jueves, 15 de mayo de 2014

"Ganas de un MMORPG"


Ayer tuve la tarde bastante ocupada, así que no pude escribir nada nuevo en Destino RPG pero, de todas formas, seguramente no hubiera sido posible, ya que mi hermano se ha puesto a jugar a un MMORPG en el ordenador que compartimos (Y el que uso para escribir en el blog), lo cual me parece perfecto ya que yo lo suelo acaparar demasiado. :P

La cosa es que cuando vi a lo que estaba jugando (Aura Kingdom se llama el título) le pregunté que por qué se había puesto a jugar a un MMORPG gratuito de esos cutre-clónicos de los que hay a patadas y su respuesta fue simple: "Tenía ganas de un MMORPG".

Y la verdad es que le comprendí perfectamente, ¿no os pasa a vosotr@s también eso de que, de cuando en cuando, os apetece jugar a un título de un estilo concreto? "Tengo ganas de un RPG donde tenga que farmear", "Tengo ganas de un título en el que crear un equipo desde 0, a ver lo que me sale" (Ahí entraría el clásico "Tengo ganas de jugar a Pokémon"), "Me apetece una historia ligerita", "Quiero jugar a algo donde le pegue tiros a a cosas", "Me apetece un título deportivo", "Quiero jugar a algo en multijugador"...

Como jugador, son muy importantes las "sensaciones" a la hora de disfrutar de un título, así que si te ha entrado el gusanillo de algo, intentar anularlo con fuerza de voluntad y jugar "a lo que tendrías que estar jugando" (Como cuando estamos a la mitad de algún RPG), al menos en mi caso, resulta totalmente inútil: No me estaré divirtiendo obligándome a jugar a algo que no me apetece.


¿Pero qué ofrece un MMORPG en esos "tengo ganas de..."? Bueno, eso es algo que depende bastante del jugador o de las sensaciones que tenga.

Para much@s, un MMORPG implica una experiencia compartida: Jugar solo a un juego online no les resulta divertido, así que sólo lo conciben como algo en lo que engancharse con otros amigos y jugarlo en grupo, todos juntos. ¿Quién no ha logrado convencer a sus colegas para montar un clan y se ha acabado encontrando de todo? 

El clásico que se lo toma totalmente en serio y os acaba sacando 20 niveles, se mete en uno de los gremios más fuertes del servidor y, cuando viene junto al grupo, da la sensación de que estáis "haciendo trampas" en el juego. El que se lo toma todo a broma y sólo juega para hacer idioteces, descubrir el bug más tonto o tratar a las armaduras del juego como un pase de modelos en el que ir bien vestido es más importante que "tener una armadura pensada para sobrevivir". El que se implica en la historia, lee todo el lore del juego, lo que le dice cada NPC y sabe por qué demonios es importante matar los 40 mosquitos de turno. El que saca su vena de comerciante y sólo vive para hacer chanchullos con la compra-venta, que os acaba sacando 20 millones al resto. El que se emociona viendo eso e intenta hacer lo mismo, pero no le salen las cosas y siempre está protestando sobre su mala suerte. El que protesta porque la ha tocado la clase más cutre del juego y todas las demás están OP, así que se acaba haciendo 20 personajes diferentes para probarlo. El que protesta que al otro MMORPG que él jugaba era mejor. El que "juega obligado" y lo acaba dejando a los tres días...

Estas experiencias son realmente divertidas y, la verdad, hacen que disfrutes cualquier MMORPG, por muy cutre que sea. La cosa es que es difícil reunir a tanta gente, con tanto tiempo libre y ganas de disfrutar a algo todos juntos, así que da esa sensación de "una vez en la vida" cuando la cosa sale bien y de verdad lográis montar un clan duradero y eficiente sólo entre amigos.


Creo que ya lo dije alguna vez: Mi "una vez en la vida" fue hace ya años, en un servidor pirata de Lineage 2, cuando el juego era de los MMORPGs más cansinos del mundo y hacía falta farmear como bestias y colaborar para lograr hacernos con equipo decente.

Para otra gente, sin embargo, un MMORPG no es una experiencia compartida desde el primer momento, sino un "descubrimiento" y una forma de hacer amistades.

Esos son los típicos jugadores que no lo quieren hacer mal, así que lo primero que aprenden es a usar el chat y sus diferentes canales para hablar con el resto de los jugadores. Busca que le expliquen cómo se avanza en todo momento porque pasan de lo que les expliquen los NPCs, quiere que se lo diga una persona a la que le puede preguntar 40.000 cosas. Así que si logra encontrar a "su senpai" habrá ganado un amigo (O varios, porque suele intentar hacer amistad con todos los jugadores que se encuentra) para, al menos, los días y semanas que ambos jueguen juntos.

Hay quien ha logrado conocer a alguien en un MMORPG y han acabado siendo colegas en la vida real e incluso quien se lo toma todo como una oportunidad perfecta para ligar, así que el acoso a los personajes femeninos con la esperanza de que detrás haya de verdad una chica es bastante espectacular. :P


También tenemos a los jugadores que juegan para ganar. Mucho. Y sentirse superiores a otros jugadores, sin importar los medios usados para lograrlo.

Estos son los típicos jugadores que encuentran un juego interesante, ven cómo es su sistema de monetización y se lanzan a usarlo sin ningún reparo, sobre todo si con el mismo van a lograr grandes ventajas en el juego. Personalmente, nunca he conocido de forma directa a este tipo de jugadores, ya que suelen ser muy del tipo: "Muajajaja, mirad noobs como molo, adoradme y no me pidáis dinero."

Además, dan esa sensación de que disfrutan jugando siendo implícitamente mejores que los demás, bajando la dificultad general de todo el título a niveles alarmantes.

Supongo que este tipo de jugadores serán los fans del clásico "High end" de los MMORPGs, en donde llegar al máximo nivel es cuando la cosa se pone interesante por el PVP, por sus mazmorras de niveles altos o por cosas de ese estilo, pero para el resto de la comunidad parecen más los cheaters oficiales que juegan con trampas permitidas por los creadores y que, en realidad, son malísimos pero viven de las mejoras de sus equipos/auras especiales.


También tenemos a los jugadores que, exclusivamente, buscan el PvP y, por tanto, se meten en los MMORPGs buscando sólo combatir contra otros jugadores y demostrar que tienen "mejores manos" que ellos.

Son esos fanáticos de los shooters y MOBAs que no comprenden la filosofía de "jugar contra la máquina" y lo único que les interesa es pegarse con otros humanos para divertirse. Con el ascenso de League of Legends o Dota 2, este tipo de jugadores parece estar un poco más alejado del género de los MMOs, pero si descubren uno en el que el sistema de PvP les resulte llamativo, se tiran de cabeza buscando exclusivamente eso.

En World of Warcraft, el MMORPG de más éxito de la historia, habían sets totalmente diferenciados y gente que sólo veía la parte "luchar contra monstruos" como una molestia que aguantar para poder subir los niveles y ganar el equipo necesario con los que armarse, para poder pelear contra otros jugadores. De hecho, el 80% de los buffs y nerfs del juego provenían del feedback (Bueno, seamos sinceros, de los lloros xD) de estos jugadores en los servidores oficiales sobre el uso de X clase o Y técnica en el PvP, lo que demuestra que el combate entre jugadores es una liga totalmente distinta dentro de la filosofía general de un MMORPG.


También tenemos a los jugadores que recaen. Estos no buscan nada nuevo o diferente en un MMORPG, simplemente dejaron de jugar a cierto título al que se engancharon de mala manera en su día y, con el paso del tiempo, les entra el gusanillo y vuelven a jugar.

Estos jugadores se suelen reír de ellos mismos considerando que ese juego que les engancha una y otra vez es "su droga" y que, de cuando en cuando, les entran ganar de volver a jugar. La cosa nunca suele ser igual tras cada regreso, ya que muchos de los amigos que dejaron puede que se hayan marchado, su clan tenga 30 jugadores activos diferentes, la nueva expansión/parche les obligue a jugar de una forma radicalmente distinta...

Pero es eso lo que les gusta, tener que reinventarse en ese título que les ha dado tantas horas de diversión, recordar buenos tiempos y disfrutar de las mecánicas que conocen perfectamente.

Como jugadores de RPGs, creo que casi tod@s tendremos también a ese título al que nos gusta revisitar cada X tiempo, al que le habremos empezado 10-20 partidas distintas en diferentes épocas de nuestra vida y nos da igual, siempre nos logra enganchar.

Una prueba más de que los sentimientos y sensaciones que nos ofrecen los videojuegos son tan profund@s como las de el cine, por poner un ejemplo.

  También tenemos a muchos "cuando salga este juego, nos enganchamos juntos", pero somos gafes y el juego nunca sale... ^^u

Y, luego, supongo que está la gente como mi hermano, que simplemente juegan por el "tengo ganas de un juego nuevo en el que tenga que farmear." Para ellos, el MMORPG es como un juego offline en el que hay gente molesta gritando e intentando matar a nuestros monstruos a nuestro alrededor.

A ver, tampoco llegamos al punto de ser antisociales, pero la filosofía suele ser "quiero jugar a algo que...
  1. ... No he jugado mucho en los MMORPGs"
  2. ... Sea diferente a lo que me cogí en mi última partida a un MMORPG"
  3. ... Sea mi estilo favorito que SIEMPRE me pillo"
  4. ... Esté roto en el juego"
  5. ... No se pille nadie, quiero ser diferente"
Una vez hecho eso, se suelen buscar conceptos básicos de las estadísticas y ciertas builds para orientarte en cómo montar a tu personaje de la mejor forma posible. Para algunos jugadores eso será un sacrilegio, ya que la gracia está en descubrirlo a base de experimentación, pero hay jugadores que prefieren ir a tiro hecho no vaya a ser que el reinicio de las estadísticas sea mediando objeto de pago con dinero real. 

Con esta filosofía, farmeas e intentas hacer a tu personaje lo mejor posible, hablar con otros jugadores si hace falta, cooperas pero sin entusiasmarte demasiado... Es decir, lo disfrutas, pero eres consciente de que el juego no te va a enganchar durante más de 4-8 semanas, así que simplemente buscas que se te pase "el calentón" de querer jugar a un MMORPG y, cuando se te pasa del todo, desinstalas el juego y aquí paz y después gloria.

Sí, es algo así como la filosofía con la que much@s se toman las relaciones de pareja. xD


Una vez contado todo esto, solo tengo que añadir que, no, de momento no me han entrado las "ganas de un MMORPG", pero es cierto que hace bastante que no juego a ninguno (No cuento a League of Legends como tal, porque no lo es) e igual antes del verano acabo picado a alguno.

Lo curioso es que en mi caso esto se mezcla con el "qué pereza" que me suele abordar en estos días de tanto calor como los que tenemos en el sur, en los que tiendo a acabar jugando a cosas que no me hagan pensar demasiado y sean muy ligeritas para pasar el tiempo y poco más. Vamos, que suelo hacer como mi hermano, tiendo a buscar un MMORPG por la última razón.

Juegos deportivos, de Facebook y tandas cortas en algún RPG es lo que se me suele apetecer realmente con este tiempo, así que comprenderéis que cuando estoy intentando hacer el Nuzlocke dedicándole unos 30 minutillos al día, cosas como esta me hagan cabrearme especialmente:


Y, por ello, esté tardando tanto en hacer el tercer capítulo del Nuzlocke. xD

En fin, espero que os hayáis sentido identificados con algunas de las cosas comentadas en esta entrada sobre ese gusanillo que nos entra de vez en cuando a jugar a algún MMORPG y, nada, que gracias por seguir Destino RPG. :3

5 comentarios:

  1. Final Fantasy XIV :D

    Cuando quieras me haces una entrevista sobre el juego :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, que le pones los cuernos con el WoW. Se la haría a Kinta, que es más fanboy y tiene más gatas. :P

      Eliminar
  2. Yo he jugado al L2 y al WoW, en el primero conocí a mi ex y estuvimos saliendo casi 3 años y a mi novio actual lo conocí en el WoW mientras jugaba con mi ex porque estuvo en mi hermandad y, cuando lo conocí en persona cosa de 2 años después (yo ya sin novio), fue una de estas casualidades de la vida y hemos acabado saliendo. Además, he hecho muchos amigos que aún conservo en mayor o menor medida.

    La verdad es que a mí me gustan los MMO, pero... cuando llego a niveles altos me acabo aburriendo porque es el momento en el que el juego pasa de ser una novedad cada vez (del estilo de ir a sitios nuevos y tal) a "repite esta mazmorra chopocientas veces para conseguir equiparte y subir los últimos insufribles niveles", a parte de que ya entra en juego el PvP y yo lo aborrezco en general... porque soy manquísima xD De hecho, me quedé con ganas de jugar al FFXIV tras probar la beta, pero es que 15 pavos al mes... es un dineral sobre todo estando en paro. Además, al pagar me siento como obligada a jugar porque si no, para qué pago, no?

    En fin, un mundo a parte los MMORPGs

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, desde luego todos nos sentimos identificados antes o después con lo de "tengo ganas de jugar....", ahora yo por ejemplo estoy con un ganas de jugar juegos multijugador, donde Abe-kun ha conseguido avivar la llama en una dirección de forma muy elocuente xD, qué ganas de que llegue el finde xD

    ResponderEliminar
  4. Después de haber estado más de 3 años jugando al L2, el primero en plan casual con vosotros y los restantes más en serio, acabé bastante quemado, así que no hay mono de MMORG XD Alguna vez he pensado en volver a probar alguno pero me da pereza, la verdad (mi único intento de verdad fue el RO2 cuando jugasteis vosotros pero no iba en mi PC...). Al final es mucho farmeo y tras eso pvp, no hay más, una vez has visitado los bosses finales ya sólo queda repetir estos una y otra vez (al principio hace gracia, después es monótono) y hacer pvp tras pvp, y como a mi me gusta más ser support, el pvp cansa :P Y aun siendo otro rol tampoco soy un mega fan, algo de pvp está bien pero sólo eso...

    Lo de "ahora me apetece jugar a X tipo de juego" si me pasa a veces, aunque más con subgéneros porque casi todo lo que juego es RPG :P Y lo de ponerme nostálgico con "me apetece pasarme otra vez tal juego", aunque esto último no siempre lo hago por falta de tiempo y acumulación de juegos ^^U

    ResponderEliminar