miércoles, 24 de junio de 2015

[No todo es un RPG] Luke Atmey nos escribe sobre Okami


“El Sol nos habla por medio de la luz, con aroma y color lo hacen las flores, el aire con las nubes, nieve, y lluvia” 

Hermann Hesse. 

Hay determinados juegos que son como un rayo de Sol para sus géneros, que cuando parece que ya nadie va a hacer nada que nos sorprenda aparecen entre las nubes e iluminan el horizonte. Alguno de ellos incluso es pura poesía visual. Por eso he pensado en aprovechar esta nueva sección que ha abierto la señorita Sai (cómo no) y homenajear a uno de esos hitos, aunque sea de manera muy informal, para respetar el espíritu de estas entradas (aunque, evidentemente, los derechos legales sobre todas mis entradas se mantienen intactos; podéis consultarlos en las otras). Y no, no hablo del famoso y alabado Journey, sino de un juego mucho menos transgresor… o tal vez no: Okami.

Así que vamos a ello.

Primero debo decir que que hay versiones de este juego para todos los gustos y colores: Lo tenéis para PS2, para Wii si os gusta el elemento de jugabilidad extra que aporta usar su mando y para PS3, si lo queréis en HD. Yo voy a comentar la versión de Wii, principalmente porque es la que más me gusta, pero también porque con más de medio millón de unidades creo que es la más vendida (VgChartz se contradice con otras fuentes, por lo que tampoco me fío demasiado).


La historia y muchos de los personajes de este título están basada en leyendas tradicionales japonesas, así que seguramente muchos nombres (Amaterasu, Issun, Orochi, Susano, Kushi, etc...) os suenen de antemano, aunque sea por algún otro videojuego o anime. La trama principal es tan típica como la narración en la que se basa, el enfrentamiento de Susano’o y Yamata no Orochi. Aquí podéis ver la introducción del título.

Pues bien, una misteriosa figura ha despertado este antiguo mal, sumiendo al mundo en el caos. Afortunadamente, la diosa Amaterasu está también ahí para salvar la situación en forma de lobo. Llegados a este punto, entre este planteamiento tan tópico y ver que esto está en inglés, muchos ya estaréis a punto de dejar de leer. Normal. A Capcom le gusta veros sufrir. Tras sacar el juego para PS2, volverlo a sacar en Wii y sacarlo una vez más para PS3 y tras ser alabado internacionalmente por crítica y usuarios… En ningún momento nadie se planteó traducirnos ninguna de las versiones.

Dejadme, sin embargo, que rompa una lanza a su favor y aclare que en su momento el esfuerzo de traducción al inglés fue inmenso, llegando hasta (según leí hace tiempo) 10.000 páginas de texto con las que trabajar y teniendo que adaptar frases típicamente japonesas para que pudiesen ser comprendidas por el público occidental. Además, es un inglés considerablemente sencillo, tanto que hasta yo (que no soy ningún experto en lenguas sajonas) pude completarlo sin problema alguno.

"Muahahaha. Soy un malvado villano que hace maldades" 
Sería un buen resumen para los antagonistas.

Dejando de lado esta base tan manida, el argumento del juego tiene numerosos puntos a favor:

Primero, que está lleno de humor típicamente japonés. Es prácticamente imposible completar el juego sin que te arranquen una sonrisa o carcajada en múltiples ocasiones. Las "guías del viajero", pergaminos con consejos para el juego y que además narran pequeñas historias relacionadas con la trama, hacen perfectamente de complemento para los que quieran ahondar aún más en el argumento. Pero también están los numerosísimos personajes que nos encontraremos a lo largo de la aventura, con mucha personalidad, carisma y su propia historia detrás, que harán que les cojamos fácilmente cariño.

Son muchos los personajes que me parecieron entrañables o dignos de mención (Susano, Waka, Mr. Orange…) pero debo destacar a uno de ellos sobre los demás: Issun. Este pequeño artista errante hará de voz de Amaterasu, puesto que ésta no puede hablar (algo bastante lógico en un lobo) y contribuirá a mantener el sempiterno toque de humor en el juego con sus salidas de tono. Claro que él tendrá su propia motivación para acompañarnos y ayudarnos en nuestra cruzada para liberar Nippon del mal. Dicho esto, pasamos a la tríada marcial de este juego: jugabilidad, diseño artístico y banda sonora.

Issun, el artista errante

Okami se inscribe en el género de acción-aventura, pero no es el típico juego de correr en línea recta arrasando todo a tu paso, sino que también tiene elementos de plataformas, puzles, de la icónica saga Zelda y, evidentemente, numerosos elementos de RPGs.

Los combates, por ejemplo, son muy particulares: Los enemigos aparecen por las tierras de Japón en forma de pergaminos flotantes. Cuando nos topamos con ellos, empieza el combate en un pequeño espacio cerrado, al estilo rolero. Al vencerles, recibiremos una determinada cantidad de dinero (yenes) en función del tiempo y del daño recibido. ¿Os suena? Supongo que sí.

También podremos obtener objetos utilizando determinadas habilidades o rematando a los enemigos con técnicas concretas y, además, al igual que en Tombi!, tendremos numerosos NPCs con los que hablar, ayudarles y conseguir recompensas por ello. Tendremos tiendas, objetos curativos y que mejoran estadísticas, niveles, puntos para asignar al subir dichos niveles, numerosas armas para equiparse… Vamos, que bebe directamente de los RPGs en muchos aspectos. También recopilaréis a lo largo de la aventura "perlas perdidas" (con una recompensa especial si conseguís todas), tesoros y "fragmentos de Sol" (el equivalente a los contenedores de corazón de Zelda, aunque también podréis aumentar vuestra vida al subir de nivel). Sin embargo, no puedo dejar de señalar que la mayor pega del juego radica justamente en un punto de la jugabilidad: Es excesivamente fácil. No os confundáis, en ningún momento se hace repetitivo o aburrido, pero a los jugadores expertos tampoco os supondrá un reto.

Cabe destacar el original sistema de adquirir “experiencia”. A diferencia de otros juegos, en este no podremos farmear matando a cientos de inocentes enemigos aleatorios que vivían su vida tan tranquilos, pues solo nos darán yenes. Aquí, como buenos dioses, obtendremos la experiencia al ayudar a los NPCs en forma de agradecimiento o “adoración”, un sistema realmente diferenciador.

Por su parte, las armas se dividen en tres tipos, inspirados en los tres tesoros sagrados del Emperador japonés: El espejo Yata no Kagami, el colgante Yasakani no Magatama y la espada Kusanagi, que representan benevolencia, sabiduría y valor. Además, habrá varias armas distintas dentro de cada tipo. Y no debemos olvidarnos que podremos equiparnos con hasta 4 “artefactos” a la vez, cada uno de ellos con su respectiva bonificación. Vamos, que las opciones son muchas.

Pero no solo eso, señoras y señores, sino que tendremos un sistema de arma primaria y secundaria, cambiando su función según su posición. Así, por ejemplo, el espejo funcionaría como arma cuerpo a cuerpo (principal) o como escudo (secundaria). Además, algunas armas pueden incluso añadir alguna habilidad ofensiva al Pincel Celestial.

Con este simple movimiento, podremos cortar objetos y enemigos.

Este Pincel Celestial es, sin duda alguna, la estrella del juego. Con él, podremos usar los poderes divinos que Amaterasu vaya recuperando a lo largo de la aventura en el escenario, personajes e incluso en los propios combates. Así, tendremos siempre nuevos elementos y acciones que harán que avanzar por la historia y combatir nunca se vuelvan repetitivos. Algo parecido a los objetos de la saga Zelda, vamos. La variedad de acciones de este pincel es enorme: Alterar el día y la noche, cortar objetos y obstáculos, reparar o hacer aparecer objetos, manipular los elementos... Además, también existen técnicas secretas que obtendremos en misiones secundarias, y técnicas de combate (estas ya sin el pincel) que podremos comprar en los dojos. Variedad en todos sus elementos, como veis.

Respecto a los jefes finales, se nota la influencia de Capcom, una de las empresas que mayor huella ha dejado en este tipo de enfrentamientos. Las batallas son largas y los jefes gigantescos, pero con un claro punto débil que hostigar mientras esquivamos los golpes, tras fijarnos en los patrones de ataque, acompañados siempre de heroicos temas.

Y hablando de temas, respecto a la magnífica banda sonora… Para gustos, colores, pero yo os la dejo completa, para que la disfrutéis.

Precioso, ¿verdad? Bueno, tal vez es cosa mía… Pero, ya objetivamente hablando, la banda sonora es de una impresionante diversidad. Más de cien melodías que van desde temas épicos a música tradicional japonesa con instrumentos de viento que acompañan maravillosamente a los escenarios, oscuras composiciones o apacibles serenatas… Todas ellas acompañadas de un sinfín de efectos sonoros.

El esfuerzo de los creadores en este apartado queda patente, y hace falta vivirlo para comprenderlo. Para que os hagáis una idea: Cuando en 2006 Capcom decidió comercializar esta increíble obra musical bajo el nombre de “Okami Original Soundtrack”, los compradores se encontraron con 5 discos (aunque el último era un extra con las composiciones que había hecho Capcom para las presentaciones del juego) de más de doscientos temas, pequeñas piezas de poco más de diez segundos incluidas. La banda sonora original creo que son “solo” 186 temas, que incluso asumiendo generosamente que 60 pueden ser las pequeñas piezas, nos seguiría dejando más de 120 temas para disfrutar a gusto. Vamos, que estamos ante una de las BSO más extensas y variadas de todo el género RPG.

Carátula japonesa del disco

No puedo dejar de destacar algo muy poco habitual en los RPGs y que le aporta mucho carácter a Okami: No va a haber un solo tema de batalla para los jefes, sino que (con seguramente un gran esfuerzo detrás) cada jefe tiene el suyo propio, contribuyendo a diferenciarlos y darle un toque especial a cada enfrentamiento.

Si la banda sonora destaca, ya ni hablemos del tercer dios de esta obra: Los gráficos. No los gráficos técnicamente hablando (entre el juego de PS2, el de Wii y el de PS3 podéis elegir a vuestro gusto), yo de eso no controlo demasiado pero al parecer son “cel-shading” que viene a significar que parecen pintados a mano. Pues vale.

Ahora a lo que me interesa: El diseño artístico. Y es que en cuanto avancemos un poco en la aventura nos encontraremos con fondos que beben directamente de la pintura tradicional japonesa y (a mi entender, que no soy ningún experto en arte) de la técnica ukiyo-e (en ciertos aspectos, sin embargo, se parece más a la sumi-e… Pero no vamos empezar ahora a disertar sobre técnicas artísticas japonesas). Como consecuencia de esto, en este juego no veremos esos gráficos estilo "dibujos animados" que veíamos en otros productos del cel-shading, como en Wind Waker o en Dragon Quest VIII, sino que nos parecerá que estamos en un lienzo viviente. No exagero si digo que el simple hecho de contemplar a Amaterasu corriendo dejando tras de sí un rastro de flores es hermoso. Este es de los pocos casos en los que una versión en HD estaba más que justificada.

El pequeño pueblo inicial, con sus habitantes eliminados de la imagen.

En un mapeado considerablemente extenso, nos encontraremos caudalosos ríos, enormes montañas, amplias llanuras, encantadores pueblos, amplias ciudades... Y no solo esto, sino que este paisaje cambia, está vivo, con personas que van y vienen, animales comiendo o durmiendo... Todo ello iluminado por los ciclos día-noche.

Por si fuera poco, nosotros también podremos influir en nuestro entorno: Hacer que salga o se ponga el Sol, alimentar a los animales, cortar piedras o árboles, hacer que florezcan, etc. En pocos juegos se ha visto un estilo tan transgresor y bello. Eso sin contar la diferencia abisal que encontraremos entre un territorio maldito (tétrico y oscuro) y el estallido de color y vida que se producirá cuando lo liberemos con nuestra intervención divina. Y se ha conseguido guardando al mismo tiempo una fidelidad casi absoluta a la tradición japonesa, tanto en paisajes y edificios, como en detalles, desde vestuario a los hábitos de los habitantes de Nippon, licencias artísticas al margen. Hasta nuestros enemigos, desde el temido Orochi hasta el más pequeño de los demonios, estarán inspirados en la mitología japonesa.

¡Pero bueno! Yo quería hacer una entrada corta y me temo que me he dejado llevar, así que ya termino.

La duración es más que adecuada, algo más de 30 horas si nos centrásemos únicamente en hacer las tareas principales… Algo que no haremos. Es imposible resistirse a las numerosas zonas para explorar, minijuegos como cavar para encontrar tesoros o pescar, puzles opcionales o desplegar nuestras dotes artísticas para arreglar el mundo, pincel en mano. Si además contamos las numerosas tareas secundarias de ayudar a gente, animales o plantas; las cuales además nos darán la tan ansiada adoración, nos encontramos uno de los sistemas más entretenidos de misiones secundarias que hará que lleguemos a más de 50-60 horas casi sin darnos cuenta y deseando que no hubiese terminado.


En cuanto al tema de linealidad, mundo abierto o cerrado... Es una interesante combinación. No nos vamos a encontrar un mundo totalmente abierto desde el principio, como en el rol occidental, sino que iremos desbloqueando las zonas según avancemos en la historia. Pero no os equivoqueis, a pesar de ello este no es un juego lineal, sino que se parece más bien (y de nuevo) a la saga Zelda, estando en todo momento en un mundo extenso y que podremos recorrer con la libertad que nos otorguen los poderes de Amaterasu que hayamos recuperado.

En conclusión, mi veredicto: Okami es un juego magnífico, para mí una de las pocas obras maestras de los videojuegos en la que se combinan maravillosamente una banda sonora variada y trabajada, un estilo artístico mágico e innovador, una jugabilidad repleta de buenísimas ideas y para todos los gustos solo ensombrecida por su sencilla dificultad y una historia en la que destacan el omnipresente humor y los encantadores personajes llenos de vida.

Un 93 en Metacritic se queda corto. Como veis, este “camino a los cielos” me emociona, así que espero que no os hayáis aburrido con esta entrada y, sobre todo, que os animéis a disfrutar de la luz que irradia este Sol videojueguil. ;)

11 comentarios:

  1. Aish *_* Okami es uno de mis juegos favoritos, es magia pura.
    Aunque Ami no hable es imposible no cogerle cariño, y el tándem que forma junto con Issun y cómo se va reforzando con el transcurso de la historia es simplemente genial.
    Y, bueno, es cierto que es facilón, pero es que eres una diosa, que se le va a hacer xD
    Magnífica entrada~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ^^. También es uno de mis favoritos (creo que se nota bastante :p), creo que lo único negativo que puede traer a alguien jugar a este juego es quedarse con las ganas una segunda parte que cada vez es más improbable (un Okami 2 de verdad, no como Okamiden). La verdad es que Ami es uno de esos pocos personajes mudos que se ganan tu cariño sin que sepas muy bien como lo consigue a base de nada más que posturas y gruñidos. Issun, por su parte, no es el primer personaje que hace de voz de un protagonista mudo, pero desde luego es mi favorito y de los que mejor (si no el que mejor) se complementa y relaciona con su compañero. Y juntos son inolvidables.

      Eliminar
  2. Un magnífico juego, una magnífica experiencia, con unos apartados artísticos (ya sean gráficos o sonoros, pues la banda sonora es estupenda) simplemente geniales, cosa que creo que Luke ha reflejado a la perfección con su entrada. Personalmente el tema jugable, si bien cumple sin problemas y es bueno, lo veo bastante por detrás del festín audiovisual que supone y de la lírica de la experiencia. Es un Zelda-like con algunas ideas muy buenas, como el pincel, pero nada demasiado innovador en ese sentido... pues la magia la pone realmente todo lo demás. Ojo, no lo critico, me sigue pareciendo un juegazo, pero yo valoro más esos otros puntos que la jugabilidad propiamente dicha.

    Dicho esto, lo cogí de salida en Wii y hasta después de un par de años no lo jugué, pero fácilmente está entre los 5 ó 6 mejores del catálogo de la anterior sobremesa de Nintendo y es una experiencia completamente recomendable. Se me hacía un poco tosco lo del control de movimiento (siempre he sido manco pintando, puede que tuviera que ver ^^u), pero casaba mucho más que hacerlo con un pad convencional. Igualmente, también he tocado la versión de PS3 en HD y puedo decir que cada una tiene sus ventajas (este juego en HD se ve ESTUPENDO) y que es imposible fallar con ninguna de ellas ;).

    Genial trabajo, Luke ^^.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La jugabilidad es muy buena (a mí, como a memele, me gustó más que la gran mayoría de juegos de Zelda, como mucho podría rivalizar con el Wind Waker), pero es cierto que la pobre palidece ante esos apartados artísticos. Yo probé la versión de PS3 de un amigo y ver esos diseños en HD es genial, pero si eres de ese gran grupo de gente que no tiene un PS Move usar el pincel no es algo tan "natural".
      Lo del control de movimiento no es cosa tuya, a veces hay algún problema para que detecten algún símbolo (yo casi me volví loco en la misión secundaria de pintar dibujos en una tela :/).
      Muchas gracias :)

      Eliminar
  3. Yo lo probé en su versión de PS3 y he de decir que me encantó. Es cierto que bebe mucho de la saga Zelda pero a mi me gustó más que éstos últimos, mira tu XD El juego es muy original y entretenido, lo probé por ser de los juegos gratuitos que ofrecía Sony, pero me sorprendió muchísimo, la verdad. Muy recomendable, sin duda.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda es uno de los mejores juegos de los últimos tiempos, y eso que tiene sus años. No hay personaje con el que no te encariñes: desde el profeta Ushiwaka (mi favorito) hasta algunos que pasan desapercibidos como el Hombre Sin Nombre, también está Kaguya y... A quién engaño, podrían mencionar a todos los personajes y aún así no sería suficiente xD.
    En fin, para añadir diré que el juego está traducido al español (y creo que al francés y aleman) por fans de forma impecable, hay una o dos veces que se ve un error de puntuación o que el texto le falta un espacio pero uno casi ni se da cuenta. Para los interesados la traducción es de la versión de PS2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin entrar en spoilers, a mí el final de Kaguya me dejó con una cara de tonto... Desde luego no te lo esperas. Ushiwaka o Waka tiene a su favor que su tema es mi favorito, ya solo con eso gana muchos puntos :P
      No sabía lo de la traducción, pero es cierto que cuando lo compré había ya varios proyectos de "fantraducción" en marcha. Ahora sí que no hay ninguna excusa para jugar a este juego.

      Eliminar
  5. Gran juego, fue un tremendo placer jugarlo. ¿Que opinan del Okamiden? En su momento me llamó la atención pero nunca lo encontré xD

    ResponderEliminar
  6. La pregunta del millón ;) A mí me pareció básicamente un "demake" del Okami. Mantiene muchas de sus mecánicas pero reduce o elimina otras. las situaciones, argumento... todo se parece tremendamente al Okami original, llegando a haber situaciones casi clavadas. El problema es que en prácticamente todos los campos es parecido al Okami... pero peor. Vamos, que no cumple como segunda parte, como mucho como spin-off.
    Ahora, tampoco me malinterpretes. Por mucho que descienda en calidad, sigue siendo un buen juego de DS, puede que incluso un muy buen juego. Simplemente ante el brillante Sol de Okami el Okamiden parece una bombilla, pero ello no quiere decir que no sea divertido ni entretenido, ni que la banda sonora o el diseño sean malos. Además, Chibiterasu es adorable, si llega a salir antes lo fichan para Nintendogs :P
    http://vignette3.wikia.nocookie.net/okami/images/f/f2/Chibiterasu_Divine_Retribution.jpg/revision/latest?cb=20110206061551

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo al Okamiden le tenía ganas, pero es eso, temo asustarme un poco porque va a ser eclipsado por Okami, además de que me lo vendían muy caro xDD

      Eliminar
  7. Me lo compré para la ps3 de la store en rebajas (no sé si fueron 7-10€) y la verdad es que contentísima. Me gustó prácticamente en todos sus aspectos y cuando me lo terminé me dejó ese vacío en el cuerpo que indica que realmente has disfrutado un juego (o saga de libros, ya me entendéis xD).

    De hecho, estoy pensando en intentar hacer un cosplay del Okami, pero entre la pereza y que soy to' manca para estas cosas... ^^U

    ResponderEliminar