda.

Como podéis imaginar, era el chaval más feliz del mundo y disfruté como un enano de mi primer juego para PlayStation, pero venían los Reyes Magos y, hey, mi abuela quería regalarme algo más. ¿Por qué no otro juego? Ahí tenía dos opciones en mente: Abe's Odyssey, al que había jugado en la demo y me había encantado (Además, estos juegos de plataformas-puzles siempre han sido del gusto de mi madre, que incluso se animaba a dar ideas xD) y un tal Final Fantasy VII, del que sólo sabía que era MUY grande, que me iba a gustar y que el análisis de Hobby Consolas me lo había leído unas 20 veces... A pesar de lo cual no sabía cómo se jugaba a eso. xD

Pero, claro, eran otros tiempos y, por aquel entonces, no importaba que estuviésemos ante el que se convertiría en el juego más vendido de la consola hasta la llegada de Gran Turismo: Era un RPG, con tres discos y en una caja rara, se había agotado en la tienda a la que fuimos y no recibirían más hasta pasadas un par de semanas. Total, Abe's Odyssey a la fuerza y, hey, que no me arrepiento, el juego me encantó.

Así las cosas, finales de febrero ya, Abe's Odyssey completado y Adell recurriendo a lo que había usado en los tiempos de Megadrive: El alquiler, algo extremadamente en desuso hoy en día. Prácticamente todos los títulos de la consola de 16 Bits que no tenía, los había completado en ese lapso de 3 días que duraba el alquiler durante el fin de semana (Títulos duros, como Comix Zone o Dynamite Headdy, sólo Light Crusader me obligó a alquilarlo dos fines de semana consecutivos... Creo que es obvio el por qué todavía lo considero como el mejor RPG de la consola xD) así que le quería echar huevos a ese Final Fantasy VII y sus 3 discos.


Al final, tras varios fines de semana donde SIEMPRE estaba alquilado, mi padre aprovechó que trabajaba de tarde para llegarse al videoclub por la mañana y me lo encontré en casa al volver del instituto. Fue amor a primera visto. De esas veces que puedes recordar vivamente todo lo que te rodeaba cuando empezaste a jugar. 

Era mi primer RPG por turnos (No tuve una Super Nintendo, sus RPGs los disfruté a base de emuladores ya que mi primo, que fue quien se compró la consola de Nintendo, sólo tenía clásicos típicos) así que recuerdo lo noob que era. Me quedaba con cara de imbécil mirando que tenía que esperar a ver cómo le pegaban a mi personaje en plan "¿Pero me tengo que llevar golpes en todos los combates? ¡Vaya mierda!", recuerdo que el primer jefe del juego, el escorpión mecánico, me mató a Cloud y yo le tiraba Pociones esperando que se levantara. xD Al final, reinicié la partida y todo porque, tras ver que pasaban combates y seguía muerto, me pensaba que era permanente o algo.

Recuerdo que no tenía ni idea de enlaces y materia, que cuando Red XIII se te unía con Fuego+Todos, no comprendía cómo podía lanzar su hechizo a todo el mundo y, de hecho, en un movimiento le cambié esa combinación y me rallé aún más porque no sabía por qué ya no podía lanzar conjuros contra todos... ¡Menos mal que, a base de cabezazos, aprendí esas cosas!

En realidad, recuerdo muchas cosas, el título me enamoró demasiado. Hice la misión opcional de Wutai (La de sin materias) y no tenía cojones de ganarle al bicho de Corneo, tuve que entrenar como un loco. Recuerdo que cambié el color del menú y parecía una camiseta desteñida de un hippy, con colorines por todos los lados. Recuerdo que los personajes no aprendieron sus límites correctamente y sólo uno (Vincent) pudo usar su límite definitivo en mi primera partida. Recuerdo que no cogí a Vincent hasta que leí en un Hobby Consolas el "truco" del código que poner en la caja fuerte (Que me costó varios intentos, porque me pasaba del número y eso no vale), recuerdo que me llevé 15 minutos luchando con unas ranas de relleno porque no paraban de hacerme rana y dormirme a mis personajes... Y recuerdo que tuve que devolver el juego tras el segundo paso por Gold Saucer, cuando el grupo se reúne para establecer el plan a seguir, tienes la cita (Con Tifa en mi caso, siempre la consideré como "mi novia oficial" y a Aeris como "una buscona" xD) y "pasa algo" con cierto personaje. Sí, me quedé a punto de acabar el primer disco, en un momento previo a la explosión de la historia.


No os podéis ni imaginar cómo me quedé por tener que dejar de jugar en ese momento. Me llevé toda la semana ensoñando con los límites de Cloud, con lo que pasaría en la historia, con ese Sephiroth... Uff, que semana más larga y, sí, el fin de semana siguiente, alguien se me adelantó y alquiló Final Fantasy VII antes que yo.

NUNCA en mi vida he tenido tanto hype, hasta tal punto que mi cumpleaños del 29 de marzo, cuando me regalarían Final Fantasy VII era DEMASIADO esperar para mi, de forma que no sé ni como, pero convencí a mis padres para recibir mi regalo de cumpleaños 2 semanas antes y no volverme loco con la espera. Ni yo mismo me puedo imaginar lo desesperado que debía estar para que accedieran a eso.

Total, que me hice con el juego y viví toda la historia. La que más me ha marcado en mi vida a pesar de que yo mismo puedo reconocer que no es la mejor que he visto en un videojuego. Todavía me emociono cuando por fin llegué al enemigo final, derroté a Sephiroth Bizarro (O "el pescado" xD) y me mató el "Windged Angel" con Supernova mientras el coro gritaba "Sephiroth". DIOS, en la vida me pasó lo de ese momento. Game Over y yo flipando, dando gritos de "Ole, ole", "la mejor muerte de mi vida" y cosas así. xD. Ya os conté la suerte que tuve para derrotar a las Armas, porque con Rubí usé The End, pero contra Esmeralda Barret esquivó 3 veces seguidas el ataque ese que te quita 9999 si tienes más de 9 materias equipadas (Evidentemente, sin internet, no sabía eso, para mi el monstruo funcionaba así de injusto) gracias a que le equipé tres materias Super Suerte (+50% de suerte o algo así creo que daban xD).

Luego aprendí el "truco" de enlazar "Ataque Final" a Fénix (Así todos morían, saltaba Ataque Final con Fénix y todos revivían), el de Elemento W para doblar Megaelixires... Me piqué conmigo mismo en el minijuego del snowboard porque me pensaba que el niño de Icicle que quería que fuese su maestro me daría el objeto "Guía" (Que se obtenía haciéndole Morfo a un enemigo súper raro de una zona concreta) si batía algún tipo de récord... No sé, si me pongo a recordar cosas, no paro. Es superior a mi, lo siento.


PlayStation fue la consola que revolucionó el concepto de los videojuegos y nos ofreció no solo Final Fantasy VII, sino que eso abrió la puerta de la llamada "generación de oro" de los RPGs en occidente. Final Fantasy VIII, Final Fantasy IX, The Legend of Dragoon, Alundra, Wild Arms, Chrono Cross, Breath of Fire IV, Vagrant Story, Suikoden II, Jade Cocoon, Xenogears, Grandia, Front Mission 3, Final Fantasy Tactics, Valkyrie Profile, los primeros Persona, los Lunar, Dragon Quest VII, Brave Fencer Musashi, Parasite Eve, los Star Ocean, Legend of Legaia, Threads of Fate, MegaMan Legends, SaGa Frontier 2Azure Dreams, Blaze & Blade, los Tales, Legend of Mana, los primeros ports de Final Fantasy clásicos, Koudleka...

Algunos fueron mejores que otros, pero no cabe duda de que dieron horas y horas de diversión a muchos jugadores que, como yo, expandieron su conocimiento del género RPG gracias a esta mítica consola.

Desde Destino RPG ya hemos dedicado tiempo a comentar algunos de esos clásicos, pero en estos próximos días me gustaría repasar alguno más. Me encantaría leer a memele escribir sobre cómo descubrió Final Fantasy IX, a Desaya sobre cómo se convirtió en algo tan pro con Final Fantasy VIII (Y casi todo, porque una vez contaste tu partida de Vagrant Story y daba miedo xD), a R4món escribir sobre Legend of Dragoon, a Aurant sobre su adorado Suikoden II... Y eso por comentar juegos y lectores que sé que están muy relacionados, que seguro que muchos que ya habéis escrito en Destino RPG podéis maravillarnos recordando alguna de estas joyas, No sé, me encantaría que en estos próximos días y semanas jugásemos a recordar estos míticos RPGs de la consola para darle su más que merecido homenaje.

Esta entrada no será la única que le dedique (Sí, voy a escribir sobre Final Fantasy Tactics, otro de mis títulos favoritos) a los RPGs de la consola volcando mis recuerdos absurdamente fans, así que se vienen unas próximas semanas muy "PlayStationeras". ;)

4 comentarios:

  1. A mi me paso algo parecido a ti pero con FF IX xDDD yo como soy mas jovencico en 1997 aún tenia 6 añicos y no tenia más que la megadrive de mi hermana mayor que apenas me dejaba tocar, luego con.. ¿7? años empece con Pokémon Red y con 9, FF IX el cual me encanto a pesar de no saber equipar armas hasta que llegue a Gizamaluke xDDD
    Pero no fue hasta un año después, con 10 años sin apenas entender ingles (con mucha ayuda de mi hermana mayor, casi lo pasamos juntos) cuando jugue a Suikoden (juego que ni conocía, lo alquilo mi hermana del videoclub porque le pareció muy "al estilo manga" su portada) y me enamore de los RPGS, Suikoden II vino un par de años después, y fue la obra maestra que convirtió su saga definitivamente en mi favorita.
    Actualmente creo que el 90% de los juegos que me habitúo son RPGS así que creo que entre Pokémon Red, FF IX y Suikoden me marcaron bastante, en especial el ultimo.
    Sin duda es muy nostálgico recordar esos tiempos, sin duda para mi, junto con PS2 la mejor época para los videojuegos.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy de la generación de Aurant, mis primeros RPGs fueron Pokemon Amarillo y FFIX. Tenía la PSX pirata (como todo el mundo) pero a los único RPGs que pude acceder fueron al FF IX, al The Legend of the Dragoon y al Koudelka (que tampoco está nada mal). De todas maneras, sí que jugué muchísimo a la PSX en su momento y luego años más tarde descubrí todos los magníficos RPGs que tiene (y aún me quedán muchos deberes pendientes por jugar).

    Junto con SNES y PS2, está en el podio de las consolas más importantes del género en mi opinión y quizás la más importante en Europa.

    ResponderEliminar
  3. Es lo que tiene Final Fantasy VII, que seguramente a muchos de los que nos gustan los RPGs fue el primero del género que tocamos, o al menos el primero con turnos. Yo recuerdo que la primera vez que lo toqué fue un fin de semana que me quedé a dormir a casa de un amigo y el sábado por la mañana su padre nos llevó a una tienda de juegos para que eligiera el regalo de cumpleaños: dudó entre Tenchu 2 (o el 1, que me por fechas me cuadra casi más) y FF VII (que acababa de salir en Platinum), pero se quedó con este último y menudo descubrimiento. Nos pasamos enganchados al juego desde el sábado al mediodía hasta el domingo por la tarde, acostándonos súper tarde y sin apagar la PSX, pese a que teníamos tarjeta de memoria y ningún problema para guardar (rondaríamos los 10-11 años xD).

    Obviamente flipábamos con el tema de los turnos, no entendíamos una castaña de las materias, el Escorpión nos jodió pero bien en el primer enfrentamiento y muchas de las anécdotas que cuenta Adell pues también nos ocurrieron a nosotros. Pero los personajes, las animaciones de batalla y la historia nos tenían brutalmente enganchadísimos. Con esa obsesión y ese amor a primera vista de fin de semana, me volví el domingo por la noche a mi casa sabiendo que tenía que hacerme con él como fuera... pero no tenía PSX y mis padres no me iban a comprar una con lo cara que era, así que me compré las guías que encontré para el juego y me las leía una y otra vez con toda la ilusión del mundo, además de incitar a mi primo a comprarse el juego para su cumpleaños (también fue su primer RPG por turnos) y pese a sus dudas iniciales puedo decir que es mucho más fan que yo de FF VII hoy en día. Jugando con el amigo citado o con mi primo fui matando el mono.

    Al cabo de un año o más, en un Carrefour (para mí que todavía era Pryca), vi que tenían el FF VII para PC y tras unas semanas convencí a mis padres para comprármelo, aunque no pude jugar hasta un par de semanas más tarde porque la RAM de mi PC no aguantaba el juego y a los pocos minutos me cerraba el programa. Total, que expansión de RAM y por fin, pude pasarme FF VII de cabo a rabo en esa versión (que tiene gráficos a mayor resolución que en PSX, para el que no lo sepa xD). Nor recuerdo si lloré de la emoción, pero casi.

    Para nosotros, el FF VII fue algo muy grande, jamás un juego nos había impactado así en nuestras cortas vidas: todos los del grupo de amigos lo tenían y les encantaba, jugábamos en el recreo a ser los personajes (Cloud, Sephirot, Tifa -para mí siempre fue el amor de Cloud, Aeris estaba mal vista xD-, Aeris, Vincent o Cid), etc.

    En fin, no quiero enrollarme mucho más y sólo añadiré que, un servidor, que tenía la Mega Drive en las navidades de 1997 se pasó las vacaciones disfrutando de su regalo de Papá Noel... precisamente el FIFA 98 de la consola de Sega, 100% verídico ^^ (y todavía lo conservo en mi colección de Mega Drive en lugar privilegiado).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Quieres que escriba también algo en homenaje a PSX? Pues si me animo hago algo el finde que éste lunes es festivo y es más largo :P Supongo que nombras el FFIX por mi avatar, aunque yo empecé con FFVIII, pero tranquilo, hay anécdota del FFIX también :) Además, yo me inicié en el RPG con esa consola :)

    ResponderEliminar